La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: La elefanta del mago

Publicado por Javier El 11/03/2012 a las 7:00 2 Comentarios

Kate DiCamillo (Noguer Editorial)
Titulo original: The magician’s elephant
Ilustraciones de Yoko Tanaka
Traducción de Víctor Aldea Lorente
170 Páginas – 11,95 €

A finales al siglo anterior al pasado, en la plaza del mercado de la ciudad de Baltese, había un chico con un sombrero en la cabeza y una moneda en la mano. El chico se llamaba Peter Augustus Duchene y la moneda que llevaba no era suya, sino que pertenecía a su tutor, un viejo llamado Vilna Lutz, que lo había mandado al mercado a por pescado y pan. (Pag. 7)

Muchas son las veces en que acabamos saturados de una obra, bien por la intensidad de la trama, bien por la extensión del texto. Son esos momentos en los que nos apetece una breve novela, sencilla, tierna, pero bien escrita y que nos sirva de descanso y nexo de conexión para otra lectura de profundidad. Y todas esas características son las que contiene “La elefanta del mago”.

La primera impresión de esta bella obra, en contenido y aspecto externo, de Kate DiCamillo es que va dirigida al público infantil. Y bien cierto que lo es. Pero en otros aspectos puede ser una lectura delicada y con mensaje de fondo para adultos con cierta sensibilidad.

La historia comienza un buen día en una pequeña ciudad del norte de Europa. Un chico huérfano y viviendo en la casa de su protector, un militar retirado obsesionado con la guerra, es mandado a hacer unos recados. Pero el dinero se lo gasta en una adivina que le profetiza que muy cerca de él está su hermana, perdida al poco de nacer. Y le comenta que, para encontrarla ha de mirar junto a una elefanta. Este dato le desconcierta. En la ciudad no hay ninguna elefante. Muy cerca, en un gran teatro, actúa un mago. Y este mago, al hacer un truco, comete el error de fallar en sus palabras mágicas. Y lo que tenía que ser un ramo de lirios acaba siendo una elefanta.

Una bella y tierna historia escrita con un buen saber. La narrativa fluye muy suavemente describiéndonos parajes y personajes ciertamente pintorescos. A ello contribuye en gran manera la delicada prosa de la autora. Pero, a tenor de ser justos, la gran belleza de la prosa quedaría coja sin la excepcional calidad de los diecinueve dibujos de Yoko Tanaka. Sus imágenes son obras maestras de la capacidad del detalle de las sombras y la delicadeza de su perfilado va pareja con la prosa, con la que encaja a la perfección. Unas ilustraciones a lápiz en blanco y negro en las que cabe destacar la habilidad de captar luces dentro de la más completa oscuridad.

Kate DiCamillo (Filadelfia, 1964) y viviendo actualmente en Mineapolis, es conocida por sus obras dirigidas al público más joven, entre las que se cuentan Gracias a Winn-Dixie, galardonada con la medalla de Honor Newbery, y El prodigioso viaje de Edward Tulane, también publicada en Noguer.

Yoko Tanaka es una ilustradora de origen japonés y que cursó estudios en el Art Center College of Design (Pasadena) y fue distinguida con el Premio Honorífico Fin de Carrera en la Kwansei Gakuin University (Japón). Sus trabajos comienzan a ser exhibidos en el año 2001, obteniendo ese mismo el Fred and Barbara Meiers Memorial Award. ha montado exposiciones de sus obras en Nueva York, Bolonia, Los Ángeles, Taipei, Denver y Chicago, obteniendo numerosos premios y distinciones.

Un precioso e imaginativo relato, muy bien escrito, y con unas ilustraciones adicionales de excepción. Muy recomendable para niños de 9 a 90 años.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

2 respuestas hasta ahora.

  1. Elsa Novoa Zuñiga dice:

    Lindo tu comentario y deja ver lo importante de las ilustraciones que no son menores al escritos y lo importante que pueden llegar a ser para un ser con poca imaginación ????

  2. Solo dejo ver cómo señalas la ilustración, pero en lo personal valoro la lectura y mi propia imaginación que llega a ser mejor que tan e inigualable y premiada ilustración del mismo