La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Los mejores libros de temática gay: Ganas de hablar

Publicado por Javier El 05/07/2019 a las 6:45 Añadir comentario

semana orgullo gay libros tematica desfile libreria javierLibros de temática gay.
Con motivo de los días de la fiesta del Orgullo Gay en España y, en particular, en la Comunidad de Madrid, os quiero recordar ciertas obras que están enclavadas dentro de esta temática.
Son libros de reciente publicación, los cuales se apartan notablemente de los típicos libros romanticones o de polvo va polvo viene, y tienen una gran calidad literaria, sopesando el tema y la escritura.
Todos ellos los podéis encontrar en la librería de Javier y en las mejores librerías.


Ganas de hablar
Eduardo Mendicutti
Tusquets Editores
Colección Andanzas
308 Páginas
18€

De hablar que no me prive nadie, antes tendrían que cortarme la lengua como a las moras les cortan el gatillito del gusto. Pobrecitas.

Ganas de hablar es una obra singular dentro de la bibliografía de Eduardo Mendicutti y aún más dentro de la literatura actual española.

Ganas de hablar nos cuenta en un extenso monólogo la vida y obra de Cigala, manicuro del pueblo de La Algaida al que una parte del ayuntamiento propone para poner su nombre en una calle de la localidad. El problema llega cuando al Cigala se le ocurre elegir la calle; nada menos que la Calle del Silencio. Y la mitad de la población se le echa encima al pensar que la calle está dedicada al Cristo del Silencio. Lo cual es una herejía, al menos para Purita Mansero, concejal del consistorio, y enemiga acérrima del personaje, y le proponen el cambio por otra de la misma Algaida.

La obra de Mendicutti no es de fácil digestión. El tema, que puede levantar susceptibilidades, bastante candente y actual. La narración que está situada en los recientes tiempos, nos pone al día de las libertades alcanzadas y nos refleja las contrariedades de tiempos pasados. La represión, mala prensa y hasta prisión que en otros tiempos era el caldo del colectivo gay, y que en nuestros tiempos se ha asimilado con total normalidad, viene reflejada por este peculiar personaje en toda la extensión de la novela. Desde niño, con la aversión del padre al que repugna, la situación de la madre que viste a Cigala con aparejos de niña, sus inclinaciones profesionales desde su juventud y sus inclasificables amistades y aventuras son narradas en primera persona, proporcionándonos una peculiar y anecdótica biografía de una “reinona” en tiempos del franquismo. Su presente, cuidando de su casi tetrapléjica hermana Antonia, ayudado por el travesti Fallon, son el contrapunto amargo de la existencia de este peculiar personaje que exige visibilidad y respeto en el ocaso de su vida.

Una herejía, eso ha dicho Purita Mansero. Así le entre un dolor que le deje leporinos los labios de la vagoneta. Cuando le pique, nada de echarse un pellizco de cremita, como la del anuncio, tendrá que echarse una aceitera del tamaño de un camión cisterna. ¿Vaginesil? Aceite de engrasar turbinas tendrán que echarle a esa con una manguera cuando le dé la piquina en el verigüé.

Pero si hay un detalle que distingue a esta obra de la mayoría de las del autor e, indiscutiblemente, de la literatura de nuestros días, es el uso del particular lenguaje que emplea. Eduardo Mendicutti nos obsequia con un repertorio de expresiones autóctonas gaditanas que, unidas al gracejo gay y particular versión “espanglish” de ciertas palabras, nos hacen recrearnos en un texto rico hasta la saciedad y que, sin embargo, puede causar estragos a mentes clasiconas. La apuesta del escritor es clara desde un principio y el guante está echado. Una novela riquísima en ocurrencias y vocablos y que dotan de vida y color a un relato agridulce en el que se mezclan deseos nunca olvidados con existencias marginales y amargas, y todo ello dentro de un clima de silencio obligado por los tiempos pasados.

Mucha vida tengo yo para contar, eso desde luego. Como tú, corazón. Como cualquiera. Qué cansado estoy. Yo he quedado mañana con alguien. ¿A quién quieres hacerle mañana la Haute Manicure, Cigala? Menos mal que ya lo apunto todo. mañana lo miro. Ahora me dará aprensión pasar por la calle Silencio, pero se me pasará. La calle Silencio seguirá ahí, y siempre habrá criaturas a las que les pegue que haya una calle con ese nombre, así es la vida. Tengo que darle a Antonia el petisuí, tengo que acostarla, antes de que me quede frito. Qué cansado estoy…

Eduardo Mendicutti nació en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) en 1948. En 1972 se trasladó a Madrid, donde obtuvo el título de periodismo y donde vive desde entonces. Ganador de premios como el Café Gijón y Sésamo, ha publicado más de diez obras, todas ellas con gran éxito de crítica y de público, que han sido traducidas a diversos idiomas. Dos de sus novelas, El palomo cojo y Los novios búlgaros, han inspirado sendas películas homónimas dirigidas, respectivamente, por Jaime de Armiñán y Eloy de la Iglesia. En 2002, su novela El ángel descuidado ganó el Premio Andalucía de la Crítica.

Una obra deliciosa y tierna, con un lenguaje muy ocurrente y con la que pasaremos ratos de diversión y nostalgia. Imprescindible.

Bibliografía:

  • El salto del ángel (Premio Ciudad de Alcalá de Henares 1984)
  • El palomo Cojo
  • Los novios búlgaros
  • Fuego de marzo
  • Yo no tengo la culpa de haber nacido tan sexy
  • El beso del cosaco
  • Siete contra Georgia
  • Una mala noche la tiene cualquiera
  • Tiempos mejores
  • Última conversación
  • El ángel descuidado
  • California
  • Ganas de hablar

About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.