La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: Un niño prodigio

Publicado por Javier El 11/04/2009 a las 7:11 Añadir comentario

Un niño prodigioUn enfant prodige
Irene Nerimovsky (Alfaguara Ediciones)
Traducción de Miguel Azaola
102 Páginas – 9,95 €

– ¡Hay que ver lo prolífica que es esta buena mujer!
– Fue, más bien fue…
– ¿Ha muerto?
– Sí. Hace años. En Auschwitz, en 1942…

Y no es raro que la mujer que me hizo el comentario pensara de esta manera. Las editoriales, en este caso es Alfaguara, en el caso de los otros libros Salamandra, no hacen sino sacar textos y más textos de esta prolífica autora que, si bien murió en Auschwitz en 1942 a los 39 años, su producción literaria fue grande y de calidad.

El relato que nos llega ahora es una obra escrita a los 24 años de edad y publicada en Francia, país al que emigró toda su familia tras el estallido de la Revolución Rusa. Su padre, un opulento banquero de raíces judías, era una persona bastante destacada dentro del ambiente de Kiev, Ucrania, y tenía ciertos privilegios, a pesar de su condición judía, que no tenían sus otros compatriotas. El barrio en el que residió en su etapa rusa fue el escenario de algunas de las novelas de esta genial escritora. Entre ellas a la que me refiero en esta crítica. Su vida se truncó cuando, durante la invasión alemana en Francia, se negó a huir de nuevo. La terrible consecuencia de ello fue la deportación al campo de exterminio de Auschwitz y su muerte.

Un niño prodigio es un bello relato, bucólico, romántico, y que retrata muy bien ese gran amor que tuvo Irene Nemirovsky hacia los orígenes de su familia. La historia narra la vida de un pequeño, nacido en una familia judía en un barrio de una ciudad del Mar Negro, familia cuyos hijos fueron muriendo o desapareciendo y quedando únicamente este pequeño chico en sus manos. Sus andanzas por tabernas de puertos le hacen tratar de sobrevivir cantando libremente arropado por gente de la más baja estopa. La casualidad le hace llegar a conocer a una princesa de la que se enamorará siendo un joven niño y, a través de sus versos y su rudimentarias canciones, la encandilará y se lo llevará con ella. Su vida cambiara como consecuencia de una rara enfermedad y madurará, y ese cambio a la edad adulta conllevará la pérdida de su encanto y su genialidad. Y ya nada será igual.

Irene Nemirovsky vivió unos cuantos años en Francia, que fue el país en el que alcanzó su madures literaria. De los quince libros que publicó a lo largo de su vida, los seis primeros, que fueron escritos en su Ucrania natal son los que reflejan más concienzudamente su alma rusa. Aún y así, adoptando la forma de vida francesa, su refinamiento y tipo de escritura, en su etapa posterior subyace un amor a sus orígenes que se puede apreciar fácilmente al leer sus obras. Otra de las razones del éxito de sus obras es la atemporalidad de sus escritos. Unas obras que dentro de poco cumplirán el siglo y que resultan frescas y vigentes; como si estuvieran recién escritas.

No hay ninguna razón que no permita recomendar cualquiera de los libros de esta genial escritora para la lectura de cualquier persona. Amante o no de la lectura, todos los que cojan un libro de Irene Nemirovsky acabarán devorándolo y recibiendo una buena ración de literatura de primera clase. Y Un niño prodigio no lo es menos. Conciso, preciosista y extremadamente intimista, un bello relato con raíces rusas y que se lee sin respiro en un instante.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Éride ediciones
  • Nórdica
  • Periférica