La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

El misterio del inglés nacido en las Navas del Marqués

Publicado por Javier El 28/05/2015 a las 5:45 Un Comentario

percy hopewell libreria javier santa teresa is different 2Queridos contertulios y amigos:

Lo veía venir.

No pensé, a decir verdad, que el descubrimiento de la realidad diera tanto juego. Varios correos, algunos elogiando al autor y su juego de personalidades, y otros comentando lo defraudados que se sintieron al conocer la verdad de todo ello, me han inclinado a que escriba estas líneas.

He de comentaros que, como librero, seguí el juego que había establecido Percy Hopewell a la hora de publicar sus dos libros, en Reino de Cordelia y en Funambulista. Bueno, en sentido estricto debería escribir que quien propuso ese divertimento literario fue el abulense Tomás García Yebra. Este autor propuso un juego a su editorial, la cual aceptó encantada. No se podría «apreciar» de manera objetiva la vida y andanzas de Santa Teresa por pequeños pueblos de Ávila si la obra viniera firmada por un español. Más aún, de un escritor natal de un pueblo de Ávila. Es por ello que, para ese juego de autor/personaje, Tomás eligió a una creación suya de hace cinco años y que causó furor entre sus lectores. Percy Hopewell, inglés de pura cepa criado en Oxford, ayudado por su deliciosa Miss Annie Chapman, fueron los encargados de unas aventuras por España a comienzos del siglo XXI que nos deslumbraron. Y ellos son los protagonistas de este nueva obra de Tomás García Yebra. Pero el autor, para distanciarse más de su creación, puso a su protagonista como autor de la obra. Y así lo vendió a la editorial. Y así lo vendí yo en mi librería, aunque ya sabía de antemano todo este «fraude», al conocer desde hace años al verdadero escritor. La tertulia tuvo mucha expectación ya que se esperaba a un inglés y a su traductor simultáneo. Muchos se divirtieron con la ocurrencia, la mayoría, a unos cuantos descolocó en gran manera y a unos pocos, muy pocos, les enfadó. Una mujer llegó a decir que la obra le había gustado mucho y se la había leído de un tiórn, pero ahora que conocía al verdadero autor su apreciación cambiaba. Los demás no lo entendimos. El autor, tampoco. Una obra literaria, un cuadro o una película te gusta o no, independientemente de la mano que lo ha ejecutado. Eso son prejuicios. Lo cierto es que nos divertimos mucho con la ocurrencia y nos prometió volver, ya que se lo pasó muy bien y firmó incontables libros. Como Percy Hopewell o como Tomás García Yebra. Lo que me ha dado que pensar que para el próximo curso, y para variar un poco en las propuestas, habrá más de una sorpresa. Lo importante es leer y divertirse con las obras. Y si el autor da juego, mejor aún.

Un cordial saludo.

Javier


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

Una respuesta hasta ahora.

  1. Me engañaste a mi también, pero mi afán de saber más de un tipo tan curioso, me llevó al descubrimiento de la verdad. La hemeroteca y Tio Google. son dos enemigo de cualquier misterio, sin embargo pensé que tenías tus motivos para ocultar la trampa y no quise ser el que rompiera la magia.

    Sin embargo, a diferencia de esa lectora, no me sentí ofendido, la oferta me pareció inteligente y simpática. Qué mejor para contemplar una santa de la que ya todos tenemos una idea llena de prejuicios, que colocarse unas gafas que nos distancien de nuestra idea preconcebida y nos permita ver la historia con ojos nuevos, como si hubiéramos dado con la Santa sin proponerlo durante una excursión por Ávila.

    Por otra parte, en mi familia he tenido la posibilidad de convivir con un un flemático inglés, que sin dejar de ser británico 100% toda su vida, se enamoró de España y lo español, hasta el punto de no poder volver a querer vivir en su país el resto de la vida y que disfrutaba de lo nuestro, pero con un distanciamiento que nosotros no podemos tener, pero que gracias a él pudimos sentir también que algo cotidiano, lo viéramos por primera vez.

    No me siento ofendido por el juego de García Yebra, sino al contrario, su biografía es la única que realmente me ha parecido interesante en este cuarto centenario y su personaje, un descubrimiento que debe ser utilizado en más ocasiones.

    A esa lectora que se ha sentido ofendida, solo se me ocurre una forma de desagraviarla, ofrecerla que lea «Entre limones» de Chris Stewarm, un británico, (este si real y con pasaporte ), que sintió el flechazo de España y se quedó a vivir en un punto perdido de las montañas de Andalucia y que como Percy me ha ayudado a entender de una forma deliciosa y como nadie, la esencia del ser del campesino español, (algo que aun siendo de otra región española, tambien me considero en el fondo, o al menos eso fueron todos mis antecesores).

    En cuanto a García Yebra, decir de él, que de los muchos escritores que se han hecho pasar por extranjeros siendo nacionales, es el único que no lo ha hecho para colocarme una novela del Oeste, lo cual es ya en sí uno originalidad. solo añadir una palabra, gracias