- La librería de Javier - http://www.lalibreriadejavier.com -

Juan Marsé, Premio Cervantes 2008 de Literatura

Juan Marsé [1]Poco se han prodigado en las últimas concesiones de Premios Cervantes los autores con un hondo calado en el público lector de calle. Los últimos concedidos han sido a autores que, si bien su merecimiento está fuera de toda duda, no han calado en el pueblo llano que ha tenido gran conocimiento de ellos hasta el susodicho premio. Caso aparte es en Premio Cervantes 2008 que ha recaído en Juan Marsé. Si bien mi apuesta particular para esta ocasión -y para muchas anteriores- era Ana María Matute. Pero ya se sabe que estos premios machistas son lo que son. Y si no, a ver que pintan DOS únicas escritoras entre un total de 34 premiados. ¡Viva la paridad! Claro que uno piensa que no es lo mismo ser ministra que literata. Una mujer puede en estos tiempos llegar a cuasi gobernar un país pero, y aquí se ve, llegar a ver reconocidos sus méritos literarios… ¡Eso es harina de otro costal! Los jurados son los que son y están los que están. Y punto.
Pero en este caso me alegro por la elección. Juan Marsé es un gran escritor, de primerísimo orden. Tiene una obra buena, variada, conocida e imprescindible. Es un escritor que todo el mundo conoce y su obra ha sido acercada al gran público en varias ocasiones debido a la gran pantalla. Un escritor de ámbito universal y fuera de regionalismos.
A continuación os pongo una reseña con su biografía y una selección comentada de ocho obras suyas. Dentro de unos días os daré una opinión más extensa de mi favorita, El embrujo de Shanghai [2]. Espero que este artículo os sirva para haceros una idea del escritor y su obra.

Juan Marsé nació en Barcelona en 1933. Hasta los 26 años trabajó en un taller de relojería. De formación autodidacta, su primera novela, Encerrado con un solo juguete, apareció en 1960, seguida por Esta cara de la Luna, en 1962. Últimas tardes con Teresa, que obtuvo el Premio Biblioteca Breve, constituye, junto a La oscura historia de la prima Montse (1970), el punto de arranque de un universo narrativo que estará presente en toda la producción literaria del autor: la Barcelona de la posguerra y el contraste entre la alta burguesía catalana y los emigrantes. Si te dicen que caí (1973), considerada como su gran obra d madurez, fue prohibida por la censura franquista y publicada en Méjico, y galardonada con el Premio Internacional de Novela México 1973. La muchacha de las bragas de oro (1978) le valió el Premio Planeta. En Un día volveré (1982) recupera algunos de los temas y escenarios más recurrentes de su narrativa. En 1984 publicó Ronda de Guinardó, en 1986 la colección de relatos El teniente Bravo y en 1990 El amante bilingüe. El embrujo de Shanghai fue galardonada con el Premio Nacional de la Crítica y con el Premio Europa de Literatura 1994. En el 2000 publicó Rabos de lagartija, Premio Nacional de la Crítica y Premio Nacional de Narrativa. La mayoría de sus obras se encuentran disponibles en edición de bolsillo en la Editorial Plaza & Janés.

Bibliografía seleccionada

Ronda de Guinardó [3]Ronda de Guinardó (1984)

Situada históricamente en plena guerra mundial, y ambientada en el popular barrio barcelonés del mismo nombre, «Ronda de Guinardó» narra la azarosa relación entre un viejo policía y una niña en el umbral de la pubertad. La excusa para esa ronda ejemplar por el barrio es que la niña, obligada por el inspector, debe reconocer el cadáver del hombre que supuestamente la atacó. Tan liviano armazón argumental basta para dar vida a unos personajes que serían un compendio de la desgracia humana si el autor, al tiempo que deja constancia del dolor, no captase la asombrosa vitalidad y capacidad para la supervivencia que caracterizan su universo literario.

Encerrados con un solo juguete [4]Encerrados con un solo juguete (1960)

Ópera prima del autor, «Encerrados con un solo juguete» recoge ya muchos de los temas y personajes recurrentes en la obra de Marsé: la Juventud -edad de descubrimientos, de explosión de una imaginación que encuentra su terreno abonado en el olvido de la sórdida realidad de los años de plomo-, la desarticulación y el extraño desarraigo que provocó la guerra civil, los balbuceos de una sexualidad irreprimible y confusa. La vida de unos jóvenes de la postguerra sufre una convulsión ante la decadencia moral y finalmente la muerte de una mujer próxima a ellos. Enfrentados a uno de los peores aspectos de una realidad mezquina, traducen su indefensión psicológica en el rechazo. Novela de sentimientos en lucha por no truncarse, es al tiempo una denuncia de unos años que estaban muy lejos de ser triunfales, al tiempo que el primer jalón de una carrera literaria plena de éxitos.

Últimas tardes con Teresa [5]Últimas tardes con Teresa (1966)

Ambientada en una Barcelona de claroscuros y contrastes, «Últimas tardes con Teresa» narra los amores de Pijoaparte, típico exponente de las clases más bajas marginadas cuya mayor aspiración es alanzar prestigio social, y Teresa, una bella muchacha rubia, estudiante e hija de la alta burguesía catalana. Los personajes de esta novela, a la vez romántica y sarcástica, pertenecen ya, por derecho propio, a la galería de retratos que configuran toda una época. Hito de la literatura española contemporánea, esta obra consolidó internacionalmente el nombre del autor.

Teniente Bravo [6]Teniente Bravo (1987)

Juan Marsé reúne en este libro tres historias magistrales. En «Historia de detectives» cuatro muchachos, encerrados en un Lincoln abollado y herrumbroso, dan alas a su fantasía, mezclados con el humo azul de sus aromáticos cigarrillos de regaliz, los relatos de crímenes y viudas peligrosas llenan el interior del automóvil. La crítica mordaz, irónica, patética y a menuda divertida de la bravura obcecada de un militar franquista en «Teniente Bravo» constituye uno de los hitos en la narración breve de las letras hispanas. Y finalmente en «El fantasma del Cine Roxy», los mitos del celuloide conviven con la realidad del presente, encarnada en un banco construido sobre las ruinas de un antiguo cine de barrio cuyos héroes se resisten a desaparecer.

Si te dicen que caí [7]Si te dicen que caí (1973)

Esta novela constituye una secreta y nostálgica despedida de la infancia, así como un cuadro, a la vez sórdido y poético de la vida cotidiana durante el franquismo. Es una de las obras más personales del autor, pues, según el propio Marsé, al escribirla sólo pensaba en los anónimos vecinos de un barrio pobre que ya no existe en Barcelona, en los furiosos muchachos de la posguerra que compartieron con él las calles leprosas y los juegos atroces, el miedo, el hambre y el frío, en su propia infancia y adolescencia. La novela está compuesta por voces diversas, contrapuestas y hasta contradictorias, voces que rondan la impostura y el equívoco, que tejen y destejen una espesa trama de signos y referencias y un ambiguo eco sistema de ecos y resonancias.

La oscura historia de la prima Montse [8]La oscura historia de la prima Montse (1970)

La novela en cuestión ocupa el punto culminante y la madurez narrativa de Juan Marsé.
Un hombre visita, diez años después, el lugar donde se fraguó su tragedia. Condenado el derribo, nada queda del antiguo esplendor del chalet de sus tíos, la adinerada y católica familia de los Claramunt. Todo empezó cuando su prima, Montse Claramunt, joven idealista consagrada (en el orden seglar de las Visitadoras) a la caridad y al proselitismo entre el pueblo llano, conoció a un presidiario -estudiante ateo, atractivo y ambicioso, procedente de las capas más altas de la sociedad- y quiso convertirlo en su protegido, entender sus problemas y entregarse a él.
De esas buenas y peligrosas intenciones surgirá la oscura historia, sobre las consecuencias de la interposición de los estatutos de las clases sociales y el culto a la respetabilidad.

Un día volveré [9]Un día volveré (1982)

Antes de que lo encarcelen por guerrillero y atracador de bancos durante l primera posguerra, hace ahora trece años, Jan Julivert Mon había enterrado su pistola al pie de un rosal, y todos en el barrio pensaban, con el miedo de los vencedores o la ilusión de los vencidos, que el día que volviera la desenterraría para emprender su sangriento ajuste de cuentas… Sin embargo, el presidiario llega a casa con los sueños de venganza cicatrizados y la única intención de rehacer una vida que ya todos dan por perdida.
Entrelazando con maestría ambientes que nadie como él ha sabido pintar -los barrios bajos de la Barcelona de posguerra y la burguesía en fase de descomposición-, Juan Marsé crea un mundo de ficción que expresa con gran intimismo, añoranza y una prosa exquisita los desencuentros entre la ensoñación y la realidad. «Un día volveré» es una historia sobre la falacia de la violencia, que muestra la ruptura entre la venganza y la justicia.

El embrujo de Shanghai [10]El embrujo de Shanghai (1993)

Las sucesivas apariciones y desapariciones de los maquis que llegan desde el otro lado de la frontera son lo único que anima la vida gris de un barrio barcelonés en la época más dura de la posguerra. El relato de la aventura de esos héroes míticos, que embarca rumbo a Shanghai para cumplir una arriesgada misión entre pistoleros, ex nazis, bellas mujeres y siniestros clubes nocturnos, es una ráfaga de aire fresco para el tiempo muerto de un país muerto, y constituye, a la vez, una magistral novela dentro de la novela. De ahí que el embrujo no se encuentre tanto en la presentación de la vida real como en la de la imaginada, tal vez la única vida verdadera.