El rincón de Javier

Libros y algo de Jazz

Es corriente ver cómo la cocina interviene de manera fehaciente en obras de literatura. Por lo general en los países del Mediterráneo la cocina es parte fundamental de su cultura, y siempre está presente en su literatura. Pero hay otro país asiático que da tremenda importancia a este hecho: India. Y allí es donde comienza Un viaje de diez metros, bella y tierna novela del autor norteamericano Richard C. Morais que vuelve a ponerse de moda tras el estreno de la película producida por Steven Spilberg. Recomiendo encarecidamente leer la obra en papel que contiene muchos ingredientes que se pierden en su paso a la gran pantalla. Y esta es la crítica que hice hace ya unos meses.

Un viaje de diez metros
Richard G. Morais (Seix Barral)
Título original: The hundred-foot journey
Traducción de Francisco Lacruz
282 Páginas – 18 €

Lo que sí recuerdo es que el restaurante donde comimos estaba lleno de humo y tenía paneles oscuros, y en la barra de zinc había un par de lugareños inclinados con aspecto de malhumor sobre ballons de vino. Recuerdo que el lugar olía a madera podrida y pastís derramado, y escogimos una mesa al fondo, bajo un espejo manchado. Un joven aburrido, con un Gitane que colgaba de los labios, apareció y tomó nuestro pedido, mientras una mujer mayor con una sucia bata entraba y salía de la cocina en la parte de atrás arrastrando los pies. (p. 203)

Richard G. Morris ha conseguido con ésta, su primera novela, quizás la más bella y detallista obra sobre la vida de un cocinero de alta gama a la vez que un suculento -y no hay calificativo que mejor lo defina- paseo por las cartas más cotizadas del momento.

Hassan, de la familia de los Haji, cocineros en su India natal, se ve obligado a exiliarse junto a toda su familia a consecuencia de un luctuoso atentado contra su familia en el que fallece su querida madre. Él, que lleva dentro la estirpe de los verdaderos chefs de cocina, viajará a Londres y, a través de varios países de Europa, hasta establecerse en un pequeño pueblo francés cercano a los Alpes. La casualidad le hará encontrarse con una afamada cocinera ganadora de dos estrellas Michelín, que le adentrará en los secretos de la verdadera cocina francesa.

Un viaje de diez metros, que hace alusión a la distancia entre los dos restaurantes que regentan su familia y madame Mallory, una verdadera creadora culinaria francesa, es la longitud que separa a un cocinero con olfato de un verdadero conocedor de los grandes secretos de la gran cocina (p. 191). Pero la novela va mucho más allá de ser una sencilla novela de superación y nos da las claves para entender el exquisito mundo de la gran cocina francesa y mundial. Comienza la obra con un colorido paisaje indio, afincado en Bombay, en el que el nace y se cría nuestro protagonista, junto a unos familiares que saben ganar un buen dinero a costa de negocios alrededor de aspectos culinarios. A raíz de un terrible suceso, venden unos terrenos a muy buen precio y se pueden ir a vivir lejos, a Londres, en donde pasarán dos años sin lograr un cierto futuro, hasta que el padre de Hassan ve que el destino está fuera de esa ciudad. Recorren Europa en una parte de novela muy de «carretera» hasta que llega el relax en el bello pueblo de Lumiére, donde se establecen y crean un restaurante indio rompiendo la calma del lugar. Esta primera parte de la obra es un continuo contraste entre dos tipos de cultura, la india y la refinada occidental. Los detalles de la vida de ellos, así como de la preparación de los platos, dan pie a enfrentamientos y anécdotas de todo tipo y que tienen su cénit en la cena en la que la refinada madame Mallory acude al restaurante indio, opuesto al suyo, para degustar sus especialidades. Hasta entonces el texto es un colorista viaje a través de personajes curiosos y condimentos y especialidades exóticas de la India. La segunda parte de la obra nos revela el encumbramiento de un gran chef que quiere llegar a lo más alto, aunque con una ética irreprochable por delante. Es entonces cuando la obra viaja al París de los grandes maestros de la cocina francesa entre los cuales discurre la obra, bien relatándonos aspectos culinarios y exquisiteces de ciertos platos o a través de las economías tan frágiles como pueden ser las de los grandes restaurantes de varias estrellas Michelin.

Para los que no poseemos gran bagaje culinario referido a restaurantes de gran altura es una oportunidad innegable el poder leer esta obra que nos lleva de la mano por varios cocinas de alta reputación y nos hace, casi, paladear los platos que allí se preparan gracias a las soberbias descripciones que hace de ellos el autor. Pero no sólo describe los platos, sino la trastienda de los restaurantes en las que se preparan dichas finuras. Y es que a la documentación en la que se ha basado el autor para recrear esos ambientes, pocos podemos acceder a ella. Desde detalles del más antiguo de los libros de cocina, De Re Coquinaria, de Apicus, (p. 98) hasta los más modernos procedimientos, son descritos en la obra sin pérdida de detalle. Incluso hay una velada crítica al foie francés (p. 178) en el que se nos desvela la crudeza en la alimentación de los animales para obtener ese preciado tesoro. Hay enfrentamientos de personajes, claves a la hora de componer dicha trama, basados en los diferentes comportamientos por motivos culturales, ya sea entre indios y franceses, o por motivos de concepción de las diferentes cocinas, la tradicional y la de creación contemporánea. Y todo ello sin perder de vista aspectos muy interesantes y que nos abren los ojos acerca de las grandes cuentas que manejan estos restaurantes de primera y que, a veces, una estrella de más, es la perdición del local, no pudiendo compatibilizar los gastos con las ganancias. Y todo ello sin perder en ningún momento la fantástica línea narrativa de la novela, que es muy amena, deliciosamente colorista y original. Hay un interesante epílogo a esta novela en el que, entre los agradecimientos, figura uno muy especial al público lector de la obra, algo extraño en un primer texto, lo cual es muy de agradecer.

Una fantástica novela sobre cocinas y fogones y que está a la altura de la deliciosa «Manjar de amor». Nos hará disfrutar conociendo restaurantes y platos con los que sólo podemos soñar. De lectura obligatoria para cocineros y para amantes de lo exquisito y no tanto.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • Disbook Libros
  • Éride ediciones
  • Viajes Arán
  • Reviews of the best cheap web hosting providers at WebHostingRating.com.