La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

chocolate-libreria-javier
Ha dejado de extrañarme el comportamiento de las autoridades en los últimos años en mi querida Alcalá. Cuando la ciudad no tenía esa repercusión cultural que ahora tiene, los garitos de copas y jarana se situaban en las afueras, en lo que se llamaban polígonos. Una decisión política bastante acertada, ya que dejaba lugar para el comercio y la cultura en el centro de la ciudad, en la que estaban unas cuantas cafeterías, y alejaba el botellón y el ruido a los lugares en los que esas actividades molestaban menos. Los políticos de ahora han cambiado de opinión. Se jactan de la gastronomía de la ciudad, cuando pocos son los restaurantes que destacan por su esmerada cocina y servicio. Lo que sí abunda son los bares de caña y tapa de fritanga por algo menos de tres euros, que abarrotan la calle Mayor, dando el aspecto de enjambre de chiringuitos de cutre paseo marítimo de playa del sur. Con lo cual unos y otros están echando a los comercios de calidad a las afueras, exactamente a los centros comerciales en los extrarradios. Lo que conlleva asimismo a que los vecinos, de la misma manera que las tiendas, hagan las maletas y huyan a zonas algo más tranquilas. El resultado de todo ello es la degeneración del centro. Unas calles llenas de basuras a todas horas, con restos de noches de juerga en cada rincón, con olores de orines, vomitonas y excrementos, y degeneración en todo aquello que se nos ha legado desde hace siglos. Esta semana pasada ha abierto otro nuevo bar en el centro de la ciudad. Y próximamente tres comercios, ya cerrados en la misma calle Mayor, se abrirán como bares al uso. Lo que en su tiempo fueron tiendas famosas de regalos se convierten en restaurantes orientales, despachos de abogados pasan a ser baretos de cubos de botellines a seis euros, etc. Todo vale en esta Alcalá venida a menos. Pocas actividades hace el ayuntamiento para potenciar la actividad comercial, aunque bien que promueve todo lo que tenga relación con el alcohol y la grasa, con al menos una feria “gastronómica” al mes. . En fin, son los tiempos que corren, Alcalá Patrimonio de la birra, de la borrachera y de la banalidad.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Funambulista
  • Nórdica
  • Periférica