La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: Vigilias efímeras

Publicado por Javier El 04/01/2013 a las 7:25 Un Comentario

Sergio Coello (Ediciones Atlantis)
236 Páginas – 18€

La literatura tiene muchas bondades que, en los buenos textos, no se pueden ocultar y resaltan por todos lados. Uno de los aspectos en los que más me fijo como simple lector de novela es en la capacidad de sorprender. Y la obra de Sergio Coello sorprende en muchos sentidos. Sorprende por su versatilidad, abarcando registros de tan diferentes temáticas con sus diez relatos de géneros varios, a pesar de su impronta “negra”. Sorprende por su cuidado estilismo y prosa, que nos provoca de su lectura un disfrute total. Sorprende por la gran capacidad de creación de personajes y situaciones. Y sorprende en gran medida a los amantes de los detalles nimios al ser el primer libro que cae en mis manos que tiene un número de páginas impar. ¿Que cómo es posible tal misterio? Esa es una cuestión que me callo y la cual animo a descubrir al lector avezado adentrándose en su lectura y degustación.

“Vigilias efímeras” es un menú de buena literatura desde la más profunda humildad. Sergio Coello es un escritor avezado pero sin gustos estentóreos, una persona que entró en la sala de la literatura a través de la escritura de textos de teatro, con los que ganó diversos premios. Además de ello cuenta con una novela “El centauro bajo las aguas”, publicada en el año 2002. Es articulista del semanario alcalaino “Puerta de Madrid”, con el que lleva colaborando bastantes años. Y es curioso como un escritor avezado en el arte de la escena, en el cual el lenguaje de uso es el díalogo, se interna con gran agilidad en el del relato narrativo en el que, por antonomasia, destaca por el pensamiento de los personajes y la acción, dejando a los diálogos en un segundo plano estructural.

“Vigilias efímeras” es un delicioso libro en el cual sus tramas se mueven a golpe de instinto de los protagonistas. Los ejes sobre los que giran los diez relatos que contiene son personas, la mayoría hombres, que se debaten en un maremagnum de vivencias, sentimientos y casualidades que les lleva tomar decisiones a veces harto delicadas. Desde la que da comienzo a la obra, narrada en primera persona como la mayoría de los textos, en la que un capo gallego mafioso se deshace de un enemigo en un acantilado, hasta la que cierra el libro, un prodigio de relato en los aledaños de la recuperación de la Memoria Histórica, todos los textos nos sorprenden y atrapan. Y ello es bien curioso ya que lo normal en estos tipos de lanzamientos, y más tratándose de libros de editoriales “emparentadas con la autoedición”, es que las obras de relatos sean un cajón de sastre de desechos de papelera de ordenador. Muy extraño es el encontrarse con este tipo de “obras menores” en las que cada uno de esos textos tenga empaque suficiente como para sobresalir por méritos propios. Y “Vigilias efímeras”, contiene diez obras maestras del cuento policíaco, por llamarlo de alguna manera, ya que en cada uno de los cuentos que contiene hay un cadáver que necesita su historia, aunque ello no le redima de su atroz final. Otra curiosidad digna de mención es la homogeneidad de la obra, en la que ninguno de ellos, aun siendo muy diferente a los que le anteceden o siguen, desencaja en el contexto. Y todo ello incluso partiendo con argumentos tan dispares como los anteriormente dichos o por poner ejemplos, como el que aglutina varias cartas de un suicida, el que busca a un Dios Todopoderoso como testigo único y de cargo de una matanza en un bar, el que contiene la autobiografía de una inspectora de policía que no logra deshacerse de las garras todopoderosas de su padre o el del basurero que encuentra un cadáver mutilado en un vertedero de basuras. Buena prosa, poesía a raudales, sentido crítico y humor en su justa medida son los sabios condimentos que me hacen recomendar esta obra de Sergio Coello a todo tipo de lector. Sin lugar a dudas.

Los que me conocen bien saben que huyo de los libros de autoedición por regla general. De igual manera no leo novela negra por sus manidas tramas que se repitan una y otra vez, o libros de relatos de corta envergadura por su “general” inconsistencia y disparidad en la calidad entre ellos. El nuevo libro de Sergio Coello, me obliga a rectificar todo lo dicho y a recomendar dicha obra por su gran calidad de escritura y originalidad en sus argumentos. “Vigilias efímeras” estará en el estante de los recomendados de la librería durante mucho tiempo. Por méritos propios.


Una respuesta hasta ahora.

  1. Fidel Vela dice:

    El conjunto de la obra conforma un volumen coherente y homogéneo. La prosa tersa, compacta, suculenta, repleta de chispazos sorprendentes, símiles, metáforas, epígrafes ajustadísimos y referencias incisivas a la vida en general. Los relatos espeluznantes y estragadores, que ofrecen una visión demoledora de la vida, con desenlaces inesperados e impensables, donde se visualiza, con maestría insuperable, los más bajos instintos de la condición humana. Un verdadero ejercicio de introspección. No es literatura para todo el mundo. No la recomendaría a menores de 49 años. Es broma. Dentro del género negro, me parece una obra de primerísima línea por su tratamiento y originalidad.
    Pero, insisto, lo que hace realmente más atractiva la escritura es ella misma, la exuberancia de imágenes audaces, reflexiones, pensamientos, el manejo magistral del lenguaje… No tiene desperdicio, es decir, en los textos no hay paja, ni una letra de más ni una palabra de menos. En su parte formal contiene los requisitos imprescindibles de un texto literario: amenidad, precisión y economía. Se leen con interés creciente, con avidez, diría yo.


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • Editorial Periférica
  • Editorial Sajalín
  • Editorial Nórdica
  • Editorial Contraseña