El rincón de Javier

Libros y algo de Jazz

Yo, por el pequeño Nicolás, ma-to.

Publicado por Javier El 26/10/2014 a las 6:45 3 Comentarios

No entiendo a la gente. Tan pronto le da por encumbrar a ciertos personajes como a tirarlos por los suelos y masacrarlos sin cesar. Ocurrió con Belén Esteban, la gran escritora y musa de los barrios bajos, como asimismo con la librepensadora Mariló Montero, a la cual, por envidias, porque de otra manera no lo puedo concebir, han ido a por ella a causa de sus pensamientos y filosofía de vida. Unas personajes a las que tendríamos que tener en una hornacina en nuestras casas y que ahora, en estos turbios tiempos en los que no hay líder a quien seguir, si exceptuamos a Pablo Iglesias y su club de fans a muerte, tipo Justin Bieber, o a Ana Obregón y sus compras de equipos anti ébola a través de e-Bay, son más necesarios que nunca. Pues bien, acaba de surgir otro personaje al cual critican sin cesar y al que creo que todos deberíamos un gran respeto y admiración, el pequeño Nicolás. Es un personaje que me ha enseñado muchas cosas de las que hoy sé, que me ha hecho ver la vida de otra manera y que ha sido clave para mi evolución como persona humana -tal como se expresan en los varios Sálvames- y en mi trayectoria como librero ad hoc. Esta expresión la empleo porque me sale de las narices y me lo permite la RAE, la cual uso en la segunda acepción allí mencionada. Bueno, pues volviendo al tema al cual me quiero referir, el pequeño Nicolás es un personaje al que acudo cuando me siento perdido y no encuentro una salida en algún momento de mi monótona vida. No es difícil acceder a él, ya que se suele encontrar en muchos sitios y es muy asequible en sus varias presentaciones. A mí me ha hecho ver la vida de otro color. Lo recuerdo en muchas ocasiones, sobre todo en los encuentros en el colegio. No se me borrará la imagen de él cuando estaba dos sitios más allá de la maestra en esa foto del curso que tengo grabada en la memoria, con su cara inocente de no haber roto nunca un plato. Pero sus increíbles aventuras, bien con su familia o con sus compañeros, son algo a lo que acudiré en muchas ocasiones. Para mí fue un placer encontrarme de casualidad con el pequeño Nicolás, sin esperar nada de él y sin embargo ofreciéndome todo su cariño y amistad. El pequeño Nicolás, he de decirlo y bien alto, ha marcado mi vida, como a otros les ha marcado Hombres y Mujeres y viceversa o cualquier otro espacio cultural que se precie. Por eso, Nicolás, en estos momentos en que te ves tan vapuleado por todo tipo de energúmenos, yo elevo mi espada en tu defensa. Fuiste el mejor y lo seguirás siendo. Nunca te abandonaré, mi querido pequeño Nicolas. Ni tampoco a vosotros, Gosciny y Sempé, sus creadores.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

3 respuestas hasta ahora.

  1. MaryCarmen dice:

    Ay! Mi querido Javier, en este soleado domingo de otoño (sin tener ni un solo rato muerto, lo que me obliga a no participar en tu concurso), después de leer tu artículo, me veo hundida en la miseria porque yo no fui una de las afortunadas compañeras de el pequeño Nicolás. Una que se crió con Tartarín de Tarascón, Marianela, Mujercitas y Hombrecitos, sufre ahora en silencio esta carencia. Y no hay cremas ni pastillas que anulen este efecto. Así es que aquí me tienes corroída por la envidia y buscando entre mis contactos de Facebook, whatsapp y otros mundos virtuales, algún conocido por el que pueda decir “ma-to”

  2. Javier dice:

    Querida MaryCarmen:

    Nunca es tarde si la dicha es buena. Todos los libros de «El pequeño Nicolás» están a la venta en Alfaguara y a muy buen precio. Y te digo que no hay límite de edad para disfrutar de ellos. Han sido siempre obras que han figurado en mi biblioteca y en mi librería. Te animo a que los leas.

    Un cordial saludo.

    Javier


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • Disbook Libros
  • Éride ediciones
  • Duomo Editorial
  • Almuzara editorial