La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: Mil soles espléndidos

Publicado por Javier El 14/10/2007 a las 20:01 14 Comentarios

Khaled Hosseini (Salamandra Editores)
382 Páginas – 19 €

Varias veces he discutido con clientes acerca de la novela y el ensayo. Ellos me comentan que, para descansar de la lectura de ensayos, cada cierto número de meses, se leen una novela. Yo, y no por llevar la contraria, hago justo lo inverso. Para descansar de la Novela paso al Ensayo.
¿Por qué me ocurre esto? Muy fácil. La Novela es un género en el que, si el autor es un maestro, nos mete tan de lleno en la obra que nos vemos involucrados sentimentalmente en sus personajes. Con ellos sufrimos y reímos. Con ellos tenemos ciertas aventuras o nos vemos obligados a soportar las mayores calamidades que se le puedan ocurrir al autor. Y es raro que sintamos la tela de la butaca en la que estamos sentados gracias a la inteligencia y al buen hacer del escritor. Lo cual es harto difícil. Pero hay verdaderos prosistas que nos hacen vivir otras vidas. Y eso es justamente lo que ennoblece a la Novela.

Un ensayo suele ser un género con cierto punto de vista, el del autor del ensayo, bastante subjetivo y que nos relata unos hechos ahondando en las cifras. Unas cifras absolutamente frías y carentes de vida. No es lo mismo cien mil muertos en una toma cruenta de una ciudad que la vida apasionada de uno de los resistentes con todas sus vivencias y deseos dentro de nuestro ser, gracias a la astucia de un buen narrador, hasta su muerte y multiplicado, todo ello, por cien mil. La forma de llegar a las conclusiones es bastante diferente en ambos casos. Quizás no seamos conscientes, por poner un ejemplo, de la masacre humana del Holocausto, si no hubiéramos conectado de una manera tangible con casos particulares bien leyendo biografías como el Diario de Ana Frank, o viendo -viviendo- el Museo Judío de Berlín, cosa que recomiendo sin ningún tipo de duda. Los libros con sólo datos son bastante fríos y nos alejan sensiblemente de la Realidad.

Se ha hablado bastante de Afganistán en estos últimos años. Está en los telediarios a todas horas. Y la situación del país más o menos la sabemos. Pero no podemos darnos cuenta de la verdadera situación de los humanos que atraviesan esa realidad a no ser que viajemos allí o nos metamos en la piel de uno de sus habitantes por unas horas. Y ese es el gran hallazgo de esta novela. Novela o testimonio, me da lo mismo. Creo que el narrador ha vivido tanto en ese convulso escenario que conoce a la perfección a cada uno de los seres que lo habitan y que sufren esa locura de territorio sin ley y ellos, verdaderos o no, son los protagonistas de la obra.

Khaled Hosseini nació en Kabul (Afganistán) en 1965. Su padre fue un diplomático que trabajó para el Ministerio de Asuntos Exteriores del país y su madre fue profesora de lengua Farsi y de Historia en una Escuela Superior en esa ciudad. En 1976 se ve obligado por el trabajo de su padre a establecerse con su familia en París, volviendo a Kabul en el año 1980. Por entonces Afganistán se debatía en un baño de sangre debido a la invasión soviética en el país. Debido a ello la familia obtuvo asilo político en los Estados Unidos, yéndose a vivir a San José, California. Allí el escritor empezó sus estudios acabando con su graduación en Biología en 1988. Siguió con estudios de Medicina en San Diego, doctorándose en 1993 y haciendo prácticas como internista entre 1996 y 2004. De ese periodo es su primera novela, Cometas en el viento, un gran éxito editorial que le hizo ser reconocido mundialmente. En 2006 fue nombrado Enviado especial por las Naciones Unidas para los refugiados. Desde entonces vive en California donde alterna su trabajo de profesor con la novela y sus viajes de ayuda a diversos países.

La Novela atraviesa una buena racha. Al revés que en el Cine, en donde los efectos especiales han acabado con la vida de los buenos guiones, en la Novela abundan las buenas historias y es raro el mes, y lo he comprobado como librero, que no encuentro dos buenos libros con los que aprender algo y que no creo que se borren de la mente de una manera rápida. Y Khaled Hosseini es un muy buen narrador y que, con sólo dos libros en su haber, ya ha hecho historia.

Su segunda novela, Mil soles espléndidos, nos narra la vida de dos pobres desgraciadas en un país de locos, donde las revueltas por hacerse con el poder se dan un día sí y otro también, y donde los intereses de las grandes potencias van y vienen despreocupándose de las vidas de los residentes de la manera más vil que nos podemos imaginar. En este contexto viven Mariam y Laila, dos niñas con cierta diferencia de edad y procedencia, pero con las mismas ansias de vida y cuyas existencias se van a entrelazar trágicamente. Poco a poco la supervivencia les hace ver que no es fácil ser mujer en Afganistán, y que sus vidas valen menos de lo que pueden suponer. Sus insufribles vidas se ven aún más masacradas con la llegada de los talibanes y cada posible salida a su situación no es sino un pozo en el que van a caer cada vez más sin poder atisbar una mínima salida a su existencia. Sólo el amor, el sentimiento de un amor auténtico o ficticio, será lo que les dé oxigeno para esas travesías que son sus penosas vidas.

Únicamente un gran escritor es capaz de hacernos ver y revivir todas y cada una de las tribulaciones de estos seres y de que no nos quepa la menor duda de que, si la situación es mala, siempre será irremediable que vaya a peor. Una historia fantástica ambientada en unos hechos perfectamente narrados y que son una lección de Historia de los últimos 30 años de Afganistán y que llega justo hasta nuestros días. El autor, sin embargo, nos pone una pequeña nota de optimismo al final de la lectura, que es de agradecer, pero nosotros, al igual que él, sabemos que eso es irreal, que es la nota de ficción que nos regala para poder seguir viviendo y observando ese mundo lleno de perturbados visionarios y que, tal y como vemos en las últimas noticias, no tiene una clara salida posible.
La novela se lee de un tirón, es imposible soltarla, y se puede recomendar a cualquier persona amante de la lectura. Tiene muy buena tipografía y la manera de estructurarla, en capítulos cortos, la hace muy fácil de seguir y no perderse.

Esta frase, que resume la visión que da una madre afgana a su hija acerca de lo que es un hombre en Afganistán puede hacer ver perfectamente a Occidente el momento que atraviesa cualquier mujer en ese país:

“Como la aguja de una brújula apunta siempre al Norte, así el dedo acusador de un hombre encuentra siempre a una mujer. Siempre. Recuérdalo, Mariam”.
(Mil soles espléndidos, página 333)


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

14 respuestas hasta ahora.

  1. Maite dice:

    Leemos periódicos, y sabemos de Afganistán, pero Khaled me lleva a Kabul con su libro, y ha hecho que me estremezca con el sufrimiento de las mujeres protagonistas, las lágrimas brotaron de mis ojos, y he entendido lo que es la amistad, el amor, en los momentos difíciles, y de lo efímero de la vida, siempre llevaré a Laila conmigo, ha sido un relago para mi corazón. Y me quedaré con la frase, “Nadie podría contar todas las lunas que relucen en sus tejados. Ni los mil soles espléndidos que se esconden tras sus muros” Maite.

  2. Carmen Fernández Avendaño dice:

    MIL SOLES ESPLÉNDIDOS

    Cita
    Nadie podría contar todas las lunas que relucen en sus tejados. Ni los mil soles espléndidos que se esconden tras sus muros

    Después de haber leído Cometas en el cielo, no podía dejar de leer esta nueva novela de Khaled Hosseini. La historia proviene de un poema sobre Kabul de un poeta del siglo XVII, Saib-e-Tabrizi, que refleja la impresión que le causó su visita a la ciudad.
    En Mil soles espléndidos hay una evolución. Las protagonistas son dos mujeres de muy distinta procedencia, posición y edad, que comparten un hogar en torno a un hombre. Ya no se trata de recrear unos recuerdos o situaciones costumbristas, sino de explorar una relación entre dos mujeres en una claustrofóbica sociedad dominada por la voluntad de los hombres.
    Mariam es la hija ilegítima de un rico hombre de negocios y se cría sola con su madre en una modesta vivienda de las afueras de Herat; Leila es una joven sin hogar que vive en las calles de Kabul. Cuando Mariam tiene 15 años, su padre la envía a Kabul a casarse con Rashid, un hombre treinta años mayor que ella. Apenas dos décadas después, Rashid encuentra a Leila, también de 15 años, cincuenta más joven que él. Le ofrece cobijo en su hogar, que habrá de compartir con Mariam. Las dos mujeres inician así una relación de amistad, de fraternidad, de maternidad que será la fuerza que les permita afrontar las terribles circunstancias del Afganistán de los años de guerra anárquica y tiranía talibán.

  3. RaqueeL! dice:

    Me encanto el libro esta genial y eso que no me gusta mucho leer pero este libro mola mucho. y todo fue gracias a mi tia =] que me le regalo para que me le leyera.

    saludOS

  4. Javier dice:

    No veas lo que me gusta que me digas que gracias a este libro -y como este hay muchos-, te vas aficionando a la lectura.
    Espero que te pueda servir de ayuda para que vivas otras vidas dentro de la tuya. Por cierto, mira la crítica de “Tardes con Margueritte”. Creo que te podría gustar.
    Un saludo.

    javier

  5. Ana Flores dice:

    Buenisimo el libro, no podia dejarlo, lo leí en 4 dias pues la historia de Miriam y Leila me atrapó. Pero lo que realmente me impresionó fue el contexto real en el que se desarrolla esta historia. Qué poco se lo que han pasado y pasan, actualmente, otros países. Qué invitación para saber más. Son muchos sentimentos los que me quedan hacia las mujeres afganas, lástima, compasión, respeto…

  6. Es una novela/crónica del horror que supone vivir en Afganistán, sobre todo si eres mujer. No nos deja indiferentes, sino todo lo contrario. Debemos apoyar sea como sea a toda esta población, aislada, mutilada y encerrada en la oscuridad de un Burka

  7. Javier dice:

    Totalmente de acuerdo. Una buena novela y que a su vez deja un poso de conocimiento y concienciación. Esperemos que los tiempos pongan algo de cordura en esos países tan castigados por las intransigencias.

  8. Andrea dice:

    Coicido con varios de los comentarios sobre este libro. Yo tampoco pude despegarme del libro hasta que acabo. Simembargo el ultimo capitulo me parecio innecesario. El final del libro si bien es un grito de esperanza, creo que pierde la objetividad que muestra a lo largo de la historia y toma partido por la intervencion a la que este pais ha sido sujeto y le hace una propaganda. esto me desilusiono mucho en la novela. Vivo en un pais en donde dia a dia cientos de Afganos tratan de entrar ilegalmente… nunca he estado alla, pero intuyo que la historia alla aun no permite proyectos de vida como trata de concluir el autor. Una indicacion politicamente equivocada considero yo.

  9. javier dice:

    Pienso exactamente como tú, Andrea. Un libro casi perfecto pero que su final sa ha visto condicionado por el trabajo que el autor desempeña en los Estados Unidos. Y te recomiendo encarecidamente que te leas “Afganistán”, de Antonio Pampliega, ya que estoy seguro que te va a encantar.

  10. En efecto, parece el añadido de un guión cinematográfico y es que estos “apéndices” forman ya parte de nuestra cultura y nos hemos acostumbrado a ellos, sobre todo en muchas obras literarias y sobre todo cinematográficas, pero no es algo negativo introducir un rayo de luz en medio de tanto horror, es la última pincelada de la esperanza y de la vida y del amor. Seguramente su agente literario norteamericano le sugirió este final, pero sin duda es el último anzuelo para captar nuevos y futuros lectores y en ese sentido bienvenido.

  11. Maribel dice:

    Hola tengo que felicitarte me encantan tus críticas y tenemos gustos muy parecidos. Además vives uno de mis sueños tener una librería, y poder leer y escribir sobre ellos. Espero que esta dichosa crisis no te afecte, saludos.

  12. pati dice:

    Lo leí en 3 días, es una historia conmovedora. Hace tiempo que no lloraba leyendo.

  13. Bere dice:

    Esta es la tercera vez que lo leó y aun me emociona, lloró que hermosa historia, aún me acuerdo que era apenas una niña cuando vi en las noticias lo de las torres gemelas fue horrible pensar en cuanto odio conlleva a hacer tragedias.

  14. Ma Magdalena Mendoza Moreno dice:

    Este libro es realmente conmovedor, no se como se puede vivir en un país en donde las mujeres son menos que nada, en donde el aire huele a muerte y la vida es una verdadera lucha contra el destino, pero también es un lugar que huele a esperanza. No sé cuantas Lailas, cuantas Mariam tengan que morir, cuantos Rashid seguirán blandiendo el cinto y cuantos Tariq seguirán luchando por el amor, Dios imaginar la muerte de Mariam me lleno de impotencia, rabia y tristeza… este libro me lo prestaron, porque por más que lo intente no pude conseguirlo, y que su dueño y Dios me perdonen, pero no voy a devolverlo, se que esto es deshonesto, pero esta historia me ha hecho llorar y reflexionar, y no quiero perder la oportunidad de volver a leerlo, pero prometo que en cuanto pueda adquirir el mio, lo devolveré, a su dueño, por lo pronto desde este lado del mundo, quiero enseñar a mis niñas a valorarse y a luchar por su felicidad y a mis chicos a respetar y a cuidar a las chicas, y a ambos a amar a sus semejantes, a evitar las conductas violentas, a vivir en paz bajo las estrellas bajo el sol, envueltos siempre en el amor… para Afganistán mis oraciones y la esperanza ….


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Funambulista
  • Nórdica
  • Periférica