La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: Regreso a Berlín

Publicado por Javier El 25/04/2017 a las 6:45 Añadir comentario

regreso berlin verna carleton libreria javier
Regreso a Berlín
Verna B. Carleton
Periférica y Errata Naturae ediciones
Traducción de Laura Salas Rodríguez
408 Páginas
21,50 €

El año pasado, la reunión de las dos editoriales Periférica y Errata Naturae hizo posible la edición de una novela que ha resultado ser un éxito de ventas y un punto a seguir por muchas otras editoriales. Se trata de la obra Tú no eres como otras madres. Una obra bella, plagada de deliciosas descripciones y perfectos diálogos sobre la Europa de entre guerras. Ahora, y a la sombra de ese libro, sacan Regreso a Berlín, de la escritora norteamericana Verna B. Carleton, una obra que tiene mucho que ver con la anterior, y de ahí esa semejanza de estilo en la cubierta de ambos títulos.

Un autobús turístico del Berlín Occidental paseaba por la avenida en nuestra dirección; En su interior, un megáfono escupía palabras deformadas por la distancia. De él asomaban cabezas curiosas, algunas cubiertas de pañuelos de flores, otras con sombreros de paja; todas observaban, contemplaban, como hacen los turistas en todo el mundo. Los monumentos de Berlín eran, como las ruinas de Atenas, unas cuantas piedras que fotografías para pegar después en álbumes inertes. (p.106)

La protagonista narradora de la historia se embarca, junto a Eric y Nora, un matrimonio de carácter inglés, en un barco que, atravesando placenteramente el Caribe, sale de Estados Unidos y tiene prevista su llegada en unas semanas a Inglaterra. Son los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. En ese mismo barco va un personaje alemán que se presenta educadamente y les da la dirección de su casa en Colonia. Al llegar a Londres, Eric le confiesa a Nora parte de su pasado, que siempre ha estado oculto. Y entre ello la existencia de Käthe, una prima hermana desaparecida y que, en los turbios tiempos nazis de Berlín, dejó abandonada. Allí planean volver en breve, con su nueva amiga, a Berlín, y enfrentarse a sus fantasmas.

Los nazis eran de lo más eficientes. Ahora ya pueden correr las lágrimas, y alzarse voces arrepentidas: “¡Cómo lo sentimos! ¡Volved judíos, todo está perdonado!” Pero, ¿cómo se van a levantar seis millones de cadáveres? Si lees la prensa alemana verás que hay gente que proclama que ya no hay antisemitismo en Alemania. Bueno, es que ya no quedan judíos a los que odiar, Por eso… (p.216)

Regreso a Berlín es una bella novela de tranquila transición. La escritora, narradora de la historia, nos va desgranando todo aquello de lo que es testigo, implicándose en todos los acontecimientos y siendo amiga íntima de Nora. A lo largo de la trama se nos cuenta lo que la propia Verna experimentó en su viaje a Berlín en 1957. Una ciudad destruida pero renaciendo de sus cenizas, y unos alemanes que muchas veces carecían de la humildad que requerían los tiempos. Y ese es el aspecto más definitorio de la novela, unos personajes que se debaten entre la culpa y el orgullo, hombres que en sus tiempos fueron nazis redomados y que ahora ocupan cargos en la administración y en fuertes empresas, y mujeres que han tenido que reinventar sus vidas y sobrevivir con lo poco que les ha quedado. Una obra que rebosa inteligencia y ternura, y que nos descubre los años de reconstrucción de una Alemania dividida por los intereses de los dos bandos, aunque los residentes de ambos lados buscaran un único interés. Una tranquila novela de fluidos diálogos y con un gran interés en el crecimiento de los personajes y que nos habla de una parte de la historia bastante dejada de lado en los libros de estudio, haciendo hincapié en los exiliados y nacionalizados desnaturalizados.

Nunca antes me había dado cuenta de hasta qué punto la emigración alemana forzada por el nazismo se ha distribuido por el mundo. A veces es horripilante excavar tanto en el pasado. ¿Somos supervivientes de verdad o meros fantasmas todavía incapaces de abandonar la carne? (p.33)

De madre inglesa y padre de ascendencia alemana (ella nunca quiso usar su apellido paterno, Von Kessler), Verna B. Carleton nació en 1914 en New Hampshire, Estados Unidos, y se casó en México —con Frida Kahlo y Diego Rivera como testigos—, donde vivió durante la Segunda Guerra Mundial y donde frecuentaba los círculos artísticos de los exiliados alemanes. Allí se hizo amiga de los grandes escritores Anna Seghers y Egon Erwin Kisch. Escribió artículos para diversos medios, como el Saturday Evening Post o The New Yorker. En París, su hogar adoptivo, había conocido a Sylvia Beach y a Walter Benjamin y se había encontrado con muchas personalidades de la vida literaria. Hasta su muerte, en 1967, fue amiga íntima de la fotógrafa Gisèle Freund, a quien acompañó a Alemania en 1957. Regreso a Berlín, su primera novela, recibida con entusiasmo en su época, se inspira en aquel viaje: Freund se había exiliado de su país en los años treinta debido al nazismo; para ella, volver a poner un pie en territorio alemán era una difícil decisión vital: de Alemania y los alemanes no quería saber nada, pero tampoco lograba librarse de sus recuerdos. Verna la alentó a hacer aquel revelador viaje… que también era, en realidad, una búsqueda de su propio pasado.

Regreso a Berlín es una soberbia novela con el regusto de los clásicos del siglo XX, y que nos retrata el Berlín en plena reconstrucción después de la Segunda Guerra Mundial y la forma de pensar de los alemanes de esos tiempos.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Funambulista
  • Nórdica
  • Periférica