La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: En las montañas de Holanda

Publicado por Javier El 23/10/2009 a las 7:14 Añadir comentario

En las montañas de HolandaCees Nooteboom (Editorial Siruela)
Traducción de Felip Lorda i Alaiz
Prólogo de Alberto Manguel
154 Páginas – 16,90 €

Érase una vez un tiempo, que, a decir de algunos, todavía perdura. En ese tiempo, Holanda era mucho más extensa que ahora. No falta quien lo niega, pero también hay quien asegura que, si bien dicho tiempo ha existido, es ya cosa pasada. Si eso es cierto, lo ignoro.

Este es el comienzo de la obra de Nooteboom. Pero, ¿es que nos va a vender un cuento de hadas en estos tiempos? Pues sí. Pero, y eso hay que remarcarlo, lo más importante es la forma, el envoltorio. Para que nos entendamos: sus divagaciones. Esta es la gran novela que nos puede vender un malabarista de las Letras. En sus manos tiene una pelota que es su historia, en este caso, una revisión actualizada de “La Reina de las Nieves” de Andersen; otra pelota puede ser el juego de las palabras, su habilidad para trasladar palabras de un idioma a otro y contarnos los sentimientos que se ganan y se pierden con esa mudanza etimológica; y una tercera bola sería su mundo de elucubraciones, una serie de desvaríos deliciosos y adictivos que nos deja ver el gran bagaje cultural que tiene este personaje de feria que es nuestro escritor (con todo el cariño y admiración de alguien que le envidia soberanamente)

¡Ah! ¿De qué va el libro? Pues verás. Es la historia de dos chicos, muy guapos y excelentes personas que se aman como si de un solo cuerpo se tratara. A raíz de cierta crisis en el país, Holanda en una época inencontrable, deciden, a instancias de un empresario artístico que les representa, que bajen a la parte sureña del país, que atraviesen las montañas y desfiladeros y traten de buscar su vida en teatros en el sudeste de los Países Bajos. Se internan en esta aventura y ya, antes de su primera actuación, tienen un grave percance. Y más o menos ese es el co mienzo de la trama.

El percance también lo sufre el lector, porque la forma narrativa que emplea nuestro querido Cees es la de escritor que escribe que otro escritor escribe… Y ese alter ego de nuestro autor nos narra con gran maestría sus devaneos de cabeza mientras redacta el cuento de marras y está sentado en un pupitre, en plena canícula estival, en Zaragoza, recordando el instituto de su infancia. Por la mente del escritor aparecen todos los monstruos que le vienen a bien y nos deleita con paseos por carreteras terciarias de Zaragoza –en contraposición con esa Holanda que no somos capaces de encontrar en atlas histórico alguno-, nos deja que pensemos junto a él en cuestiones filosóficas y de religión –a resaltar ese impresionante capítulo 18 en el que cuestiona hasta ¡el nudismo de las playas!-, nos engaña contándonos hechos transcurridos en 1993 cuando la novela data de 1984… ¡Ah! Y el cuento…. Una narración para niños con algo de sexo y violencia en unos parajes de ficción pero que no lo son tanto. De hecho todos los países tienen un sur despiadado como el que cuenta y un norte tranquilo, culto y aburrido como el del relato. Pero eso es lo de menos.

­Cees Nooteboom es uno de los mayores y más originales escritores holandeses. Vive en constante nomadismo entre Holanda, España y Alemania. Traductor de poesía española, catalana, francesa, alemana; de teatro americano; autor de novelas, poesía, ensayos y libros de viaje, es un escritor preocupado por el europeísmo y el nacionalismo. ?Ha obtenido, entre otros, el Premio Bordewijk y el Premio Pegasus de Literatura, así como la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid. En Francia ha sido nombrado Caballero de la Legión de Honor.?Allerzielen, El día de todas las almas (Siruela, 2000), es su obra más ambiciosa hasta ahora y su novela El desvío a Santiago (Siruela, 1993), es un buen ejemplo de su amor por España.

El libro es un paseo por el bosque de las palabras y las montañas de las elucubraciones. Es el salir de compras por una gran avenida e ir perdiéndonos por callejuelas adyacentes, quizás mucho más angostas y sucias, pero mucho más atrayentes y variadas que la arteria principal, volviendo con infinidad de bolsas –reciclables, para ser políticamente correctos- llenas de pensamientos e historias deliciosas. Y eso es el libro. Un hallazgo. A destacar el certero prólogo de Alberto Manguel incluido en la edición española.

Mapa de HolandaP. D. Añado de cosecha propia, y gracias a mi gran amigo Bart, el mapa original que incluye la edición holandesa del libro, algo que nos escatima la editorial española sin saber por qué y que creo que debería de haber incluido en esta obra para ayudar a crearse una idea más certera de la intencionalidad del autor.

Y allí me quedé, feliz y dichoso, por siempre jamás.
(Frase final del libro)


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Éride ediciones
  • Nórdica
  • Periférica