La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: El año que duró dos segundos

Publicado por Javier El 07/02/2015 a las 7:45 2 Comentarios

ano duro dos segundos rachel joyce librería javier
El año que duró dos segundos
Rachel Joyce
Título original: Perfect
Traducción de Rita da Costa
Salamandra Editorial
350 Páginas – 19 €

Rachel Joyce se dio a conocer mundialmente con su primera novela “El insólito peregrinaje de Harold Fry”. Esta excepcional obra, de perfecta escritura y cautivadora trama, fue un éxito de ventas indiscutible y llegó a millones de lectores en todo el mundo. Su nueva obra, tres años después, era esperada como agua de mayo. Y ya está aquí. El título de esta novela en su país de origen es Perfect, aunque en España han referido llamarla El año que duró dos segundos, algo más explicativo de la trama y menos elíptico.

Bryan iba al lado de su madre, con la sensación de que las piernas le fallarían un momento a otro. Se sentía como un vaso que contenía demasiada agua, que se derramaría sin remedio si se apresuraba o detenía bruscamente. No lo entendía. No entendía cómo podían seguir yendo hacia la escuela. No entendía cómo todo podía seguir igual que antes. Era una mañana como otra cualquiera, pero distinta a las demás. El tiempo se había escindido y todo había cambiado. (p. 31)

Todo ocurrió en una mañana como otra cualquiera, pero a partir de ese instante, un instante que duró dos segundos, nada en sus vidas fue igual. Diana llevaba a sus hijos al colegio. La ruta habitual estaba colapsada, por lo que prefirió ir a través de una carretera que atravesaba un barrio poco recomendado. Bryan tenía en la cabeza una idea que le rondaba desde hace tiempo: en Inglaterra atrasarían los relojes dos segundos ese año, y él se preguntaba cuándo sería y qué harían con ellos, los dos segundos de más en sus vidas. Y fue en ese momento, cuando miró el reloj y vio que el segundero iba hacia atrás, cuando sorprendió a su madre que iba conduciendo, para comentárselo. Y en ese mismo instante, ella dio un volantazo asustada y, siempre según Bryan, atropelló a una niña que justamente cruzaba con una bicicleta roja. Y ya nada fue igual.

Bajo esta sencilla premisa, Rachel Joyce desarrolla una bella novela muy al estilo de su anterior obra. Esta vez no hay itinerario físico, los personajes no se desplazan a través de Inglaterra saliéndoles al paso mil y una aventuras y vivencias. Esta vez la acción transcurre prácticamente en la casa en la que Diana vive con sus dos hijos, y en la que recibe en los fines de semana a un marido ausente, muy atareado en la gran ciudad a causa de los negocios. El quid del cambio de sus vidas es ese espacio de tiempo de dos segundos en el cual el niño cree ver ese atropello, del que no es consciente en ningún momento la madre. Como tal hecho no sale en radio ni en los periódicos locales, Bryan duda de su veracidad, pero insiste de tal manera a su madre que, al final, ella busca a esa niña y a sus padres, para pedirles disculpas. Y aquí empieza el martirio e infierno de nuestra protagonista, siendo la víctima de los sobornos y tejemanejes de una mujer sin escrúpulos que sacará a la pobre mujer todo lo posible utilizando la figura de su niña “herida e inválida” a consecuencia de ese percance.

La novela tiene una escritura muy inglesa, como la anterior obra, en la que la autora nos pormenoriza cualquier detalle de los personajes, bien sea en sus aspectos psicológicos o en los físicos. Y ese mismo detalle lo conserva la novelista a la hora de describirnos el entorno de la casa o del entorno en el que viven. Pero la verdadera estructura de la obra reposa en la alternancia de historias a las que nos somete. Por un lado el origen de todo ello, que reposa en Diana, Bryan y su hermana, la figura de Beverly -la oscura vecina, y su hija herida, junto a otro personaje bastante importante-, y James, amigo del hijo. Por otro lado tenemos la historia de Jim, un enfermo psiquiátrico dado de alta en el hospital y que trabaja en labores sencillas en un restaurante cercano a un hipermercado y que vive en una autocaravana. Desde un primer momento sabemos que estas dos ramas narrativas han de confluir, pero nunca lo imaginaríamos que ocurriera de la manera en la que lo construye la escritora. Una gran obra de introspección de personajes en la que nos habla de soledad, la gran soledad que se abate sobre todos los personajes del libro, y de la sencilla forma en la que podemos caer en una esquizofrenia sin vuelta atrás. La gran maestría de la narradora para introducirnos lentamente, muy lentamente en la piel de los personajes, nos hace apreciar su origen artístico, como escritora y directora teatral. Y es que aquellos que hayan devorado su anterior obra, no esperen otra con la misma rapidez y variedad de situaciones; esta nueva gran novela de Rachel Joyce es un texto más volcado en la indagación de las personalidades de cada uno de los personajes y en su devenir a consecuencia de algo intangible. La meticulosidad con la que nos narra los rituales de Jim, la vegetación de las praderas o le dejadez de hábitos de Diana nos hace apreciar la grandiosidad de una escritora de raza. A reseñar el homenaje a la teatral “Shirley Valentine” en la figura de Jim hablando con el menaje de cocina o a Raymond Carver, y su Vidas cruzadas, en el desarrollo de una tragedia a partir de un insignificante evento. Una novela a recordar.

Rachel Joyce fue durante años una reconocida actriz de teatro y televisión, con papeles protagonistas en la Royal Shakespeare Company, el Royal National Theatre, la Royal Court y el Cheek by Jowl, antes de dedicarse a la escritura. Es autora de más de veinte obras dramáticas para Radio 4, la prestigiosa emisora de la BBC, y responsable de adaptaciones de grandes obras para Classic Series y Woman’s Hour. En 2007 ganó el Premio Tinniswood a la Mejor Obra de Teatro para Radio. Su primera novela, El insólito peregrinaje de Harold Fry, se convirtió en un impresionante éxito en los casi treinta países donde se ha publicado. Fue finalista del Commonwealth Book Prize y del Man Broker Prize. El año que duró dos segundos es su segunda novela. Vive en Gloucestershire con su marido y sus cuatro hijos.

Bella, trágica y desasosegadora, El año que duró dos segundos es una obra maestra de la literatura y una magnífica novela que nadie debería perderse.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

2 respuestas hasta ahora.

  1. ari dice:

    EL personaje principal se llama Byron, no Bryan
    Beverly no es vecina, no viven en el mismo barrio
    Imprecisiones aparte, se trata de una buena novela


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Funambulista
  • Nórdica
  • Periférica