La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

muerte abrio leyenda alejandro gallo libreria javier
La muerte abrió la leyenda
Alejandro M. Gallo
Reino de Cordelia Editorial
258 Páginas
18,95 €

Que Reino de Cordelia mira los manuscritos que le llegan con lupa no es una nueva noticia. Sus publicaciones, muy medidas y mimadas, suelen ser de una calidad fuera de lo normal. Como fuera de lo normal es La muerte abrió la leyenda, una novela negra excepcional ambientada en los últimos años del franquismo y escrita por el escritor leonés Alejandro M. Gallo.

¡Cagüen mi manto! Una entrevista para mejorar la imagen
del Cuerpo, dijo el mamarracho del jefe. Sí, seguro que
será por eso. Buf, las entrevistas en las cadenas importantes
las realiza él o alguien de los asignados al Departamento
de Prensa, pero, claro, si la entrevista es en una emisora
de barrio y a la una de la madrugada, pues en ese caso
que vaya el payaso de Gorgonio. Total, se va a jubilar dentro
de poco —eso piensan ellos, pero a mí me parece que
ese día no llegará jamás—. Y aquí estoy, en un taxi que
culebrea por las calles sin encontrar mi destino.
(p. 13)

Gorgonio Llaneza es un policía de cierta edad que es invitado a un programa nocturno en una radio de poca audiencia para narrar alguna anécdota. No se le ocurre otra cosa que, entre anuncios e interrupciones de minutos musicales, contar el caso de un asesinato encubierto en los tiempos de los últimos años de Franco. Una historia en la que nada es lo que parece y que, si no fuera por su sagacidad a pesar de la juventud de ese tiempo, hubiera quedado sin resolver.

No hay nada peor que coger una novela y que se vaya desinflando según avanzas las páginas. Eso procura que la dejes en el momento más imprevisto. Nada de ello ocurre con La muerte abrió la leyenda, del escritor leonés Alejandro M. Gallo. Esta es una de las mejores novelas negras que he leído en mucho tiempo. Las razones para catalogarla así son varias. La primera de ellas es que, con una cantidad justa de páginas, no se anda por las ramas, ahondando en unas descripciones perfectas y coloristas de la época. No hay historias paralelas y secundarias que desinflen la verdadera historia, ya que todo en ella es importante y esencial. Además de tener una soberbia escritura, sencilla, con expresiones originales y muy bien sacadas, en la que no falta un humor muy ocurrente. Otra de las características que la hacen apetecible a todo tipo de público es la ajustada y acertada elección de personajes que la pueblan. Unos personajes muy bien plasmados y que nos procuran intriga y, desde luego, mucha diversión, entre ellos Gorgonio Llaneza, que es un investigador de primera que se mete en un tinglado bastante oscuro y con apariencia de un accidente de carretera. Aunque, para aportar parte humorística, tenemos a Pedrito, un estudiante aficionado a la fotografía y a la figura de Max Aub; a Amanda, una chica con ganas de pillar un buen partido y que le pone la soga al cuello al subinspector en cuanto le ve; y a su madre Encarna, que lleva una pequeña casa de huéspedes y con una vida oculta en la resistencia. El cóctel está servido. Y la diversión asegurada.

—¿Era también un exiliado?
—No me han aclarado mucho sobre ese particular, pero el asunto del pasaporte falsificado me hace sospechar que es así.
—Curioso, lo nuestro.
—¿A qué te refieres?
—Que esto debe de ser cosa del destino: usted investigando el exilio épico y yo el exilio intelectual.
(p.105)

Alejandro M. Gallo
(León, 1962)
Es licenciado en Filosofía, Ciencias Políticas y Ciencias de la Educación. Fue oficial del Ejército, jefe de la Policía Local de Astorga y de Langreo y, actualmente, es el comisario-jefe de la Policía Local de Gijón, labor por la que en 2010 fue distinguido con la Medalla al Mérito Policial por el Ministerio del Interior. Su pasión por el estudio de la Memoria Histórica, tanto en el ámbito de la revolución rusa como en el de la guerrilla antifranquista española, se refleja en la mayoría de sus novelas desde que en 2004 apareció la primera de ellas, Asesinato de un trotskista, finalista del Premio Internacional de Novela Negra Umbriel. Le han seguido Una mina llamada infierno (2005) y Última fosa. Revolución del 34: caso abierto (2008), ambas protagonizadas por el mismo personaje, el inspector Ramalho da Costa, alias el Trini, y adaptadas por el propio Gallo a la novela gráfica con dibujos de Julio Cangialosi y Vicente Cifuentes. Sus últimos títulos han sido Caballeros de la muerte (2007), Operación Exterminio (2009), Seis meses con el comisario Gorgonio(2011), Asesinato en el Kremlin, con la que obtuvo en 2011 el XIV Premio Francisco García Pavón de Narrativa Policíaca, Morir bajo dos banderas (2012), finalista del Premio de la Crítica de Castilla y León, y Oración sangrienta en ValleKas (2014).

La muerte abrió la leyenda es una novela negra única, original y con una historia muy atractiva. Pero, sobre todo, muy de aquí, de la España de los últimos años del franquismo.

Absolutamente recomendable.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Funambulista
  • Nórdica
  • Periférica