La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: El maestro del Prado

Publicado por Javier El 10/04/2013 a las 6:45 4 Comentarios

Javier Sierra (Planeta Editorial)
322 Páginas – 20 €

Cada vez que Javier Sierra lanza un nuevo libro el mercado literario éste se convierte en un éxito de ventas y marca un camino a seguir por muchos otros escritores al uso. Y es que todo en él es envidiable. Desde la tranquila y clara escritura, pasando por las estructuras argumentales y acabando en el tema elegido, cada nueva obra de este carismático escritor se eleva a los puestos de mayores ventas dominando como pocos el mercado editorial y barriendo a los más consagrados autores mundiales. Y con “El maestro del Prado” no iba a ser menos.

A los que están ya acostumbrados a sus libros les diré que aporta eso que tanto gusta a su legión de seguidores, ese toque misterioso tipo “Cuarto milenio”, pero en una justa medida. Lo demás que incluye esta nueva novela es un cúmulo de curiosidades y anécdotas sobre cuadros universales, la mayoría expuestos en el Museo del Prado, y que hace que nos sintamos en una visita virtual a esa pinacoteca de la mano del mejor guía que pudiéramos encontrar.

El argumento es bastante sencillo. El escritor, con sus recién estrenados diecinueva años, viaja y se establece en Madrid. Y un buen día, de visita al Prado, se ve abordado por un misterioso personaje, El Maestro, que le comenta a sus espaldas algunos aspectos de ciertas telas y tablas y que consigue captar su atención. Pero el Maestro desaparece misteriosamente ante la llegada de cierto grupo de visitantes y le cita para un determinado día. Los encuentros se van produciendo cada cierto tiempo y El Maestro consigue hacerle entrar en un mundo dominado por ciertos personajes y le introduce en ciertas sociedades y logias que existieron a través de los tiempos. Hasta que un buen día ese misterioso guía espiritual desaparece definitivamente.

“El maestro del Prado” es una experiencia vivida por el propio autor, Javier Sierra, a las pocas semanas de llegar a Madrid a los diecinueve años. Y así nos lo cuenta en esta obra. Estos encuentros tuvieron lugar a partir de un frío día de diciembre de 1990 y se prolongaron durante bastantes meses. ¿Qué es lo que hace que esta novela se haya agotado al poco de salir y sus reediciones no duren sino escasos días en las librerías? Ese es un misterio editorial fácil de desvelar. Realmente la obra de Javier Sierra, aunque bien envuelta bajo la estructura de novela actual, no deja de ser un ensayo amenísimo sobre obras de grandes maestros. Y esas obras, al revés que en la mayoría de los ensayos, están hiladas unas a otras bajo ciertas cuestiones, historias o misterios que nos hace saltar de una a otra con suma facilidad. La gran habilidad de Javier Sierra para desvelarnos misterios escondidos dentro de los óleos, bien tras las principales figuras representadas en estos, bien en las orillas y esquinas del cuadro, hace que nos sintamos absortos y embebidos en la narración y deseemos tener un momento libre para adentrarnos en el museo madrileño y apreciar “in situ” tales curiosidades. Pero además, la variedad de tramas enigmáticas que nos presenta es tal que el Museo del Prado se queda pequeño y nos pasea por otras grandes galerías conectando unas con otras gracias a enrevesadas e intrigantes historias. Sí, el título del libro hace hincapié en “pinturas proféticas”, pero ello no es sino una pequeña muestra de las variedad de argumentos que nos desglosa a través de sus 16 capítulos y más de una centena de cuadros.

“El maestro del Prado” da comienzo adentrándose en unas cuantas grandes pinturas de Rafael Sanzi: La Perla, La Visitación, Retrato de un cardenal, La Escuela de Atenas, La Sagrada Familia del roble y el papa León X y dos cardenales. Junto a ellas desfilan las dos versiones de “La Virgen de las rocas” de Leonardo da Vinci, que se conservan en El Louvre y en la National Gallery, así como muestras del buen hacer de Tiziano, Botticelli, Juan de Juanes, Murillo, Brueghel el Viejo, El Greco y la siempre presente en este tipo de obras “El Jardín de las delicias” de El Bosco. Y, junto a este soberbio elenco de grandes de la pintura, un desfile interminable de políticos de la época, escritores, pensadores, Papas y personajes de la Iglesia de todos los tiempos. Una colección de curiosidades ocultas en los mejores lienzos de la pintura europea que se ve realzada por la exquisita edición de este libro, el cual viene plagado de imágenes de las obras a las cuales hace alusión, así como dos cuidados desplegables de “El triunfo de la muerte” y “El Jardín de las Delicias”, a las cuales se referirá el autor en varias ocasiones. En resumen, una obra que se devora y no sólo debido a la fama de los cuadros que analiza Javier Sierra, sino a la calidad de escritura que derrocha en toda ella. Aunque, por poner un “pero” a esta obra diré que su lectura es mucho más rica y entendible en unas posteriores lecturas debido a la gran cantidad de datos y fechas que introduce y que nos obliga a leer con sumo detenimiento y atención y con un lápiz a mano.

Javier Sierra (Teruel, 1971) es el único autor español contemporáneo que ha logrado situar sus novelas en el top ten de los libros más vendidos en Estados Unidos. Sus obras se traducen a más de cuarenta idiomas y son fuente de inspiración para muchos lectores que buscan algo más que entretenimiento en un relato de intriga. Formado en el mundo del periodismo –fue director de la revista Más Allá de la Ciencia durante siete años, además de presentador y director de espacios en radio y televisión-, ahora invierte su tiempo en investigar arcanos de la Historia y escribir sobre ellos. En su haber figuran títulos como La cena secreta (publicado en 42 países), La dama azul (editado en otros 20), La ruta prohibida, En busca de la Edad de Oro, Las puertas templarias, Roswell: Secreto de Estado, La España extraña o El secreto egipcio de Napoleón.

“El maestro del Prado” es una soberbia obra que nos dejará totalmente inmersos en sus páginas, devorándola y no pudiendo soltarla hasta su final, y volviendo a ella en varias ocasiones, ante la ingente cantidad de enigmas y curiosidades que nos desvela. Y también una buena excusa para volver a ver esas obras a las cuales hace alusión descubriendo su lado oculto. Un aplauso asimismo a la editorial Planeta ante la esmerada edición de esta novela.

Este es el trailer de la obra de Javier Sierra que ha preparado la editorial.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

4 respuestas hasta ahora.

  1. Hola Javier,
    Soy Esmeralda Román, ya he asistido en varias ocasiones a otros encuentros literarios que has organizado en la casa de Cervantes y tengo mucho interes en asistir al de Javier Sierra ¿seria posible? Un saludo,

  2. Elvira dice:

    Hola. Estoy leyendo ahora mismo este libro. Me interesa muchísimo la pintura, y al Prado he ido varias veces. De momento promete… Interesnate sobre todo el esfuerzo de contextualización de las pinturas, los conocimientos y saberes que pululan alrededor del pintor y que inspiran su obra.

  3. Maria dice:

    Había escuchado a Javier Sierra en la radio y me parecía un tipo interesante.
    Acabo de terminar la novela y siento que me han tomado el pelo.
    ¿Todos sus libros son así?
    En mi opinión es un conjunto de historietas proféticas y esoterismos varios unidos por una trama endeble y unos personajes bastante planos.
    El final es bastante decepcionante y conforme avanza la trama da la sensación que ni siquiera el autor se cree lo que nos cuenta.
    Pero bueno, no soy crítica profesional y supongo que simplemente mis gustos literarios van por otro lado.
    ¿Algo positivo? La propaganda que realiza del museo del Prado.

  4. Roberto dice:

    A mi parecer Javier Sierra utiliza el sistema ” Von Daniken” es decir charlataneria y que se vende muy bien…ademas toma ideas de otros autores del mismo estilo…en su libro ” la cena secreta” no cabe duda que aprovecha el exito del ” Codigo Da Vinci ” para inventarse su historieta…para mi es un Luis Miguel de la literatura basura.