La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: El Paciente

Publicado por Javier El 19/02/2014 a las 6:45 8 Comentarios

El Paciente
Juan Gómez-Jurado (Planeta Editorial)
474 Páginas – 20,90 €

Leer a Juan Gómez-Jurado es subirse a una montaña rusa en la que están prohibidas las paradas a medio camino y con la absoluta seguridad de llegar sano y salvo a la salida después de una experiencia inolvidable. Eso me pasó con La leyenda del ladrón, novela de corte histórico con la cual descubrí al autor literaria y físicamente, y con las tres anteriores. Pero con El Paciente, Juan Gómez-Jurado ha llegado a unos niveles que veo muy difícil que pueda superar. En dos años lo sabremos.

El Paciente nos narra las 63 angustiosas horas del Dr. Evans, un eminente cirujano que se ve en la encrucijada de salvar a su hija pequeña de la muerte, raptada por una mafia de Europa del Este, o un cierto Paciente, del cual se esconde su identidad por razones de seguridad y que resulta ser el presidente de Estados Unidos. La disquisición sobre cómo llevar a cabo todo ello para que nadie sospeche y la crueldad del raptor son los ejes de una trama calculada al milímetro y que no decae en ningún momento.

Juan Gómez-Jurado es un escritor de raza. Eso ya lo dejó demostrado con sus anteriores novelas. Pero la magnitud y la precisión del engranaje de El Paciente le hace codearse, si no desbancar, a los famosos autores de thriller americanos e ingleses y que arrasan en las listas de más vendidos. Con su presencia en la ciudad de Alcalá hace ya dos años nos dejó constancia de ciertos parámetros de la obra que en ese momento tenía entre manos y que nos definió como una novela de suspense algo más “al uso” de la típica novela norteamericana. Y esta peculiaridad de la obra se deja apreciar en los primeros renglones de escritura. Lenguaje rápido y conciso, terminología de medios actuales, terminología médica claramente entendible -se aprecia la gran labor de campo del escritor en documentación-, expresiones muy al gusto de ese país (“Los residentes siempre andan más calientes que la freidora de un McDonald’s en hora punta”) y que ayudan a situar la historia en tiempo y lugar… La historia está contada en primera persona en el papel protagonista del Dr. Evans y en tercera en otros dos personajes. Los capítulos se van alternando dejando siempre los finales en alza y creando gran ansiedad en el lector, ansiedad que nunca decae ya que no hay ningún tiempo muerto ni de relax en las casi 500 páginas de esta novela. Los caracteres de los personajes están perfectamente delimitados y los escenarios en los que transitan son absolutamente tangibles. En resumen, una impresionante novela en la que el escritor logra sumergir al lector en el papel del protagonista y que le procura diversión y angustia asegurada con un ritmo de lectura vertiginoso y un final original y ajustado. No es de extrañar que ya se hable de la compra de derechos para convertirlo en película en Hollywood.

Cuando entras en un quirófano donde acaba de hacerse una craneotomía percibes un olor especial. Por encima del desinfectante, de los productos químicos, de tu propio sudor. Es el olor de hueso cortado y de sangre. Cuando lo percibes, sabes que una parte del paciente ha entrado en ti y ahora forma parte de ti. Es un lazo que mantendréis siempre. Puede sonar enfermizo y espeluznante, y por eso los cirujanos no solemos hablar de ello. Pero no es menos real. (p. 447)

Juan Gómez-Jurado (Madrid, 1977) es periodista. Ha pasado por las redacciones de algunos de los principales medios españoles. Sus novelas (Espía de Dios, Contrato con Dios, El emblema del traidor y, la más reciente, La leyenda del ladrón) se publican en más de cuarenta países, se han convertido en bestsellers mundiales y han conquistado a millones de lectores. En Hollywood hay planes para adaptar varias de ellas a la gran pantalla.

El Paciente es una thriller impresionante que se devora en pocas horas dejando una sensación de gran novela y buen trabajo literario con un final digno y perfecto.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

8 respuestas hasta ahora.

  1. Mari Jose dice:

    Completamente de acuerdo, me la acabé en tres días y me quedé leyendo hasta las tantas
    Es la mejor que ha escrito y las he leído todas

  2. Juana Gonzalo dice:

    Resérvame dos ejemplares por favor que el lunes voy a por ellos y las cuatro entradas para el encuentro. Muchas gracias.

  3. LUCIA dice:

    ATRAPADA SIN PODER DEJARLO EN NINGUN MOMENTO
    ARGRRRRRRRRRR

  4. Iván dice:

    Al regreso de un viaje por el extranjero (que antiguo suena…), me he reenganchado a la lectura de esta novela, que había abandonado en la página 120, más o menos.
    Craso error, otra noche más que me acuesto tarde.
    Es lo malo de los buenos libros. Provocan adicción.

  5. Juancho dice:

    A-L-U-C-I-N-A-N-T-E
    UNO DE LOS MEJORES LIBROS QUE HE LEIDO EN MI VIDA.

  6. Paco Guerrero dice:

    Dejé “El paciente” para el verano, sabiendo que iba a ocupar unas tardes o madrugadas entretenidas. Su autor no defrauda, consigue mantener la atención en la novela desde el principio hasta el final. Aunque podía haberla terminado antes por el ritmo que profesa, la he parado en varias ocasiones sin miedo a perder el hilo en ningún momento. Y tiene su recompensa volver a algo que es seguro que te atrapa. Por otro lado hay que felicitar a Juan G-J porque se desenvuelve en este escenario como si hubiese vivido siempre en USA, como si conociese a la perfección el funcionamiento de la Neurocirugía o de un hospital americano. En fin, una gran novela de las que hacen lectores y seguidores. Enhorabuena…!

  7. Laura dice:

    A mí, en cambio, me ha parecido infumable, mal escrito, con un estilo mediocre, bastante pobre lingüísticamente y queriendo ser ocurrente sin lograrlo.

  8. Luz dice:

    Se me hizo corto, tenía una adición a seguir leyendo más y más, ÚNICO. Lo mejor q he leído en los últimos años!!!


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Funambulista
  • Nórdica
  • Periférica