El rincón de Javier

Libros y algo de Jazz

El obispo de Alcalá y la librería de Javier

Publicado por Javier El 05/10/2014 a las 6:45 7 Comentarios

Después de unas conversaciones con ciertos distribuidores y agentes comerciales que me visitan en la librería me veo obligado a hacer ciertas puntualizaciones.
La librería de Javier no ha tenido, ni tiene, ni tendrá que ver nada con el señor obispo de Alcalá ni con sus declaraciones. Está claro que la imagen de mi ciudad se ve bastante vapuleada por los comentarios del señor obispo sobre las libertades de las mujeres, gays o cualquier otro asunto que no es, desde luego, de su incumbencia. Alcalá es una ciudad abierta y bella, con gran cultura, una universidad y con otros entes que luchan por crear un entorno social y cultural de libertades muy destacado. Para ello no contribuye, en ninguna manera, las declaraciones de nuestro señor obispo, bien sea en las incendiarias homilías a sus feligreses -y después se queja la iglesia de la falta de público en los oficios…- o en los medios que dan cobertura a sus palabras.
Cuando el otro día hice un pedido de libros a una editorial de Barcelona, el chico que me cogió el teléfono, al decirle la ciudad desde la cual le llamaba, me comentó:
—¿Alcalá de Henares, la del obispo ese?
Sí, le respondí, la del obispo ese. Hasta el moño me tiene el obispo ese. Y es que mi ciudad ya no aparece en internet por ser la cuna de las tres culturas, ni por ser el lugar de nacimiento de Cervantes, ni por su universidad, ni siquiera por el título de Patrimonio de la Humanidad. No. Aparece en las primeras páginas de los buscadores por los exabruptos de nuestro señor obispo, en su peculiar cruzada contra los derechos de los gays (¡cómo si en su comandita no los hubiera a puñados!) o comparando a las mujeres que luchan por sus derechos con los trenes que iban a los campos de exterminio. Pienso que esas palabras en un estado verdaderamente laico, en Alemania por poner un ejemplo, le hubieran llevado sin remisión a la cárcel. Pero aquí no. En esta España de pandereta y chorizos, y no sólo me refiero a los de las famosas tapas alcalaínas que con su olor dan carácter a la ciudad en los múltiples eventos que organiza el ayuntamiento para potenciar los bares de la ciudad, como digo en esta España depauperada de nuestros días, además, y por si fuera poco, ensalzan a esta criatura de Dios. ¡Con las ganas que tiene nuestro señor obispo de ser trending topic en los medios! Como si fuera secretario del PSOE o de Podemos. Pues bien, que quede bien claro y de una vez por todas, mi persona no tiene nada que ver con el señor obispo de mi ciudad. Los doscientos metros que separan nuestros hogares, mi humilde apartamento de su lujoso palacio, para ser más exactos, son miles de años luz en pensamiento, palabra y obra. Por lo tanto, cuando cualquier editor, escritor, representante, distribuidor, traductor, agente literario o amigo que sea se dirija a mí para apostillar sobre la ciudad en la que vivo, le ruego que lo haga como la ciudad en la que nació Cervantes o la de la universidad de Cisneros, nunca por el personaje acaparador de los medios y que vive como un marajá decimonónico trasnochado en su arzobispado.
¡Ea! ¡Ya está dicho!


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

7 respuestas hasta ahora.

  1. kike dice:

    Eso eso deja las cosas claras que con estos elementos…

  2. Damián dice:

    La paja en el ojo ajeno y no ve la viga en el suyo. La iglesia, el reducto de los gays que no salen del armario, y el obispo con esas! Papanatas.

  3. Marga dice:

    Estos elementos deberían quedarse en la sacristía y con la boca callada. Bien que les alimentamos con el dinero de todos para que encima nos quieran llevar a la edad media.

  4. PEDRO dice:

    ES UNA PENA QUE SE CONOZCA A ALCALA POR ESTE TIPO DE GENTUZA QUE VIVE DEL CUENTO Y QUE EN VEZ DE AYUDAR A LA GENTE SOLO LES CAUSA PROBLEMAS. YA LE TENÍAN QUE HABER ECHADO HACE TIEMPO

  5. Inmaculada G. dice:

    Este señor es una lacra para la ciudad y el que se conozca en la prensa a la ciudad por las tremendas palabras de este señor es algo que no favorece en nada a Alcalá. Esperemos que le manden a Roma o a otro lado lejos de aquí.

  6. Alberto López dice:

    Estimado Javier:

    Sólo expresarte la profunda tristeza de que en el seno de la Iglesia haya personas que piensen que los gays sois un problema, una enfermedad, o como quieran llamarlo…es absolutamente lamentable y creéme que un baldón para quienes como yo, tenemos una gran fe en Dios y vemos a la Iglesia como nuestra casa, un lugar de encuentro con el otro, un lugar donde compartir nuestros miedos, nuestros anhelos, nuestras esperanzas, nuestros fracasos, donde sentir que hay Alguien que no se olvida de nosotros y nos acompaña en nuestros buenos y malos momentos.
    Y digo yo, ¿qué más dará con quién se acueste o se deje de acostar una persona, si se siente atraído por una persona del mismo sexo o del contrario? Lo importante, en la Iglesia y en todas partes, es ser recto, buena persona, o al menos intentarlo y cuando uno yerra (que es lo normal) tener el valor de pedir perdón. No sabes cómo lamento declaraciones como estas del obispo o similares, porque alejan de la Iglesia a personas que para mí, son tan Hijos de Dios como el más heterosexual de los obispos.
    Quizá a veces debamos decir, también sobre nuestros Obispos, aquello de «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Y es evidente que por desgracia, a veces, quienes más debieran esforzarse en el amor al prójimo, en comprender a la persona desprovista de prejuicios sobre su orientación sexual, no lo hacen. Para tristeza de quienes componemos una Iglesia que es de todos, también de quienes como tú, cometen el «delito» de poner en práctica el más bello de los sentimientos, el amor, con la persona que eligen.

    Un abrazo.


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • Disbook Libros
  • Éride ediciones
  • Duomo Editorial
  • Almuzara editorial