La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: El pie de Jaipur

Publicado por Javier El 24/01/2012 a las 7:00 9 Comentarios

Javier Moro (Seix Barral Editorial)
238 Páginas – 17,50€

Cada uno de nosotros lleva dentro de sí una chispa de luz, una fuerza creativa. Algunos de nosotros hemos perdido la capacidad de usar partes de nuestros cuerpos debido a enfermedades o accidentes. Pero eso no tiene importancia. Es sólo un problema mecánico. Lo verdaderamente importante es que conservamos el espíritu humano, la capacidad de crear. (Stephen Hawking – pag. 211)

“El pie de Jaipur” es una novela que cuenta con algunos años en su haber. Pero que sigue rezumando frescura y denuncia allá por donde se mire. El pie de Jaipur fue la obra que dio a conocer multitudinariamente a Javier Moro, el flamante ganador del Premio Planeta 2011, después de haberse recorrido la Amazonia y habernos presentado su primer texto, Senderos de libertad, obra que le causó no pocos problemas con los “señores” de la selva y la huida a medianoche de ciertos poblados acuciado por las amenazas. La trama de “El pie de Jaipur” discurre a través de un lenguaje muy personal, pudiendo parecer un ensayo al que la inserción de ciertos diálogos, le hace cobrar agilidad y pulso narrativo, algo bastante usual en la obra de Javier Moro.

La historia nos narra el encuentro de dos seres destrozados: Christophe, un joven francés que tiene un desgraciado accidente en una playa y se rompe la columna a la altura de la cuarta vértebra, quedando tetrapléjico, y Song Tak, otro joven camboyano que pierde a toda su familia por el exterminio causado por Pol Pot y entra en una fase de inmovilización por ciertos coágulos que le estrangulan nervios fundamentales. En la habitación 306, en la que conviven, las camas expresan unos estados de ánimo absolutamente opuestos. Pero la juventud de ambos les une y ello sirve de acicate para sus respectivas curaciones.

Ayer tuve un emotivo encuentro con Javier Moro, justo dos días después de haber acabado de leer este libro por segunda vez. Y le pregunté sobre la vida de Christophe, el joven que poco a poco ha vuelto a la vida. Y Javier me explicó con una gran sonrisa el estado actual de él y la gran aventura de amor que acaba de iniciar, al igual que nos explicó que desempeña un gran cargo en un hospital en ayuda a niños con procesos de cáncer. La obra “El pie de Jaipur” es un canto a la esperanza. Es un himno a la superación y que anima a toda persona a tratar de llevar una vida plena y alegre siendo consciente de sus limitaciones. Pero esas limitaciones, como muy bien dice Stephen Hawking hacia el final de la obra, son sólo “limitaciones mecánicas de nuestros cuerpos”. Las verdaderas capacidades del ser humano están dentro de su mente y siendo conscientes del gran poder que tenemos en ella. La obra, como muy bien sabe expresar, es un canto a la vida como pocas veces puede uno hallar. Pero Javier Moro no se queda exclusivamente en ese aspecto. Esta novela, que arranca en el año 1984 y acaba en 1992, año de las Olimpiadas de Barcelona y punto final del texto, es de igual manera una novela que nos enseña las dificultades que hay para hacer llegar las ayudas al tercer mundo ante la corrupción que existe en todos los poderes. Nos enseña la exacerbada burocracia de las grandes multinacionales de la ayuda humanitaria y el negocio que ello conlleva, y nos habla de la belleza y efectividad de los empeños de ciertos médicos por conseguir una vida decente en los países del tercer mundo.

No seré el dueño de mi destino, pero soy el capitán de mi alma. (Philip Brickman, psicólogo)

El pie de Jaipur es una obra vibrante y absolutamente vigente a pesar de los casi veinte años que lleva en el mercado. Y ello se nota en las ya once ediciones que arrastra. Javier Moro es un excepcional novelista, como lo ha demostrado en las cuatro últimas obras escritas por él, pero es de igual manera un retratista de la condición humana allí por donde vaya. Sus libros son muy valientes, aleccionándonos sobre la desaparición de la región del Amazonas y las mafias implicadas, del problema del Tibet y la encrucijada de ese país enclavado entre las grandes potencias que lo ahogan o sobre el sentido de la vida cuando las personas no encuentran razones para una vida digna.

Javier Moro ha colaborado desde muy joven en medios de prensa nacionales y extranjeros. Ha trabajado como investigador en varios libros de Dominique Lapierre y Larry Collins. Coproductor y guionista de las películas Valentina y Crónica del alba, ambas basadas en la obra de Ramón J. Sender, estuvo seis años en Estados Unidos desarrollando proyectos de cine y televisión, donde colaboró con directores como Ridley Scott. Es autor de Senderos de libertad (Seix Barral, 1992), El pie de Jaipur (Seix Barral, 1995), Las montañas de Buda (Seix Barral, 1998), Era medianoche en Bhopal (2001), en colaboración con Dominique Lapierre, y El sari rojo (Seix Barral, 2008). Su novela Pasión india (Seix Barral, 2005), la historia de la bailarina española que se casó con el maharajá de Kapurthala, ha sido uno de los grandes éxitos de crítica y ventas de los últimos años en España y, con su traducción a diecisiete idiomas, en varios países europeos.

Un impresionante alegato a favor de la dignidad humana y la superación de obstáculos.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

9 respuestas hasta ahora.

  1. Juanjo dice:

    La lei hace un año y me pareció magnífica. Una historia real que te hace tomar conciencia de lo que son las paraplejias. La recomiendo a todo el mundo.

  2. PILAR dice:

    No solo se aprende, se descubre un mundo que ignoramos, te hace creer en el ser humano como superación.
    Yo también recomendaría, la montaña de buda, Senderos de libertad. Javier Moro es genial, y espero que ya esté trabajando en algo nuevo.

  3. JUANi dice:

    UNA PENA NO HABERME ENTERADO DE LA VISITA DE JAVIER MORO A LA LIBRERIA. ESPERO QUE VUELVA.

  4. Paco Guerrero dice:

    Tras leer “El imperio eres tú”, apetecía leer algo más de lo que ha escrito Javier Moro. “El pie de Jaipur”, diecisiete años después de su edición, no ha perdido vigencia. Transmite valores positivos contados con pasión. Creo que es un libro muy recomendable para personas con deseos de superación (discapacitados o no) y también para que en momentos de crisis o negatividad generalizada como la actual, sepamos valorar lo que tenemos y,apreciemos como se puede ser feliz saltando obstáculos mucho más altos que los que se nos presentan hoy día.

  5. Me encantan sus libros, me hubiera gustado ir.

  6. pilar dice:

    He leido todos sus libros , no hay que olvidarse de SENDEROS DE LIBERTAD que es genial.

    No solo te enseña cosas que ignoras, sino que tiene una gran habilidad para compaginar realidad con ficcion y sobre todo hace que su lectura entre como el agua, y que lo pueda leer todo el mundo.

    Espero que pronto pueda editar otro libro aunque es bueno que tarde porque eso significa que se los trabaja.

  7. Mariano dice:

    Tengo que ser honesto y decir que no conocía a Javier Moro hasta hace 5 días en que entré a una librería de Pinamar (argentina), donde estoy vacacionando, buscando algo no tan extenso para leer y encontré este gran libro que es El pie de Jaipur, me llamó la atencion que hablaba de la superación en el ser humano y estaba ubicado en la seccion “historia mundial”..

    El libró me encantó, lo recomiendo ampliamente.. Es muy motivador y descubridor acerca de un mundo que muchas veces desconocemos o ignoramos, como es el de los discapacitados. Pero no solo eso, tambien tiene un interesante punto de vista de la guerra de Vietnam y la especie humana en general.

  8. Estoy discapacitado en mi movilidad como consecuencia de las secuelas que me dejó la polio cuando tenía 4 años. He leído dos veces el libro de Javier Moro. Una, cuando tenía 34 años. La siguiente vez ha sido ahora, con 60 años. Volví a cogerlo gracias a una entrevista que le hicieron en Internet con motivo del Premio Planeta.

    En el libro se narra la historia de dos minusválidos, cuando se nos llamaba minusválidos y no discapacitados. A mi no me llega la de Christophe, el francés, demasiado extravertido y voluntarioso y ansioso por vivir; me llega más la de los americanos amputados por las bombas del Vietcong en la guerra de Vietnam que dedican su vida a reparar lo que hizo su país a través de ONGs de ayuda en Camboya. También la de Song Tak me llega, el camboyano minusválido, quizá porque se desespera y porque sabe salir adelante con su desesperación.

    El libro me habla también a mí como minusválido. Es curioso, antes, cuando lo leí en 1997, me hablaba de ello por los datos de los inventos y hospitales pioneros en la recuperación de minusvalías. Pensaba que, siendo un hombre cojo algún día me podrían hacer falta. Ahora me habla como minusválido, con mi historia de minusválido y mis sentimientos de minusválido.

    Estos últimos tiempos descubro sentimientos internos de mi infancia, dificultades psicológicas producidas por las secuelas de mi polio, y miro como las he ido resolviendo: con voluntad, estoicismo y sin alegría, sin ningún sentimiento de triunfo.

    En este libro se describe precisamente lo contrario: el triunfo de la resiliencia, la capacidad de aprovechar las propias dificultades para ir más allá, la de alimentar la fuerza que puede dar el sufrimiento, de aprovechar las compensaciones que la naturaleza ofrece a los discapacitados en otras áreas.

    Javier Rojo, quizá no sea un escritor que emociona, ni muy brillante en filigranas sentimentales ni novelescas, pero es extraordinario en la empatia con sus personajes, personas de carne y hueso, en la verdad y en la sinceridad profunda de sus planteamientos.

    Dice lo que piensa. Y lo que piensa y siente es para nosotros, los discapacitados, un gran apoyo, y un subidón de autoestima. Nos ve pulidos, cinzelados por la discapacidad en algún área, capaces de sacarle un gran rendimiento si, precisamente, no nos rendimos.

    Pero no lo dice como consuelo, ni como algo comprensible intelectualmente que nos deja frios al fin, sino con una profunda convicción, y después de haber recorrido un largo camino él mismo de comprensión a través de esta novela.

  9. Yuji dice:

    Vam sopar dissabte pasast. La Sandra encantadora, el lloc elegant i acollidor (cosa que no s’aprecia des de fora del local) El menfa genial: abundant, ben presentat, original i econf2mic…20 euros un dissabte a la nit. Vaig quedar molt be9 amb els convidats que portava. Tots som de Tortosa, perf2 alguns mai haviem trepitjat EL Matadero. Hi tornare9…


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Funambulista
  • Nórdica
  • Periférica