El rincón de Javier

Libros y algo de Jazz

sutil arte importe una mierda mark manson libreria javier
El sutil arte de que casi todo te importe una mierda
Mark Manson
Un enfoque rompedor para alcanzar la felicidad y el éxito
Harper Collins
240 Páginas
15,90 €

Que las cosas te importen una mierda es afrontar, cara a cara, tus más difíciles y atemorizantes retos y, aun así, actuar. (p.22)

Lo primero: no soy lector de libros de autoayuda. Esta tipo de obras, tan populares en Estados Unidos (me imagino que por la propia incongruencia de las vidas de sus habitantes), me aburren en cantidad. Además de ver que los parámetros por los que se mueven no son los mismos que los que tenemos en nuestro país. Es por ello que al coger este libro, de título tan divertido, me he puesto a ojearlo y ha ocurrido algo que no me esperaba. No he podido soltarlo.

No esperes una vida sin problemas. No existe tal cosa. En vez de eso, espera una existencia llena de buenos problemas. (p.41)

Lo primero que choca al coger esta obra es el lenguaje que utiliza. Mark Manson nos ofrece un libro con mucho sentido del humor y con unas palabras muy de calle, a la altura de todo bicho viviente. Y puede que en este enfoque radique el éxito que ha tenido en todas partes del planeta. Otra de las cosas que me ha gustado es el modo en que nos plantea los temas, echando por tierra todos los puntos de vista y objetivos de obras bastante conocidas y que han sido éxitos mundiales. Con ello me refiero a El secreto y sus muchas secuelas e imitaciones.

Si te encuentras constantemente dándole importancia a todas las trivialidades que te molestan —la nueva foto de tu ex en Facebook, qué rápido se agotan las pilas del mando a distancia de tu televisión; que te perdiste una maldita vez más el 2×1 del gel de manos— existe la gran probabilidad de que en tu vida no esté sucediendo nada que merezca darle importancia. Ese es tu verdadero problema. No el del gel de manos, ni el mando a distancia. (p.28)

Ya desde la primera página el autor nos deja bien claro que nuestra vida no es una fantástica y bella historia de amor y fortuna de la que tenemos que ser conscientes. Mucho menos lo que nos proponen otras muchas obras: mirarnos al espejo y en un acto de aseveración, decirnos a nosotros mismos que somos lo mejor del universo y que somos los más guapos y felices del universo. Para nada. El autor nos habla de los problemas inherentes de la vida y que esta tiene sentido en el curso de la resolución de éstos. Es una obra seria a pesar del tono humorístico en que está escrita y, sobre todo, muy inteligente. Y muy apta para los que no creemos y odiamos este tipo de libros.

Durante los últimos años, Mark Manson -en su popular blog- se ha afanado en corregir nuestras delirantes expectativas sobre nosotros mismos y el mundo. Ahora nos ofrece toda su intrépida sabiduría en este libro pionero.

P.D.:La edición en inglés tiene el sugerente título de: The Subtle Art of Not Giving a Fuck

P.D. 2: Impresionante la deliciosa anécdota sobre Picasso en un café de Málaga.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

5 respuestas hasta ahora.

  1. Cs dice:

    Gracias por la referencia!
    Un motivo más para comprarlo ????????

  2. Cs dice:

    Gracias por la referencia!
    Un motivo más para comprarlo

  3. Luisa Quidel dice:

    Es un libro que no dice nada nuevo, es más encontré que es una copia ordinaria del arte de no amargarse la vida. En resumen: nada interesante.

  4. Luis Manteiga Pousa dice:

    Es que la verdad es que realmente hay muy pocas cosas que tengan importancia, Casi todo son naderías.

  5. Alfredo dice:

    Me enseñaba paciente y afanosamente mi bisabuela -que no sabia ni leer y escribir- a que aprendiera a leer los hechos (y esto sucedía unos años antes de que yo aprendiera a leer las palabras, mucho antes de cuando a aprendí a leer los textos).
    Recuerdo, que en una de las tantas y tan didácticas charlas que con ella tenía, en las cuales perseveraba siempre en señalarme de la importancia de «saber hacer una buena lectura y transmitirla»-, me había contado lo necesario que era ,en la época de los fortines y los malones indios , el hecho de contar con suficiente agudeza, experiencia y criterio para saber distinguir ,entre la niebla , el humo, de la polvareda. A tal punto era esta habilidad de importante que resultaba fundamental y vital. Con esa sutil y leve distinción podía uno saber quién o quienes eran los que allí lejos andaban, en que dirección marchaban y que intenciones tenían.

    Con esa actitud voy a opinar de este libro, que por suerte no he comprado sino descargado gratuitamente en formato Pdf desde la web . Aún así creo que he pagado en exceso con el tiempo dedicado a leer todas sus paginas y tras lo cual les adelanto que para resulta no ser mas que «tilingueria editorial y marketinera» cuyo unico aporte pudiera ser mayormente para la editorial con algún puñado de migajas para el autor, proveniente de lo recaudado por su venta, cosa esta que nada tiene que ver o implica, estar en presencia de un contenido de calidad o de utilidad .

    Para nada aporta o colabora con algo a la conciencia de progreso de la juventud actual, – supuestos destinatarios del libro- y de los que ya sabemos que les importa una mierda bastantes cosas , y no lo hacen precisamente sutilmente ni lo consideran tampoco un arte.

    El libro es «puro humo», humo negro diría, pidiendo perdón al humo y sus señales – las «señales de humo» – por invocar su nombre y relacionarlo a tan negra y maloliente humareda que nada valioso y original transmite o comunica.

    Si algo debiese rescatar -en esta negra humareda- de cierta utilidad comunicacional , tendria lisa y llanamente tan solo que ver, con el simple indicio que aporta para percibir la existencia de algo que quemado o en plena quemazón.

    Tras leer el libro y chequear la trayectoria de este «ente bloguero del ciberespacio», su autor, no puedo -como mínimo- concluir mi reflexión con dos conclusiones que solitas se caen por maduras.

    La primera es en relación a la propuesta del libro y tiene que ver con ser precisamente más de aquella misma «mierda» sobre la que despotrica , es decir, la liviandad, falsedad y manipulacion que llevan e inciulcan las redes sociales que habitan el ciberespacio; espacio en el cual él mismo es miembro activo por su calidad de «bloguero» y – del que resulta por ende en cierta medida- representante.

    Por suerte, pide desde el título del libro que casi todo «TE IMPORTE UNA MIERDA», sutilmente y como un arte, petición ésta que en lo personal no me la permitiría ni en modo sutil ni mucho menos arrogándole ser un arte.

    La segunda tiene que ver con la inconsistencia de ese humo, que a pesar del mero hecho de existir, nada importante comunica más allá de que hay algo que se esta quemando o simplemente quemado y es en este sentido cuando pedí disculpas a las «señales de humo» que antiguamente eran utilizadas para comunicar algo importante de manera planificada y consistente, en las cuales cada bocanada de humo con su ritmo de aparición iban conformando un auténtico mensaje de suma utilidad.

    Pero no hallo en la continuidad de esos párrafos y capítulos ni signos ni indicios de un claro mensaje. Mucho menos de un nuevo punto de vista o perspectiva desde el cual tal humareda de párrafos e ideas , muchas de otros autores, pudiesen ser interpretadas y decodificadas como un todo portador de un original y concreto beneficio comunicacional destinado a clarificar las quizás enturbiadas mentes de los adolescentes actuales.

    Y si he remarcado anteriormente el tono negro de la humareda es porque haciendo otra lectura distinta a la textual , más profunda que la lectura entre lineas, mas propia de los sabios que de los intelectuales he percibido cierta oscuridad y opacidad en algunos párrafos. Oscuro como el color del humo que se desprende al quemar algo artificial, sintético, de laboratorio y opaco como sus también oscuras cenizas. Quizás sea el LSD que declara consumir el autor el motivo de ese sutil tono oscuro que percibo en su humareda, o me alertan esas cenizas que aún siendo blancas de color son siempre oscuras, ceniza blanca que la gente acostumbra a poner delante de su nariz y que no puedo menos que asociar al autor cuando dice que «la solución a muchas cosas esta ahí delante de tu nariz» , pero que no sos capaz de verla porque estas perdiendo el tiempo en darte autoplacer , buscando hacer gimnsasia para conseguir una pareja con la cual tener sexo.
    O tambien cierto tono apológico cuando dice » Y entonces llega el hada madrina de las
    mierdas con su polvo mágico y dejas de odiarte por sentirte mal» alabando al escapismo de los cocainómanos .

    Por último y como regalo les dejo una frase del magnifico escritor argentino Leopoldo Lugones:

    » No todo en el fuego es claridad , sino también leña bruta, y ceniza, y humo»

    Contact: pipo2506@yahoo.com.ar


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • Disbook Libros
  • Éride ediciones
  • Duomo Editorial
  • Almuzara editorial