La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

El amor por los libros sobre libros

Publicado por Javier El 23/11/2013 a las 6:45 Añadir comentario

Los amores de un bibliómano
Eugene Field
Editorial Periférica
Título original: The love affairs of a Bibliomaniac
Traducción de Ángeles de los Santos
208 Páginas – 17,50 €

Las pequeñas editoriales tienen un olfato muy peculiar para conseguir obras especiales. Periférica suele descubrirnos autores clásicos que son absolutamente desconocidos en España y nos ofrece unos textos muy apetecibles con una linea editorial claramente marcada. Hace ya unos meses nos sorprendió con una especial novela titulada “La librería ambulante” que ha sido un éxito impresionante, llegando a las cinco ediciones en poco tiempo. Es un texto delicioso en el que las aventuras y al amor a los libros capturan al lector dejándole un sabor de boca como pocas obras. Un año después nos publicó “La librería encantada”, continuación del anterior título y obra más reposada y literaria. Ahora nos descubre “Los amores de un bibliómano”, de Eugene Field, claro exponente de la literatura sobre libros y el precedente de las anteriores obras. Esta novela que ahora nos presenta Periférica cuenta, además con un postfacio muy ocurrente, escrito por Roswell Martin Field, hermano del autor de “Los amores de un bibliómano”.

He aquí la historia de un viejo y peculiar coleccionista de libros, en la Norteamérica de finales del siglo XIX, rodeado de personajes tan singulares como entrañables: sus amigos, el juez Methuen y el doctor O’Rell; su hermana, la señorita Susan; sus amores de juventud, Captivity Waite, Fanchonette… Una novela repleta de humor, encanto e inteligencia sobre los deleites, aventuras y desventuras de la bibliomanía. Pero también sobre la alegría de vivir, contagiosa en todas sus páginas.

«Cuando el juez Methuen tiene ganas de chanza y quiere reírse de mí, me pregunta si he olvidado la época en la que estuve poseído por un espíritu de renovación y juré solemnemente no comprar más libros… Mi relación con los libreros cubre un período tan largo y ha sido tan íntima que incluso en medio de una vasta multitud, no tendría dificultad en determinar quiénes son libreros y quiénes no. Porque, al tratar con los libros, llega un momento en que estos hombres acaban pareciéndose a su mercancía, no sólo en su aspecto sino también en su conversación. Mi librero ha habitado tantos años en su rincón que habla al estilo antiguo y tiene el aspecto sencillo y atractivo de una antigua y sólida encuadernación; y para deleite de los entendidos en olores, desprende ese aroma a moho y tabaco combinados que al verdadero bibliófilo le resulta más agradable que todos los perfumes de Arabia. He estudiado el oficio con tanto interés que con sólo clavar la vista en un librero puedo decir con certeza qué tipo de libros vende.»

Eugene Field nació en 1850 en Saint Louis y murió en 1895, a los cuarenta y cinco años, en Chicago. Famoso por sus textos para niños (él mismo tuvo ocho hijos), sus poemas siguen leyéndose aún hoy en muchas casas y escuelas de Estados Unidos. Eugene fue un reputado periodista, especializado en columnas y crónicas llenas de humor y detalles costumbristas. Al publicarse por primera vez Los amores de un bibliómano, su hermano Roswell escribió estas palabras: «Era un infatigable coleccionista de libros, y poseía una biblioteca tan valiosa como interesante, que contenía volúmenes obtenidos sólo a costa de gran sacrificio personal, así que comprendía perfectamente ese trastorno llamado bibliomanía, y conocía el aspecto medio trágico, medio humorístico de esta incurable enfermedad. La columna periodística que escribió casi a diario durante doce años incluía muchas veces pícaras indirectas y burlas cariñosas contra aquellos de sus infelices compatriotas que, a través de él, se habían hecho famosos por su devoción a las viejas estanterías y las subastas».