La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: La buena reputación

Publicado por Javier El 23/09/2014 a las 6:45 Un Comentario

La buena reputación
Ignacio Martínez de Pisón
Seix Barral Editorial
Colección Biblioteca Breve
636 Páginas – 21,90 €

La vida podía ser hermosa sin ser perfecta. Más aún: la vida podía ser perfecta en su imperfección. (p. 334)

Poco se puede decir de Ignacio Martínez de Pisón que no se haya dicho en incontables ocasiones. Su saber hacer es algo evidente, lo que no quita que esa profesionalidad a la hora de estructurar las historias que nos cuenta, a pesar de las grandes obras que nos ha ido dando, siga poseyendo un halo de frescura que impregna a todas las novelas que nos ofrece. Hace años hice la crítica de una de sus obras que me dejó encandilado, Dientes de leche. Hoy os pongo unas palabras sobre La buena reputación, la última que ha publicado y que bien pudiera ser el colofón de calidad de toda su obra. Claro está, hasta la siguiente que nos escriba, que seguro que sigue superándose de manera inexplicable.

La buena reputación nos narra la historia de una familia a lo largo de tres generaciones y de manera cronológica. Samuel y Mercedes, los abuelos enamorados a la antigua, viviendo en Melilla y por los que transcurren los años del Protectorado español en Marruecos; Miriam y Sara, sus dos hijas cuyas infancias transcurren en África, aunque su madurez se traslada a la península; y los nietos de ellas, sobre todo centrados en los de Miriam, Daniel y Elías, que son los encargados de “soportar” la herencia de los abuelos, y con los que se acaba esta saga.

El último mes de su vida fue el de las despedidas. Pero, en apariencia, doña Mercedes estaba bien de salud, y ninguna de las personas a las que hizo ir a su casa sospecharía hasta después de su muerte la verdadera razón. Las iba llamando de un día para otro y con excusas más que convincentes. A Daniel, el mayor de sus cinco nietos, le dijo que el motor del Dodge Dart había empezado a hacer ruidos raros y que prefería que fuera él (y no la inútil de Felisa, le faltó decir) quien hablara con el hombre del taller. (p. 7)

La escritura de La buena reputación es excelente. No solamente nos demuestra una gran maestría a la hora de confeccionar una obra de más de 600 páginas y que no decae en ninguna de ellas con una narrativa sencilla y depurada, sino que los hechos, sin necesidad de recurrir a truculencias y mcguffins, nos tienen atrapados hasta acabar la obra. La descripción a través de los personajes de las ciudades es algo muy a tener en cuenta a la hora de abordar la novela. Comienza con una romántica Melilla, unos treinta años después de la repartición de Marruecos en los dos protectorados, francés y español en los años 20. En esta ciudad transcurre la primera parte de la novela que lleva el nombre del abuelo, Samuel, de origen judío y que, concienciado de su raza a pesar de estar casado con una católica, emplea sus mayores esfuerzos en trasladar a judíos en diáspora por el norte de África para reconducirlos a Israel. La obra se traslada poco después a Málaga, en la que transcurre la parte llamada como la abuela, Mercedes, para después saltar a Zaragoza, Barcelona, otra vez Málaga y vuelta al origen, Melilla, para poner punto final a esta obra de clara redondez. Cíclica en el aspecto geográfico ya que a la hora de los aconteceres de sus personajes, y debido a las educaciones que reciben de los respectivos padres, la dispersión y desaparición de la familia es algo que se intuye según se va avanzando en la lectura.

Pensaba Miriam que el amor estaba unido a la belleza: o nos enamoramos de lo que nos parece hermoso o aquello que amamos nos lo acaba pareciendo. (p. 335)

Pero si algo hay que comentar sobre esta obra -y que no estropee su lectura al avanzar aspectos que van surgiendo a través de las páginas- es el absoluto dominio a la hora de describir a sus personajes. La buena reputación es una obra coral con una soberbia descripción de caracteres en la cual los sentimientos son escrupulosamente detallados como si de una obra de la literatura rusa se tratase. Pero la obra va mucho más allá por el trabajo de campo del autor. El sabio manejo de contexturización de la obra, bien por las músicas de moda a los largo de esos casi cuarenta años, así como los avances de tecnología, ya sea a través de los modelos de coches o de telefonía, los programas de radio o televisión, nos hacen ver el gran trabajo que lleva confeccionar esta novela. Y ello sin contar los hechos históricos, interesantes y algunos prácticamente desconocidos, como es el caso de los judíos expulsados de la península pero no del protectorado, y que buscan el paso a su tierra prometida. Y comentaré además algo que me ha procurado ralentizar la lectura hasta extremos de relax y sosiego: la lectura de las cartas (a partir de la pag. 250) que cruzan abuela e hija durante la parte central de la obra y que nos provoca una dulce añoranza de los tiempos de correspondencia epistolar. Esta es una novela sobre la que se podría estar hablando horas y horas pero de la que no daré más datos para dejar al lector la grata sorpresa de ir descubriendo poco a poco a cada uno de los personajes y sus existencias tan dispares. Un retrato irrepetible de la España de mitad de siglo XX y un trabajo de intrahistoria de exquisita calidad.

Ignacio Martínez de Pisón nació en Zaragoza en 1960 y reside en Barcelona desde 1982. Es autor de una docena de libros, entre los que destacan la colección de cuentos El fin de los buenos tiempos (1994), las novelas Carreteras secundarias (1996), María bonita(2001) y El tiempo de las mujeres (2003), y el ensayo Enterrar a los muertos (Seix Barral, 2005), que obtuvo los premios Rodolfo Walsh y Dulce Chacón y fue unánimemente elogiado por la crítica en varios países europeos.

La buena reputación es una soberbia obra que refleja la sociedad española de posguerra hasta la llegada de la democracia a través de una saga familiar, una de las mejores novelas del año y que nadie debería dejar de leer.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

Una respuesta hasta ahora.

  1. Rosa dice:

    A mí también me ha gustado. Se lee con mucha facilidad y los sentimientos de los personajes fluctuantes y nunca rígidos hacen pensar en la realidad.
    Desde luego muy bien estructurada y escrita pero le tengo que poner un pero al final de Ismael y al de Daniel. Me
    parecen poco elaborados.