La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Tinto de verano: las falsas presentaciones de libros

Publicado por Javier El 09/07/2017 a las 6:45 Añadir comentario

Tinto de verano libreria de javier
Acaba de ser noticia esta semana: las falsas presentaciones de libros orquestadas por presuntas editoriales y presuntos escritores en presuntas grandes librerías. Se ha armado tal revuelo que la presunta autora ha puesto pies en polvorosa -desapareciendo del mapa nacional-, no queriendo saber nada de ello la presunta editorial -de autoedición, claro está-,  y cancelando la fraudulenta presentación la presunta librería, barcelonesa para más señas. Y no es para menos. Se anunciaba en un correo que se buscaban figurantes (de relleno, especificaba) para asistir a la presentación de un libro de una autora. Se pagaban 20 euros por asistir (no está nada mal por dos horas de aguantar a un presunto escritor), hacer unas preguntas y posar en unas fotos en la firma del libro. Libro que, por valor de 12 euros, también se regalaba a los asistentes, para más inri. Me imagino que la papelera de la calle estaría lleno de ellos, a juzgar por su trabajada portada erótica. La famosa (por este asunto, no por otras cosas) presunta editorial estipulaba en sus contratos presentaciones varias en grandes almacenes con los que tenía ciertos contratos, así como muchos pluses de publicidad en el precio (carísimo, por cierto) de los libros a imprimir. ¡Qué triste tener que pagar para que te publiquen, te oigan y, encima, tener que regalar tu libro sabiendo que no lo van ni a abrir! La prostitución de las presentaciones.
Esto me ha hecho recordar las palabras de un cierto escritor, a colación de las presentaciones que se hacen en nuestros días, hasta en los servicios de las estaciones de autobuses, si es menester. “Tú observarás cientos de presentaciones cada semana en las redes. Pero cuando veas las fotos fíjate bien y verás que son sólo de la mesa con el escritor y su presentador. Mira como la mayoría no aporta ninguna foto del público. No lo hay. Si acaso cuatro familiares que van por obligación y un par de amigos. Esas son las presentaciones de la gran capital”. Y es verdad. A partir de ahí he estado mirando presentaciones y no hay ni Dios. Cuatro personas si acaso, desperdigadas, y con cara de hastío. Y es cierto, que la mayoría de los presuntos escritores no aporta pruebas de la sala llena de gente. Muy sencillo, porque no hay público lector. Al menos interesado en la obra de dicho autor. Así de claro.
Otro caso que he recordado me lo contó mi querido José Luis, representante en sus tiempos de Plaza & Janés. Me contó que en Barcelona habían dejado de hacer presentaciones. Al principio iba gente, después, dejaron de ir. Se les ocurrió poner unos canapés para atraer lectores y que cenaran mientras tanto. Al cabo del tiempo se llenaron de nuevo las salas con mucha gente, eso sí, pero gente que no pintaba nada allí y sin el más mínimo interés en el acto, todos con trajes, algo desfasados, y que no eran de su talla. Hasta que se dieron cuenta de por dónde iban los tiros. Al correrse la voz de que en las presentaciones de libros ponían de cenar, los menesterosos se agenciaban un traje de tercera o cuarta mano y se plantaban en dichas presentaciones. Allí se ponían las botas y salían bien cenados. Generalmente se turnaban con otros, comiendo rápidamente y saliendo para dejar a su compañero el traje en cuestión. Al darse cuenta de estos curiosos personajes (los “cocreteros” los llamó Alfonso Usía en una ocasión), la editorial optó por quitar las presentaciones abiertas al público. Ahora las hacen con tarjeta de invitación, para evitar parecer una sede de Cáritas montada en el buffet de un prestigioso hotel.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Funambulista
  • Nórdica
  • Periférica