La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: La lluvia de Ionah

Publicado por Javier El 23/01/2013 a las 7:49 Añadir comentario

La lluvia de Ionah
Santiago Pajares (MJC Ediciones)
210 Páginas – 12€

Enfrentarse a un nuevo texto de Santiago Pajares es abrir una puerta a lo imprevisto. Cuando cayó en mis manos su ópera prima, “El paso de la hélice”, sentí un aliento de frescura y genialidad como con muy pocas primeras obras. La novela se vendió muy bien, como si de un best seller se tratara y a todos mis clientes les emocionó. Unos años después sacó “La mitad de uno”, una compleja novela sobre los diferentes yos de una misma persona protagonizado por un atormentado personaje que se siente más a gusto en sus sueños que en su vida real. Y con esas dos impresionantes obras a cuestas, nos sorprendió con una tercera y sumamente depurada, “El lienzo”, una novela con una capacidad de adicción increíble sobre los miedos de la vida y la propiedad intelectual de las obras. Santiago fue alternando novelas con proyectos de cinematografía. Es por ello que su cuarto libro fue un recopilatorio de guiones de cortos con una gran carga onírica y que pudieran pasar por relatos breves escenificados. Hacía tiempo que no sabía nada de él salvo por ciertos premios referidos a obras de teatro o de cinematografía. Ahora se nos descuelga con una nueva novela, muy diferente a todas las anteriores y que me atrevería a decir la más autobiográfica y personal de este gran escritor.

Hay diferentes tipos de escritores, aunque la mayoría pudieran clasificarse en: los que escriben una impactante obra y que repiten una y otra vez sin variar casi un ápice en la temática (véase Dan Brown o Jaime Baily), y los que se embarcan en muy diferentes aventuras olvidando lo ya escrito en contenido y forma. Santiago Pajares es uno de estos últimos. Cada vez que cojo en mis manos una nueva obra de este joven escritor sé que me enfrento a algo muy diferente a lo que ya tenía escrito. Me enfrento a una reinvención del escritor que tiene muy variados y hábiles recursos y que no teme trazar rutas a lo desconocido. Y con “La lluvia de Ionah” no iba a ser menos.

“La lluvia de Ionah” es un texto que goza de una gran concreción estilística pero que, como contraposición a ello, nos lleva a una propuesta muy libre en contenidos, sacando el propio lector su historia y reflexión.

Ionah vive con su madre en medio del desierto. Sus pertenencias son una simple choza, dos palmeras, un pozo, un huerto y unas trampas para cazar lagartos y poder subsistir. Las condiciones, así como sus esperanzas para sobrevivir, son escasas y extremas. Todo ello se complica el día en que muere su madre. Solo, en medio de la nada, decide huir de ese desierto que le aprisiona cada vez más. Cuando el agua empieza a escasear piensa en dar media vuelta y regresar, pero un imprevisto le procurará un radical cambio en su vida y, debido a ello, su maduración.

Aquellos que esperen encontrar entre las líneas de esta nueva obra rastros de sus anteriores intrigas les diré que se sentirán desconcertados al comenzar a leer la obra. Y es que Santiago Pajares es un autor que nos sorprende siempre con obras muy dispares y contradictorias. Y aquí, en ésta que acaba de publicar, bajo un halo de historia críptica nos enfrentaremos a un viaje iniciático de gran calado. Un viaje que nos lleva a hombros de “El principito” y a terrenos cercanos a obras de Paolo Coelho, con escenarios apocalípticos sin futuro y completamente desolados, muy al estilo de “La carretera” de Cormac McCarthy, bajo un punto de existencialismo cercano a la única “El desierto de los tártaros” de Dino Buzzatti o, para ser más exactos en las comparaciones, a los soberbios cuentos del gran mago de las letras japonés Ryûnosuke Akutagawa, con sus mensajes, tan abiertos como bellos, y plagados de detalles de la sobria naturaleza circundante. Quizás su afición a la cultura japonesa y los viajes que ha hecho a este lejano país con ocasión de la traducción de dos de sus novelas le han pasado factura. Y es que la escritura de “La lluvia de Ionah” nos recuerda a los clásicos japoneses, en su estructura y en su fondo. Un libro que ahonda en el mensaje como único camino de supervivencia, aunque en ello nos vaya la vida, y en la fe innata de que todo tiene un límite en nuestra existencia. “La lluvia de Ionah” es una obra que eleva la palabra escrita al lugar más alto dentro de la escala de los valores humanos. Y es esa palabra escrita, que nuestro protagonista eterniza con su propia sangre al no tener tinta con que plasmarla en el papel, lo que da sentido a su existencia. No existe la palabra si no está escrita, al igual que no existe tumba sin un ramillete de flores sobre ella. Esa bella dualidad de tinta/sangre para guardar la palabra de la madre y su recuerdo le acompañará durante toda su aventura y le proporcionará alas para seguir su camino. Una obra que rezuma amor a la escritura y al libro como vehículo salvador de la humanidad y de todo aquello que merece ser motivo de nuestra vida. Mención especial requiere la edición de esta nueva novela de Santiago Pajares en la que una limpia tipografía, de buena caja, sobre un papel de calidad y con una portada muy cuidada, obra de Laura Cora.

Arena. Arena hasta donde alcanza la vista. Arena en todas direcciones. Y en medio de esa nada que es todo arena un pequeño pozo, dos palmeras, un escueto huerto y un cobertizo. Y yo en el tejado. Tratando de imaginar la lluvia. Miro las pequeñas gotas en las lajas de piedra e intento evocar la imagen de esas gotas cayendo del cielo por miles, por millones. Empapando la eterna arena hasta tal punto que ya no puede absorber más. Creando charcos. Haciendo que el verde crezca por sí solo sin la ayuda del hombre con su cubo y su polea. Empapando mi pelo y mi piel. Escurriéndose entre mis dedos sin que me importe.

Santiago Pajares nació en Madrid (1979) donde cursó estudios de informática. A la edad de 23 años escribió su primera novela. El paso de la hélice, publicada por Tabla Rasa. Además del éxito de público y la consideración de la crítica, este libro le valió ser seleccionado por el Ministerio de Cultura como representante español en el Festival Europeo de Autores Noveles celebrado en Budapest en 2006. Ha escrito también guiones cinematográficos y participado en la realización de cortometrajes. Su obra está siendo traducida a otros idiomas, El paso de la hélice ha sido publicada recientemente en japonés. El lienzo, su tercera novela, es una muestra de agudeza narrativa y madurez estilística. Una brillante obra, perfecta en su concepción y ejecución. Un mundo rico y personal donde son retratados los personajes con certera y lúcida humanidad.



  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • Editorial Periférica
  • Editorial Sajalín
  • Editorial Nórdica
  • Editorial Contraseña