La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Un café mientras amanece: El sexo de la literatura

Publicado por Javier El 02/03/2013 a las 8:00 4 Comentarios

Mi buena amiga Pilar Martínez sostiene que los textos no tienen sexo. Me comenta cada dos por tres que un libro sirve igual para un hombre que para una mujer. Una lectura es recomendable o no según su calidad, sin menoscabo del sexo del lector. Esa misma postura mantienen muchos de los escritores -sobre todo mujeres- que he conocido a través de las tertulias. Bueno, pues para sembrar polémica, yo sostengo todo lo contrario. Y esto os lo digo a colación del último encuentro que hemos tenido con motivo de los encuentros literarios de la Escuela de Adultos de Alcalá. El libro elegido fue “La calle del olvido” de Juan Vilches. Después de una didáctica exposición sobre cómo se escribe una novela, se pasó al turno de preguntas y respuestas. Y aquí fue muy curioso lo que ocurrió. Los hombres presentes se interesaron por aspectos de la historia que estaban más enfocados hacia la política de esos años, los años 40, como son el primer gobierno de Franco, la Segunda Guerra Mundial o la División Azul. Cuando comenzaron las preguntas de las mujeres, que casi copaban el salón, ellas se interesaron casi exclusivamente por la historia de amor de los personajes del libro así como por aspectos de los Duques de Windsor, que son los protagonistas de “Te prometo un imperio”, la segunda novela de Juan Vilches. Una gran diferencia en los temas tratados. Y en la cena posterior que hubo al acabar el encuentro salió el tema y así se lo dije.
En la librería suelo pasar grandes ratos hablando con mis clientes. Y esta diferenciación de intereses es bastante notoria. A temor de parecer machista en mis apreciaciones, los intereses de hombres y mujeres son muy diferentes a la hora de escoger los libros. Ellos suelen guiarse por tramas de novela negra, histórica o ensayos de cualquier tipo. Ellas, sobre todo, por lecturas en las que los protagonistas sean mujeres y que contengan alguna historia de amor. Sí, sé que suena algo raro, pero es la verdad. Pocos son los hombres que se han interesado por esta nueva moda de literatura erótica que, bajo la millonaria en ventas “50 Sombras de Grey”, ha resurgido en los últimos meses. Y es que estas novelitas, grandes en grosor, pequeñas en calidad, han copado los puestos de mayores ventas en los últimos meses. Pero, como son las mujeres las que más leen en este país, han sido ellas las que han conseguido que esta editorial se haya vuelto de oro con estos libros. Es raro el hombre que ha leído este tipo de obras. Y si se llevara un estudio sobre la variedad de tramas que suelen leer hombres y mujeres se descubriría que todo ese tejemaneje de la igualdad de los sexos, a la hora de escoger lecturas, se caería por los suelos. ¿Es algo malo todo ello? Para nada. Por suerte hombres y mujeres somos muy diferentes. Y esta diferenciación, que no ha de tener lugar respecto a condicionantes laborales, de derechos o de remuneración en el trabajo, por ejemplo, no lo es tanto a la hora de las lecturas y otros asuntos, más proclives a gustos o placeres. Y sí, desde aquí sostengo que la literatura tiene sexo. Y hay libros más “adecuados” a lectores femeninos que a masculinos. Y viceversa. De hecho hay muchos escritores (los cuales hábilmente ocultan este dato) y que sabedores de este tema, escriben con cierto “direccionamiento” hacia el público femenino, en el fondo el mayor consumidor de libros. Y es más, y esto lo sé y tengo datos de ello, que las editoriales, a la hora de editar un libro, le instan al escritor a “profundizar” más en la parte de trama de personajes femeninos para adecuarlos a las preferencias del público lector. Que es en una gran mayoría mujeres, como muy bien saben.


4 respuestas hasta ahora.

  1. María dice:

    Siempre se dice que la mayoría de lectores son mujeres pero nunca acompañan el comentario con ningún dato que lo justifique. ¿Hay algún estudio, encuesta, reportaje…que avale dicha afirmación?
    Es que me suena a lo de que la monarquía nos sale más barata que la república pero nadie pone encima de la mesa los números.
    Simple curiosidad.

    • Javier Rodríguez Álvarez dice:

      Hola María.
      Como es lógico, yo no tengo un contador de pasajeros como las azafatas (ó azafatos) de los aviones. Pero a tenor de mis 30 años vendiendo libros te puedo asegurar que ese porcentaje es verdad. Las mujeres leen mucho más que los hombres y es fácilmente contatable si te fijas un poco por la calle. Puede que haya estudios, pero yo no los tengo en mi haber.

      • María dice:

        Yo también tengo esa impresión (extendible a la asistencia a conferencias, teatros…). Supongo que las editoriales sí que los tendrán.
        Me picaba la curiosidad por saber los porcentajes relativos a la edad, los estudios, la profesión y otras variables.
        Gracias

  2. Monica dice:

    Para prueba un botón: Conversación entre compañeros de trabajo sobre usar el transporte público para ir a trabajar. Las mujeres veíamos como ventaja el poder leer mientras te desplazas. Los hombres tenían como ventaja el poder jugar con el móvil o dormir.


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • Editorial Periférica
  • Editorial Sajalín
  • Editorial Nórdica
  • Editorial Contraseña