La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Chumy Chúmez, por siempre, en Reino de Cordelia

Publicado por Javier El 26/11/2018 a las 6:45 Añadir comentario

humores que matan chumy chumez libreria javier
Humores que matan
Chumy Chúmez
Reino de Cordelia
Prólogo de Jesús Egido
232 Páginas
23,95 €

Un impresionante libro para estas navidades, Humores que matan, del humorista Chumy Chúmez, fallecido hace quince años. Sobre todo para los que ya tenemos unos años y recordamos a este peculiar dibujante con sus peculiares críticas en revistas de época. A nadie que haya vivido los años 70 y 80 se le puede olvidar ese semanario satírico de nombre Hermano lobo, paradigma de la libertad de expresión y azote de políticos. Chumy Chúmez fue uno de sus creadores, así como colaborador en La Codorniz, el más inolvidable de este tipo de publicaciones. Chumy Chúmez, más vivo que nunca y con un mensaje que perdura en el tiempo.

Humores que matan es la antología de uno de los mejores humoristas gráficos españoles del siglo XX. Considerado por Antonio Mingote como «el mejor dibujante de todos nosotros», los chistes de Chumy Chúmez no solo mantienen su vigencia, sino que siguen proporcionando una mirada lúcida y descarada a la realidad, todo un alarde de ejercicio de la libertad.

UN SEÑOR A PUNTO DE ACOSTARSE DICE: «Yo siempre que me voy a
dormir pongo un vaso lleno de agua en la mesilla por si tengo sed y otro
vacío por si no tengo sed». Este chiste de Tono, paradigma del humor benevolente,
representa a la escuela de humoristas gráficos que muestran o descubren sin malevolencia lo que hay de cómico y ridículo en las cosas o en las personas.
José María González Castrillo (San Sebastián, 1927 – Madrid, 2003), conocido popular y profesionalmente por Chumy Chúmez, practicó un tipo de chiste radicalmente opuesto, con malevolencia. Y no porque fuera un ser agresivo y depravado —por utilizar sus propias palabras—, sino porque para él esa agresividad era sinónimo de libertad. Durante toda su vida luchó contra la censura interesada de los grupos de poder que habían impuesto el humor blanco durante una dictadura, que a él le acompañó desde que era un crío hasta los 48 años de edad, más de la mitad de su vida.

Hijo de un carpintero y una modista emigrados a San Sebastián,
la dureza de la posguerra y la presión de la familia
le llevaron a aparcar su vocación por la pintura para estudiar
Peritaje Mercantil, y nada más acabar la carrera obtuvo plaza
de funcionario en el Instituto Nacional de Previsión.
La Guerra Civil había oxidado el humor de prensa; los
buenos tiempos de la República, cuando el caricaturista Luis
Bagaría2 llegó a ser uno de los colaboradores mejor pagados
del diario El Sol, se habían esfumado con el estallido de la
paz. En aquel páramo humorístico solo sobrevivía La Cordorniz,
creada en 1941 por Miguel Mihura, inspirándose en el humor
del fascismo italiano, como prolongación de
La Ametralladora, revista propagandística que entre
1937 y 1941 se distribuyó gratuitamente por el
frente fascista. Aunque en 1944 Mihura había traspasado
La Cordorniz a su colaborador más joven,
Álvaro de Laiglesia, que pretendía dar un sesgo
más mordaz, seguía publicando fundamentalmente
lo que Chumy Chúmez denomina «chiste inocente»
que, según su criterio, es aquel que «se
acepta socialmente, sobre todo después de las guerras
civiles, porque el miedo, la impotencia, la educación
y el deseo de sobrevivir nos impulsan a
aceptar el rol de autocensores, de colaboradores
de quienes nos privan de libertad. Nos convertimos
en nuestros propios verdugos3».

Humores que matan es el perfecto libro para ese familiar que ya ha pasado de los 60 o 70 años y quieres hacerle un regalo especial, aunque no sea lector de bien.

humores que matan chumy chumez


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Funambulista
  • Nórdica
  • Periférica