La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

elizabeth ha desaparecido emma healey libreria javier
Elizabeth ha desaparecido
Emma Healey
Duomo Ediciones
Título original: Elizabeth is missing
Traducción de Antonio Prometeo Moya
314 Páginas
18,50 €

Si bien la labor del verdadero librero es cribar todo aquello que llega, tratando de encontrar buenos libros para ofrecerlos a los clientes, hay otra función asimismo muy importante: oír a estos. Oír a los clientes y dejarse asimismo aconsejar de sus hallazgos. Y esto me ha ocurrido con una cliente asidua. Al contarle que estaba desarrollando una novela sobre una mujer y que me interesaba leer libros que tuvieran ese tema, me recomendó Elizabeth ha desaparecido. Esta obra, la primera novela de Emma Healey la he tenido en la librería, y la he vendido a varias personas, pero no la había leído. Al cogerla y comenzar su lectura, me he encontrado con una de las más bellas y originales novelas de los últimos tiempos.

Elizabeth ha desaparecido nos narra la historia de Maud, una mujer de unos setenta años que padece Alzheimer. Vive sola y, aunque a veces se le va un poco la cabeza y no recuerda muchas cosas, se desenvuelve bien. Hasta que su hija, Helen, opta por llevársela a casa, debido a los problemas de desajustes con la alimentación y el olvido de sartenes que pone en el fuego y se olvida de ellas. Maud está obsesionada con una amiga suya, Elizabeth, que ha desaparecido de su casa. Varias veces pasa por ella y la ve vacía. Teme que la hayan raptado. Así como raptaron a su hermana mayor Sukey, en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial.

¿Puede una persona con Alzheimer llevar a cabo una investigación sabiendo que su memoria es prácticamente nula? La respuesta es que sí. Lo primero que he de decir de esta magnífica obra es que NO ES TRISTE NI DEPRIMENTE. El lector, que raro es que no tenga algún familiar que padezca o haya padecido Alzheimer, pensará en la depresión que le causará el leer una obra sobre los estragos de esa enfermedad. Para nada. En la obra, contada siempre en primera persona, se nos muestra la poca, podemos decir nula, memoria de la anciana para los sucesos actuales, pero asimismo el perfecto recuerdo que guarda de sus tiempos de niña. Ello le lleva a mezclar todo y, por chiripa, obtener datos que ayuden a encontrar a su amiga Elizabeth y, de paso, a saber qué es lo que pasó con su hermana. La obra es sencillamente deliciosa, y muy rica en detalles —vuelvo a decir que en ningún modo deprimentes— del estado de enfermedad de Maud, su protagonista. Asistimos a sus despistes y a su curiosa investigación para encontrar el paradero de su amiga Elizabeth. Y, entremezclada en esta historia, los pasajes de su infancia en casa de sus padres, preocupados por la desaparición de su hermana mayor y los extraños personajes que rodean toda esa trama. Una obra absolutamente recomendable, escrita de manera sencilla y magistral y que nos ofrece una buena ración de la escritura inglesa de nuestros días. Y el retrato de una persona con Alzheimer es absolutamente admirable.

Emma Healey
Nacida en el Reino Unido en 1985, creció en Londres, donde aprendió el oficio de encuadernar libros, lo cual la animó a escribir. En 2011 se inscribió en un Máster de Escritura Creativa en la University of East Anglia y de allí ha salido con su primera novela: Elizabeth ha desaparecido.
Nacida en el Reino Unido en 1985, creció en Londres, donde aprendió el oficio de encuadernar libros, lo cual la animó a escribir. En 2011 se inscribió en un Máster de Escritura Creativa en la University of East Anglia y de allí ha salido con su primera novela: Elizabeth ha desaparecido.

Elizabeth ha desaparecido es una magistral obra de misterio sobre una mujer mayor con Alzheimer. Deliciosa, original, absolutamente bien escrita y en ningún momento deprimente. Una novela de lectura obligatoria.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Reino de Cordelia
  • Nórdica
  • Periférica