El rincón de Javier

Libros y algo de Jazz

Mis críticas: Busca mi rostro

Publicado por Javier El 27/04/2012 a las 7:00 3 Comentarios

Ignacio del Valle (Plaza & Janés)
416 Páginas – 19,90 €

Ignacio del Valle es un escritor de raza y dedicado por completo a la literatura. Con seis novelas en su haber, de gran éxito de crítica y público todas ellas, formando las tres últimas una trilogía con el carismático protagonista Arturo Andrade, este escritor da un salto de vértigo y dibuja su última novela en ese popular género llamado thriller del que son grandes maestros los escritores americanos. Y el resultado que lleva por título «Busca mi rostro» es, como era de esperar, sobresaliente.

En las catástrofes siempre hay un antes y un después. Un intervalo entre el instante en que aún no ha sucedido nada, y nadie ha muerto, y todo respira una clama cotidiana, y la muerte y la liquidación posterior. (Pag.11)

Daniel Isay, separado y con ciertos problemas, y su compañero Sailesh Mathur, de origen indio y celoso sin remedio, son dos policías que investigan el atentado sufrido en un restaurante ruso en Manhattan. A ellos se une la fotógrafo Erin Sohr, con una gran carrera en los diferentes conflictos del mundo y que, por casualidad, capta con su cámara el rostro de un asesino de los Balcanes, presumiblemente muerto hace diez años, y que rondaba en el lugar de la deflagración en ese preciso instante. La captura de Viktor, que así se llama el asesino a perseguir, creará unas ramificaciones en las investigaciones que hará que nuestros tres protagonistas se enfrenten a sus propios miedos.

El gran reto que ha decidido afrontar Ignacio del Valle al escribir «Busca mi rostro» le lleva a emparejarse con autores de la talla de Frederick Forsyth o John Le Carre, y salir bien airoso de este lance. Ignacio del Valle ha conseguido crear un entramado policiaco bastante complejo y en el que, gracias a sus tablas, se desenvuelve como pez en el agua. La obra, que comienza con tres líneas de trama, obliga a simultanear diferentes aspectos de la investigación, dos de ellas en el mismo Nueva York y la otra, llevada por la fotógrafo Erin, en la Europa del Este. Al poco, las dos tramas ambientadas en Manhattan se unen dotando de mayor intensidad a esa línea de investigación, y siguiendo cada vez con mayor interés las investigaciones de Erin tras de Viktor, expresadas además en dos diferentes tiempos narrativos. A final de obra se unen todas estas historias entrecruzadas para, en el breve capítulo final de la obra, separarse de nuevo creando un final con tres resoluciones que nos dejan sin aliento.
Este tipo de estructura, fríamente calculado con tiralíneas, tiene todas las posibilidades de fracasar en manos de un escritor no muy ducho. En Ignacio del Valle obra la magia de atraparnos poniéndonos en el difícil papel de los tres protagonistas a la vez. Y es que, a pesar de sobriedad estilística, los tres personajes de la novela, sutilmente trazados en un principio, van cogiendo cuerpo y alma llegando, en las páginas finales, a ser el verdadero punto de mira de nuestras pesquisas. La novela se desarrolla en un crescendo ininterrumpido en el que no quedan cabos sueltos que atar. Escenas como la del bar en el que toma unas copas Erin, después de la visita a la casa de la madre del asesino, capítulos como el de la confraternización de los asesinos de diferentes etnias en el tribunal que los juzga o el de la contemplación del mar desecado en Israel con los esqueletos de grandes peces son escenas que no se olvidan fácilmente. Como tampoco es posible olvidar el nudo de los tres desenlaces en los respectivos personajes de la obra y que nos hace ver los conflictos internos de todos ellos. En definitiva, una bajada a los infiernos de tres seres que buscan la clarificación de un caso policial mientras descienden al abismo de sus vidas.

-La civilización -apuntó Sailesh- tiene dos pilares, uno es el descubrimiento de que la fermentación produce alcohol.
-¿Y el otro?- preguntó Daniel.
-El desarrollo de una privilegiada capacidad para el autoengaño.

(Pag. 203)

Ignacio del Valle (Oviedo, 1971) vive en Madrid. Ha publicado hasta la fecha seis novelas, Los demonios de Berlín (Alfaguara/Punto de Lectura, 2009. Premio de la Crítica de Asturias 2010), El tiempo de los emperadores extraños (Alfaguara/Punto de Lectura, 2006. Premio de la Crítica de Asturias 2007, mención especial Premio Dashiell Hammett 2007, Premio Libros con Huella 2006), que ha sido traducida a varios idiomas y cuyos derechos han sido comprados para el cine, Cómo el amor no transformó el mundo (2005), El arte de matar dragones (2003. Premio Felipe Trigo), El abrazo del boxeador (2001. Premio Asturias Joven), De donde vienen las olas (1999. Premio Salvador García Aguilar). Además, cuenta en su haber con más de cuarenta premios de relato a nivel nacional. Mantiene columnas de opinión en los diarios El Comercio y Panamá América, ejerce la reseña literaria en el suplemento Culturas y colabora con el suplemento El Viajero del diario El País y diversas publicaciones. También ha trabajado en radio.

Busca mi rostro supone la consagración definitiva de Ignacio del Valle como gran escritor internacional. Una obra actual y de introspección de personajes muy al estilo de «El corazón de las tinieblas» de Joseph Conrad.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

3 respuestas hasta ahora.

  1. Paz dice:

    He empezado a leer el libro de Ignacio y….. me esta encantando

  2. Carlos B. dice:

    Ignacio escribe con gran maestría y la historia está muy bien trabajada. Será un placer escucharle.

  3. Virginia Ruiz dice:

    Trataré de estar esta tarde para conocerle. Creo que tiene mucho futuro.


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Éride ediciones
  • Nórdica
  • Periférica