La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: Derecho Natural

Publicado por Javier El 02/05/2017 a las 6:45 Añadir comentario

derecho natural ignacio martinez pison libreria javier
Derecho natural
Ignacio Martínez de Pisón
Seix Barral
448 Páginas
21 €

Mi padre no siempre se pareció a Demis Roussos. Cuando Demis Roussos ya era Demis Roussos, medio calvo, barbudo, barrigón, envuelto en anchas túnicas con bordados de colores, el escaso pelo alborotado en largas guedejas, mi padre era todavía un hombre espigado, fibroso, con aire de galán y una buena pelambrera, vestido con polos entallados que dejaban asomar el pelo del pecho. (p. 7)

Hace algo más de dos años que moría el famoso cantante griego Demis Roussos. Demis Roussos representó una época de la música y de nuestra vida, referido a los que ya tenemos unos cuantos años. Los mismos que vivimos la Transición y los primeros pasos por la democracia. Eso mismo es lo que nos cuenta en su última novela, Derecho natural, con su deslumbrante, siempre deslumbrante narrativa, el gran escritor zaragozano Ignacio Martínez de Pisón.

Derecho natural es una deliciosa novela que narra la vida de una sencilla familia en los últimos años del siglo pasado. Ángel es un chico, el hijo mayor, de una familia algo loca. A través de la obra vemos su infancia, adolescencia y la entrada en la vida madura. Una familia totalmente desestructurada que dará pie a múltiples anécdotas y aventuras. Su padre, Ángel Ortega, es un vivaracho actor de cine de clase B con el nombre de Ray Ronson, perdedor nato y fundador de una agencia de representantes de actores y que un buen día se busca la vida como doble de Demis Roussos. Luisa, la madre, enamorada hasta los huesos del padre a pesar de que desaparece de casa cada cierto tiempo sin dar señales de vida, volviendo en cualquier momento y sin avisar. Dos hermanas casi gemelas pero de personalidades muy opuestas y un hermano, Antonio, con graves problemas psicológicos, completan el cuadro.

…En aquella época tenía una confianza ciega en el aceite de romero, cuyo intenso olor impregnaba todos los sitios por los que pasaba. Se ponía aceite de romero todos los días. Lo calentaba un poco en un cazo y, dándose un ligero masaje, se lo extendía por la cabeza, que luego cubría con el gorro de ducha. Así, en calzoncillos y con ese ridículo gorrito, era como me lo encontraba muchas mañanas ante el espejo del cuarto de baño. (p. 49)

Siempre remarco que, a los realmente buenos escritores de raza, se les reconoce al leer unas pocas líneas de su obra. Ocurre con LUis Landero, Julio Llamazares y unos pocos más. Y eso ocurre con Ignacio Martínez de Pisón. Su prosa, perfecta, rica en matices y certera en descripciones, navega entre la comedia y el drama narrándonos las vidas de unos personajes los cuales, a las pocas páginas, ya son del lector. No es la primera vez que acude a los tiempos el siglo XX y en los que, a través de unos protagonistas de familia media, nos narra historias que son muy nuestras, de la España más reciente. Su anterior obra, La buena reputación, es una joya de la literatura, como así lo son Dientes de leche o El día de mañana. Y lo ha vuelto a hacer con Derecho natural, una obra que nos refleja esos días en los cuales nuestro país acababa de salir de una dictadura e intentaba acoplar los derechos naturales con los jurídicos. Una obra que transcurre entre la Barcelona de los años 60 y el Madrid de los 80 y en la que el lector se sentirá reflejado en muchas de las escenas. Una obra deslumbrante y que engancha desde la primera página hasta la última, y con un final de excepción y totalmente original.

… De ahí que, cuando pienso en esa tienda y ese escaparate, me detenga en el detalle de las fotos y particularmente en la de Demis Roussos, algo que no haría si luego mi padre no se hubiera dedicado a cantar sus canciones. Así funciona la memoria, que combinando recuerdos de diferentes épocas es capaz de descubrirnos cosas que en su momento no habíamos percibido. Y, en definitiva, de modificar el pasado. De construir un nuevo pasado, distinto. (p. 251)

Ignacio Martínez de Pisón nació en Zaragoza en 1960 y reside en Barcelona desde 1982. Es autor de una docena de libros, entre los que destacan la colección de cuentos El fin de los buenos tiempos (1994), las novelas Carreteras secundarias (1996), María bonita(2001) y El tiempo de las mujeres (2003), y el ensayo Enterrar a los muertos (Seix Barral, 2005), que obtuvo los premios Rodolfo Walsh y Dulce Chacón y fue unánimemente elogiado por la crítica en varios países europeos.

Derecho Natural es una (otra más) magistral novela de Ignacio Martínez de Pisón y que hará reencontrarse a cualquier lector con el placer de una obra que fluye como pocas y de la que cuesta desprenderse una vez abierta. Una obra maestra.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.