La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: Cuando acabe el invierno

Publicado por Javier El 04/02/2013 a las 7:20 Un Comentario

Mary Ann Clark Bremer (Periférica ediciones)
Titulo original: Notebooks I. At the end of the winter…
Traducción de Hugo Bachelli
80 Páginas – 14,00 €

Descubrí a Mary Ann Clark Bremer hace unos meses, cuando salió al mercado su deliciosa novela “Una biblioteca de verano”. En esta pequeña novela autobiográfica nos contaba su juventud, tristemente transcurrida tras la muerte trágica de sus padres y el fallecimiento de su único pariente por aquel entonces, su tío Marcel. Una obra que rezuma buena escritura y belleza literaria por todos los costados y que recomiendo como lectura de café*.

Esta semana se pone a la venta una nueva obra de Mary Ann Clark Bremer. En este bello texto, aún más escueto que el anterior, pero con la misma sensibilidad y sentimiento, nos narra sus posteriores años. Esta nueva obra es concisa, sí, pero sumamente deliciosa y nos obliga a releer frases y frases, degustando una forma de escribir muy alejada a nuestros tiempos actuales. Una forma de escritura eminentemente femenina pero alejada de ñoñeces y cursilería. Una obra que degustaremos como una delicatessen exquisita, plena de buenas palabras, elipsis con un estilo insuperable y párrafos para anotar en la memoria.

Las mujeres no son mejores ni peores que los hombres, pero saben mejor cómo vivir en soledad. (p. 51)

Mary Ann Clark Bremer nos cuenta en “Cuando acabe el invierno” los años que siguen a la vida reposada que tuvo en un pequeño pueblo francés en el que se estableció tras la muerte de su tío Marcel. De él heredó una mansión con una impresionante biblioteca en la que se guardaba un misterio. Tras el matrimonio con Saúl y diez años de felicidad, éste muere trágicamente en Israel. Mary se refugia, como años antes lo hizo de igual manera, en los libros y en la escritura. Esta vez es Virginia Woolf la que velará sus sueños. Sueños trasladados al papel en los que nos narra su existencia con la memoria aún fresca de su difunto marido. Sueños que nos atrapan sin remedio y nos conducen a acompañarla en esas bellas confesiones que nos hace con voz queda.

Recomendar este libro es algo que se ve ya implícito en las palabras que escribo. Si su primera novela emociona y nos recrea un delicioso universo provinciano repleto de libros y amor a la lectura, en ésta todo ello se convierte en una serie de declaraciones de amor a la amistad, a la escritura y a la vida. La simple lectura de la primera hoja de este breve libro, a modo de primer capítulo, nos hace ver las bondades de la obra. Y son muchas. En la novela se nos presentan detalles que pudieran pasar desapercibidos pero que horadan en la personalidad de la escritora dejando una marca indeleble. Detalles tales como las curiosas definiciones de los colores, asociadas a los estados de ánimo, así como objetos que marcan pasajes y etapas en la vida de la autora, objetos que transportan sentimientos y recuerdos. Acostumbrados a los apabullantes libros de más de 500 páginas, a veces damos de lado bellos textos que en menos de una centena nos van a hacer pasar momentos de mayor intensidad si cabe y de las que guardaremos un recuerdo imperecedero. Y “Cuando acabe el invierno” es una de ellas. Desear que la editorial siga publicando los siguientes libros de esta genial autora desconocida es poco.

Esta parte de mi vida es la novela de todas las mujeres que fui después de la muerte de mi esposo. Y es la novela de muchas mujeres a las que luego conocí: cuando me abrí al mundo, cuando supe hacer y querer amigos.
Esta novela está llena de incertidumbres porque el eje de mi vida es la búsqueda y no la certeza.
Soy una mujer de mi tiempo.
(p. 25)

Mary Ann Clark Bremer nació en Nueva York en 1928 y murió en Ginebra en 1996. Hija de una familia cosmopolita, pasó parte de su infancia viajando por Norteamérica, Inglaterra y varios países del Mediterráneo. Sus padres murieron al final de la Segunda Guerra Mundial en un ataque al buque donde viajaban, y en el que también fue herida la propia Mary Ann. Posteriormente vivió en Israel (que abandonó contrariada por su política), Alemania, Francia (donde frecuentaría el círculo de André Malraux) y Suiza. Ya en los años 70 comenzó a escribir sus memorias alentada por el escritor Friedrich Dürrenmatt: lo hizo en forma de breves novelas de un alto lirismo y una sobriedad excepcional. La dispersión de su obra, escrita en varias lenguas y publicada siempre bajo seudónimo, hasta fecha reciente, la ha convertido en una escritora secreta que ahora, finalmente, comienza a alcanzar el reconocimiento que merece.

“Cuando acabe el invierno”, así como cualquier pequeño texto de Mary Ann Clark Bremer es una delicatessen literaria para paladares exquisitos.

* Lectura de café: breve obra de escritura perfecta y tema amabla y que puede degustarse mientras se toma un café en la sobremesa, llevándonos en su lectura de media a hora y media aproximadamente.


Una respuesta hasta ahora.

  1. Mariví Estévez dice:

    La delicadeza, exactitud y sencillez con las que nos hablas de tus libros son únicas. Gracias por el tiempo que te tomas en todo ello. Un abrazo desde Durango.
    Mariví


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • Editorial Periférica
  • Editorial Sajalín
  • Editorial Nórdica
  • Editorial Contraseña