La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas:Confesiones de una editora poco mentirosa

Publicado por Javier El 16/01/2020 a las 6:45 Añadir comentario


Confesiones de una editora poco mentirosa
Esther Tusquets
Lumen editorial
216 Páginas
16,90 €

Cierto es que, al igual que a los profesionales del teatro les gusta leer libros sobre teatro y a los que están dentro del mundo del cine les apasiona todo aquello que tenga que ver con ese arte, a los que vivimos dentro del mundo de las Letras, ya sean libreros, editores, distribuidores, representantes o lectores avezados, siempre tenemos una cierta inclinación por los textos que hacen alusión al mundo literario. Tanto más si son memorias de un editor, lo que da juego para que nos enteremos de los entresijos de los autores y demás.

Confesiones de una editora poco mentirosa (editada por primera vez en el año 2005), de la escritora y editora Esther Tusquets, es una deliciosa y fresca obra que nos acerca al mundo editorial de los últimos años del franquismo y los primeros de la democracia. Ligada de por vida, y creadora de ella, a la editorial Lumen, nos narra los avatares de su olfato para convencer a escritores a la hora de depositar en su sello ciertas obras. Dentro de estas memorias hay retazos del mal genio y machismo de Camilo José Cela, de la rectitud y seriedad de Miguel Delibes, de la gallardía del escritor italiano Umberto Eco, de la inquebrantable amistad con Ana María Matute, del curioso viaje de Pablo Neruda a la Barcelona franquista en una total clandestinidad, así como un emotivo homenaje a ese inclasificable escritora que fue Carmen Martín Gaite, con inclusión de algunas de sus cartas, la más enternecedora la de su reclusión por una simple gripe vírica, poco antes de su muerte. Se nos narran los hechos de su amistad con Herralde, creador de Anagrama, con su hermano Óscar y su cuñada Beatriz de Moura, padres de la editorial Tusquets, así como con otros varios editores y poetas, sobre todo de la élite y la burguesía catalana de aquellos tiempos. La obra acaba con la jubilación de la editora, la continuidad en esas labores de su hija, la escritora Milena Tusquets, y el paso a las filas de la multinacional Random House.

A veces un libro empieza por el título
No estoy segura de quién es el responsable de que yo esté ahora aquí escribiendo las primeras líneas de algo que puede convertirse en un libro que siempre creí que no iba a escribir, en primer lugar porque temía que no tuviera suficiente interés, y en segundo lugar, y era la razón definitiva, porque no me apetecía. «Porque tuve ganas», es la respuesta que dio en repetidas entrevistas Umberto Eco, aburrido de que le preguntaran por milésima vez el motivo de que se hubiera decidido a escribir una novela, y creo que ahí hubiera debido quedar zanjada la cuestión, aunque seguro que no fue así y le siguieron incordiando con la misma pregunta. En fin, el hecho es que, a pesar de mi fama de mujer dura que hace siempre lo que quiere —¡ya me gustaría que fuera a medias cierto!—, aquí me veo, tecleando las primeras líneas de lo que corre el riesgo de convertirse en un libro que siempre me dije que no iba a escribir, un libro sobre mis experiencias de editora.

Esther Tusquets nació en 1936 y murió en 2012 en Barcelona. Cursó estudios de Filosofía y Letras (con especialidad de Historia) en las universidades de Barcelona y Madrid. Dirigió durante cuarenta años la editorial Lumen. Tuvo dos hijos (uno de ellos es la escritora Milena Busquets). Se inició tardíamente como escritora, en 1978, con la novela El mismo mar de todos los veranos a la que siguieron El amor es un juego solitario (1979), Varada tras el último naufragio (1980), Para no volver (1985), Con la miel en los labios (1997), Correspondencia privada (2001) y ¡Bingo!(2007), muchas de las cuales fueron traducidas a varios idiomas. Publicó, además, los volúmenes de relatos Siete miradas en un mismo paisaje (1981) y La niña lunática y otros cuentos (1996); la recopilación de textos ensayísticos Prefiero ser mujer (2006) y Pequeños delitos abominables(2010), varios para niños, y sus memorias, integradas por Confesiones de una editora poco mentirosa (2005; Lumen 2020), Habíamos ganado la guerra (2007) y Confesiones de una vieja dama indigna (2009).

Sencillo, delicioso y lleno de pequeñas historias, Confesiones de una editora poco mentirosa, de Esther Tusquets, es una tierna mirada entre bambalinas del mundo editorial español de los años que rodean la Transición y la labor de una editora más concienciada con la obra que con los beneficios que esta produzca.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Éride ediciones
  • Nórdica
  • Periférica