La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Speakers’ Corner: Forma parte de nuestras vidas

Publicado por Javier El 28/06/2009 a las 18:17 Un Comentario

Michael Jackson

Hay cosas que nos marcan de por vida. Un primer amor, una canción…

Poco después de acabar los estudios compartía piso con otros dos amigos. Eran tiempos de vino y rosas. Los amores corrían como veloces liebres y las primaveras tenían el color de los bellos amaneceres. Nuestra convivencia era fantástica. Francisco, un poco más reticente y con novia formal -con la que acabó casándose al poco- y Luis, con su equipo de música con las últimas tecnologías, sus discos de vinilo y su R-5 y las fiestas en el salón de la desvencijada casa. Los muebles los sacábamos a veces de los vertederos. La limpieza de las partes comunes era un asunto que se zanjaba por sorteo y las comidas iban por cuenta de cada uno. Y éramos felices.

Recuerdo con añoranza las excursiones a los pantanos en las que nos juntábamos amigos recién salidos de la universidad y otros que, menos pudientes o pretenciosos, estaban trabajando. Aún añoro las partidas con el Spectrum ese de las cintas que había que cargar cada dos por tres porque fallaba y que chirriaba como una jaula de grillos. Y sobre todo recuerdo los fines de año y alguna que otra noche con Carlos. Las noches pasaban en un suspiro y el joystick acababa roto por los suelos. ¡Qué tiempos! Porque entonces eran otros tiempos. Entonces éramos jóvenes.

El tiempo transcurre cruelmente pero los recuerdos, como curas inquisidores, nos machacan de vez en cuando. Recuerdo mi primer amor. Era el año 1980 o algo así. La cabeza ya falla. Pero ese amor lo recuerdo perfectamente. Recuerdo las tardes tranquilas con miradas cómplices, los roces entonces tan prohibidos, los escondites y las complicidades de amigos para poder tener coartadas y encontrarnos en los sitios menos pensados. Pero recuerdo como si fuera ayer la canción que nos unió. Era un tema de un disco, el primero en solitario del cantante y que se llamaba «She’s out of my life». Estaba producido por un mago de los estudios de grabación y que lleva el nombre de Quincy Jones. El tema empieza con unos violines que te hacen saltar las lágrimas y continúa con la voz única del cantante. poco a poco desgrana sus sentimientos de amor fracasados y acaba desvaneciéndosa. Señálame alguien que no se haya enamorado oyendo esa bella canción y te presentaré a un mentiroso. Es imposible crear una canción de amor más bella. A los pocos meses se rompió nuestra relación. Pero mis amigos continuaron. Algunos incluso hasta ahora. Como el tema de nuestro amor. Nunca se me olvidará. En la vida podrá olvidárseme.

Ella está fuera de mi vida.

No sé si reír o llorar.

No sé si vivir o morir. (…)

He aprendido que el amor no es posesión.

He aprendido que el amor no puede esperar.

Y he aprendido que el amor necesita expresarse.

Pero lo he aprendido demasiado tarde…

Querido Michael, nunca te olvidaré.

Javier Rodríguez Álvarez


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

Una respuesta hasta ahora.

  1. Carlos dice:

    Estoy contigo, nunca le olvidaremos.
    Descanse en paz.