La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

salvame de books libreria javier club lectura alcala henaresSe veía venir. La adaptación de grandes novelas es lo que tiene. O está el autor tras y frente a la producción y con el hacha en la mano o el producto sale por donde menos se espera. Y eso es lo que le ha ocurrido a don Arturo Pérez-Reverte. ¡Qué se puede esperar de un producto de la cadena amiga! Lo cierto es que ya estaban los gerifaltes de sobreaviso, volviendo a grabar episodios a todo trapo por el resultado pésimo de lo obtenido. La famosa serie, estrenada a bombo y platillo, se ha precipitado a las cotas más bajas de pantalla ya en su segundo capítulo, por debajo de las cutreces del día. Lógico. Cuando se escatima en lo importante, se rueda en parajes baratos y no hay un serio control de diálogos, fondo histórico y demás, lo lógico es que salga un batiburrillo de aquí te espero. Y es que lo que se recomienda en estos casos es la norma de Woody Allen: Toma el dinero y corre. ¿Has cobrado tu buen dinerillo de los productores para convertirla en serie o en película para la gran pantalla? ¡Pues qué más quieres! Toma el dinero y corre, y olvídate de todo lo demás. El exabrupto será para la productora, el guionista o la cadena, nunca para el escritor. Y casos como este hay a montones. Que se lo digan a Nacho del Valle con Silencio en la nieve. Cuando vendió su novela Tiempos de emperadores extraños se desentendió de todo lo demás. No sé si tuvo el escritor un control sobre lo que se rodaba, pero a juzgar por el bodrio que pudimos ver en el cine que la proyectó… La película duró en cartelera diez días y de ella nunca más se supo y la adaptación era para estudio en la escuela de cinematografía sobre errores garrafales a tener en cuenta. Esperpénticos decorados que cantaban a tutiplén, actores sobreactuados y otros inadaptados, efectos especiales de pacotilla y errores de bulto, como armamento fuera de fecha, lío en las condecoraciones de los militares o una tanqueta reiterativa a más no poder que, para que pareciera diferente durante la trama, unas veces iba de izquierdas a derechas y otras de derechas a izquierdas. De risión total, lo juro. Y eso sin contar con que en la estepa siberiana a bastantes grados bajo cero los animales y personas echaban vaho según el plano de rodaje que le tocara. Vamos, una mierda como un pino. Pero a lo que iba, el astuto escritor se embolsó su dinerito y si te he visto ni me acuerdo. Y don Arturo tenía que estar ya avisado después de las dos barbaries que fueron su Cachito y su Club Dumas, dirigido nada más y nada menos que por Polanski (y que creo que lo tiene tachado de su filmografía por higiene mental). Lo dicho, si vendes los derechos atente a las consecuencias. Si no, haz como Gabo, no traficar con aquellas obras a las que tienes un especial cariño, como pasó con su negativa a llevar al cine su memorable Cien años de soledad. Y hablando de adaptaciones hay una máxima que llevo a rajatabla: si te gusta la novela no vayas a ver la película; si la película tiene buena crítica, lee el libro. Hasta el próximo domingo, queridos.

Ignatius Sömmer


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

11 respuestas hasta ahora.

  1. Absolutamente de acuerdo. La norma, (hay excepciones, por ejemplo Laurence de Arabia, o Doctor Zhivago), es que al “trasplantar” un texto del papel al celuloide, haya que hacer tales adaptaciones, que de la obra original no queda más que el género, (en este caso de aventuras) y la sinopsis, (en este caso un ex soldado de los Tercios de Flandes en su vuelta a España), todo lo demás es diferente.

    Si quienes adaptan y dirigen la obra tiene mucha altura, puede que hagan una obra diferente, pero también genial, (y estoy pensando por ejemplo en El nombre de la rosa, donde nada tienen que ver libro y película y ambas son geniaes), pero si quienes heredan la obra no dan la altura necesaria, de poco les va a valer el tesoro heredado,lo dilapidarán sin remedio, (Como por desgracia parece que ha ocurrido en este caso).

  2. Javier dice:

    Yo también estoy de acuerdo con Félix y con Ignatius.
    El ejemplo lo tienes en mi amigo Paul Pen, que se ha desentendido de la producción y los finales alternativos que creen para su paso a la gran pantalla; una vez acabada su colaboración en la confección de los guiones, se desentendió e todo lo demás. Una cosa es el libro y otra la película, las responsabilidades y alabanzas van para el escritor y el director, respectivamente en cada caso.

  3. JULIÁN dice:

    Pero buenooooo!!!!!!!!!
    Va el Arturo y hace un remake tipo DJ del Quijote y todo el mundo le hace la ola cuando es una caca de la vaca. Ahora le tocan su Alatriste y pone el grito en el cielo!!!!!!!!!!
    Pero si de la saga solo merece el primer libro!!!!!!!!!!
    Anda que no lo sabe bien que ha parado de escribir los que le faltaban
    Anda y que le den

  4. JULIÁN dice:

    Ah!!!!!!!!!!!
    Se me olvidaba. Yo también leo Sálvame de Books!!!!!!!!!!
    Me encanta
    Juajuajuajua

  5. Lucía dice:

    jajaja
    ¡Yo también leo Salvame de Books!

  6. MaryCarmen dice:

    Estoy de acuerdo con todas las opiniones aquí expresadas. Reconozco que del capitán Alatriste solo leí el primer libro porque el segundo lo empecé y me aburrió; una no es de espadachines y similares (por eso me cansó Victus) En cuanto a Pérez-Reverte ya sabemos que es un hombre en “perpetuo estado de cabreo”. Forma parte de su naturaleza crear polémicas donde nos las hay. Si fuera la primera adaptación fallida tendría sentido. Así es que si ya cobró que se quede calladito, es más ético y saludable.
    Ah! Y yo también leo Sálvame de Books! ¡Me relaja un montón! jejeje

  7. Perico dice:

    hace años que dejó de interesarme Pérez reverte. Sus tramas mal desarrolladas y llenas de personajes superfluos me cabrean un montón. Y no es capaz de acabarlas como dios manda. No me interesan ni sus libros ni sus adaptaciones.
    Pa él.

  8. Mari Jose dice:

    Amén con todo lo que comentas y sobre todo con la frase final

  9. Moisés Fernández Álvarez dice:

    El desaparecido Jose Luis Borau, grandísimo cineasta y uno de los hombres que más a sabido de cine en este pais, siempre separo esto muy bien. Una cosa son los libro y otra las peliculas. De grandes novelas podemos tener malisimas peliculas o peliculas estraordinarias, son marcos distintos, materializar la puesta en escena implica hacerlo o no a la altura de la novela que adapta, como bien dice Felix.

    En el caso de Arturo Pérez-Reverte vendio su novela a la cadena, no siguio el producto implicandose porque no le interesaria, la cadena hizo un trabajo pésimo y luego por lo que he leido Arturo Pérez-Reverte ha ido matizando el desproposito.

    He visto un poco la serie y es una mierda, no esta trabaja, no se preocuparon por hacer un buen trabajo. A diferencia pienso de lo que ha pasado con Maria Dueñas y la adaptación de su Tiempo entre costuras. Magnifica serie, bien producida, buena elección de actores, busqueda magnifica de las localizaciones. Maria Dueñas se implico la cadena tambien y sacarón un buen trabajo.

  10. Iván dice:

    Cuando sale un “nuevo” Pérez Reverte siempre tengo la misma ilusión literaria: que haya vuelto el escritor y se haya diluido el personaje…
    La lástima es que el escritor hace muchos libros que desapareció fagocitado por el personaje.


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Funambulista
  • Nórdica
  • Periférica