El rincón de Javier

Libros y algo de Jazz

El abril del señor obispo

Publicado por Javier El 25/04/2012 a las 6:23 20 Comentarios

Nada, que no hay quien pueda con el señor obispo de Alcalá. Estaban el ayuntamiento y universidad tan contentos con los eventos preparados para el famoso «Abril de Cervantes» y va el señor obispo de Alcalá y lo echa todo por tierra. Bueno, habría que añadir que tampoco es que este año fuera a ser especialmente deslumbrante. Me explico. Comienza el Excmo Ayuntamiento organizando la Gran Feria del Libro de Alcalá de Henares, ciudad de las Artes y las Letras y Patrimonio de la Humanidad, entre otros distintivos de marca. Y, ¿se imaginan cuántas casetas de librerías componen la fastuosa Feria del Libro? Cuatro. Sí, cuatro. Cuatro casetas de libreros exponen en la fastuosa Feria del Libro de la Ciudad de las Artes y las Letras. Recordé en ese momento, en el que me acerqué a verlas y no daba crédito, el famoso chiste de la Fiesta del Corcho. Me imagino que las autoridades la inaugurarían mientras está el semáforo en rojo, antes de que se ponga en verde, y puedan cruzar hacia sus dependencias municipales. Y la verdad es que es tan triste ese espectáculo que casi mejor hubiera sido dejar de hacerla por un año. Total, para lo que se van a perder los visitantes. Claro, que después está el prestigioso Premio de las Letras Hispanas: el Premio Cervantes. Este año no viene el homenajeado. Su elevada edad y su antipoesía en la que transcurre su vida han pensado que sería mejor quedarse en casita antes de venir por aquí a pillar un resfriado y a no saber qué va a recoger con tanta crisis. Porque la susodicha crisis también ha afectado a la Casa Real y el tiro le ha salido al rey por donde menos lo pensaba. Otra ausencia. Total, que al final serán los príncipes los que van a dar a algún descendiente el galardón y su dinerito adjunto. Y es que, ya puestos, hasta el edificio de la Universidad está en horas bajas. Tanto que, con esos andamios que crecen por todos lados, tengo entendido que autoridades e invitados tendrán que ponerse el casco de obras para poder pasar al recinto de la entrega. Pero es que la cosa venía de lejos. El 14 de abril se iba a celebrar la cacareada Noche en Blanco de Alcalá. El nombre viene de que la gente está sin blanca para gastar en eventos en los que haya que pagar, por lo que todo ello es por la cara, vamos «by the face». Y el ayuntamiento va, y debido a los pronósticos de lluvias catastróficas, suprime dicha actividad. Con un palmo de narices nos hemos quedado. Yo, que tenía ya encargadas seis bandejas de medias noches con embutidos diversos, he tenido que apuntarme a la dieta Dukan de proteínas a mansalva. Llevo diez días desayunando, comiendo y cenando medias noches, porque he visto que no me iban a durar en perfecto estado para el 9 de junio que es la fecha para la que han acordado la nueva Noche en Blanco. Y mientras caen toda esta serie de fatalidades sobre la ciudad, por si fuera poco, va el señor obispo y, como si fuera un Mario Vaquerizo, suelta las chorradas que todos nos sabemos de memoria y que no pienso repetir. Y, como ello no le bastaba, al ir a una radio a «presentar disculpas» (nótese el entrecomillado), pierde los papeles -se le extravían en el taxi, según cuentan- y carga todavía más las tintas. Total, que el mes dedicado a las Letras, el Abril de Cervantes, se ha quedado convertido en el Abril del señor Obispo. ¡Ay, señor!
Hace dos días, en la presentación de una novela en Madrid, hablando con unos compañeros de oficio:
-¿Y dónde dice que tiene su librería?
-En Alcalá de Henares.
-¡Ah! La ciudad esa del obispo…
-Sí, la ciudad esa del obispo entre otros personajes de la Historia…
Y me fui hacia las croquetas. Más que nada para variar. Ya estoy harto de medias noches.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

20 respuestas hasta ahora.

  1. Lucas dice:

    Una pena que una fecha de celebración de las letras hispanas se haya convertido en la vergüenza de la ciudad, que sale en todos los telediarios con sus escandalosas declaraciones en vez del premio Cervantes. ¡Para qué ha quedado la iglesia!

  2. Ana María dice:

    ¿Se supone que este obispo es el que tiene que hablar sobre el amor a los demás y el perdón incondicional que proclamó Cristo? Vergüenza tendría que darle.

  3. Mónica dice:

    No me lo puedo creer. Le acabo de volver a ver en televisión y sigue erre que erre. Y se extraña el clero de que la gente no vaya a la iglesia. A mí sí que me extraña que todavía vaya alguno.

  4. El lector dice:

    En otros tiempos, te hubiese abrasado el Santo Oficio en la Plaza de la Cruz Verde. Claro que, si adelgazas mucho con tu dieta Dukan, más que quemarte con unos leños, te van a quemar con unas cerillas.
    Por cierto: creo que el señor obispo es familiar de un escritor italiano, afincado en Alcalá, que ha publicado unos bestsellers geniales. Un tal Ferrero, famoso por sus pensamientos filosóficos. Si no te hubieras metido con él… Ahora comprendes todo, ¿no?

    • Javier dice:

      Ferrero, Ferrero… ¿Rocher, por casualidad? Son los único Ferrero que conozco bien. Y lo de la hoguera, por favor, señor lector, no dé ideas al clero que, hacia adelante les cuesta andar, pero hacia atrás se las apañan muy bien.

  5. Mari Jose dice:

    Yo prefiero decírtelo a ti en vez de publicarlo en la página, pero los andamios los han quitado hace más de un mes. Quedan los remates que sólo advertimos los que vamos todos los días, pero estaba en perfecto estado de revista y las leyendas, lo mismo la de los pináculos que la que está más abajo (que no se veía en absoluto) del patio de Santo Tomás, han quedado preciosas. Así que los únicos aditamentos que llevaban en la cabeza algunos de los invitados al acto eran los sombreros de las señoras, cascos ni uno.
    Podías haber congelado unas cuantas mediasnoches y nos las habíamos comido con mucho gusto el 23, mientras las firmas de los autores. Habría estado estupendo que en la mesita que pusiste en la puerta hubieras colocado una bandejita con las susodichas y además te habíamos echado una mano para que no empezaras la dieta Dukan. Je, je, je
    Por lo demás, lo del obispo una pasada, pero da mucho juego…
    Besos

  6. Jacinta dice:

    Que buenas las medias noches….¡¡¡¡¡

  7. Rocco dice:

    Me gustan mucho tus críticas pero tus comentario son descojonantes.
    Sigue plis.

  8. Mercedes dice:

    Bravo Javier!

    Genial como siempre, y con toda la razón del mundo.

    Que Alcalá de Henares se conozca por el obispo……..Que pena!

    Yo tambien hubiera preferido las croquetas a tanta ignorancia.

    Un saludo muy cordial,hasta pronto

  9. El lector dice:

    Hasta Rouco te contesta… País…

  10. Moisés dice:

    Generas corrientes de opinión sobre los asuntos de esta nuestra sociedad y nuestra Alcalá. Tus lectores ya no solo esperamos tus criticas literarias, nos gustan y nos divierten tus reflexiones sociales.

    Un Abrazo Fortisimo Javier.

    MOi.

  11. David dice:

    Parece mentira que finalmente nos acabemos acostumbrando a todo tipo de aberraciones, como vienen siendo las declaraciones del delincuente del obispo. No obstante, siento mucho que no se pudiera realizar el evento y espero poder acudir a la nueva cita para probar las ya tan famosas «medias noches en blanco de Javier». Deberías, en plan protesta, habérselas llevado al obispo con algún amiguete periodista que te hubiera dado algo de publicidad. ¿No llevó Greenpeace los escombros del Algarrobico a la Junta de Andalucía? Pues tú le plantas en fila india todas las medias noches y si es menester, las croquetas también, en la puerta.
    Por lo demás, lo más importante es que no pierdas ese sentido del humor, esa elocuencia y ese don de la palabra que me ha hecho sonreir con la que está cayendo. Un abrazo y desde hoy tienes un nuevo fan.

    • Javier dice:

      Bueno, bueno… presunto (delincuente). No seamos barriobajeros y nos pongamos a su nivel.

      • David dice:

        Delincuente es todo aquel que comete un delito y las declaraciones que espurrea este personaje son claramente un delito y no son presuntas, pues las dice sin tapujos ni vergüenza. ¿Cuántas demandas se ponen a periodistas por decir ni la mitad de barbaridades que tiene a bien ese hombre compartir con el mundo? Si al menos las dijera en un foro cerrado con sus fieles… Pero no, él atenta contra la libertad y por lo tanto es un delincuente. Y si no es «barriobajero» llamar delincuente a un ladrón, tampoco creo que lo sea llamárselo a él. No obstante, no quiero con esto desviar la atención de la verdadera noticia, que no es otra que nos están dando el mes de abril. Un abrazo,

  12. Ángel Pérez dice:

    Me ha gustado tu artículo.
    Si me hubieses llamado, yo habría llevado las cervezas («00») para acompañarte en la desgustación de los productos que habías preparado.
    Si el aludido señor no se va pronto de Alcalá, tendremos un gran «vocero» que difundiría el nombre de Alcalá a cualquier precio. Y eso, que es una persona afable cuando hablas con él.
    Ángel

  13. Robert dice:

    Que afan de notoriedad. Ni que fuera Mario Vaquerizo haciendo un reallity show para Católicos Ultra MTV.

  14. Marta dice:

    El que vale, vale. Y el que no, pa’ cura (u obispo de Alcalá).

  15. Carlos B. dice:

    Javier, eres muy benévolo concediendo importancia a semejante personaje. Castigado en lo alto del campanario es donde debería estar. Y yo te hubiera ayudado a llevarle unas mediasnoches de esas que tenían tan buena pinta para que aprenda que no todos tenemos tan mala leche…

  16. Jose Carlos dice:

    El obispo se ha limitado a expresar alto y claro la opinión que la iglesia viene defendiendo desde hace siglos, quizá milenios. ¿Alguien piensa que es casualidad que el palacio del arzobispo esté situado tan cerca del Museo Arqueológico?
    Y en cuanto a los fastos y los chascos de nuestra querida Alcalá, supongo que se debe en buena medida a los gestores que tenemos y sufrimos (no sé si otros lo harían menjor) pero también a la vergonzosa pasividad de buena parte de la ciudadanía. ¿No creéis?


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • Disbook Libros
  • Éride ediciones
  • Duomo Editorial
  • Almuzara editorial