La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: Un hipster en la España vacía

Publicado por Javier El 20/08/2020 a las 6:45 Añadir comentario


Un hipster en la España vacía
Daniel Gascón
Literatura Random House
160 Páginas
16,90 euros

¿Sabéis de esos libros que os comento que valen su peso en oro? ¿Esos que tengo en la estantería de recomendados años tras año, y que no hay amigo o cliente de la librería que no se los haya leído y los haya comprado para regalar?

Qué bonito es despertar aquí. Un poco antes de las seis se oye el canto del gallo. No mucho más tarde llegan los primeros sonidos del pueblo que amanece: Tomás con la mula mecánica, Javier con la mula mecánica, Rogelio con el tractor, Paco con la mula mecánica. (p. 9)

Un hipster en la España vacía es una joya.

Aquí podía acabar la crítica de este libro pero, como ibais a pensar que soy un vago y otras recoñas y como, además, me pagan por palabra escrita, pondré algo más para que os deis cuenta de lo que os podéis encontrar al abrir las páginas de esta divertida novela de Daniel Gascón.

El pueblo estaba en silencio, como cuando haces un chiste sobre la ex-pareja de la novia en una boda. (p.117)

Lo primero, me tuve que reprimir. El libro lo hubiera acabado en unas pocas horas…, pero no pude. Los ataques de risa ante las ocurrencias del urbanita moderno en este pueblo de Teruel, La Cañada, me provocaron que interrumpiera su lectura para reponerme, con lo que me duró algunas horas más. También, que todo hay que decirlo, me daba pena terminarlo de una tacada. Enrique no es sino un teórico de tres al cuarto, la reencarnación de un Quijote trasnochado, venido de otro planeta para poner orden en un pequeño pueblo de Teruel, un pueblo en el que no hay una visión actualizada de la ecología corporativista, las utopías animalistas, las igualdades de géneros o las revisiones de memoria histórica, que tanto se llevan en los enclaves «civilizados» de las grandes urbes.

He de decir que hacía años que no leía algo tan descacharrante. No recuerdo cuál fue el último libro que me produjo esa sensación de bienestar que ha conseguido Un hipster en la España vacía. Para que veáis por donde van los tiros, esta obra es una mezcla de la sabiduría y el humor de los primeros libros de Woody Allen, con la socarronería y desparpajo de Tom Sharpe y los inteligentes giros y escenas de los guiones de Rafael Azcona,. Una obra plagada de perlas lúcidas y deslumbrantes, con una escritura de gran agudeza y agilidad, y en la que aparecen personajes de la actualidad tales como Errejón, Carmen Calvo o Greta Thunberg, por poner solo unos cuantos. Un texto para disfrutar, leer y releer, reírnos de nuestras tonterías y reponernos de estos tiempos grises llenos de elementos (entiéndase por elementos las personas a las que no tengo en gran estima) perjudiciales para uno mismo y para el medio ambiente.

En el lavadero. La tía María, que vive en la calle Cuesta de la Rabadilla, me dice que en invierno le da miedo salir a la calle.
—La inseguridad es un problema muy serio y debe formar parte de las preocupaciones de la izquierda —digo.
—El problema es la rosada —dice Isabel.
—El hielo de los cojones —aclara la tía María.
(p.56)

Daniel Gascón (Zaragoza, 1981) estudió filología inglesa e hispánica en la Universidad de Zaragoza. Ha publicado los libros de relatos La edad del pavo (Xordica, 2001), El fumador pasivo (Xordica, 2005) y La vida cotidiana (Alfabia, 2011), y una memoria familiar, Entresuelo (Literatura Random House, 2013). Ha traducido a autores como Mark Lilla, Saul Bellow y Christopher Hitchens. Es el responsable de la edición española de la revista Letras Libres.

Un hipster en la España vacía es una joya que nadie debería dejar escapar. Salvo, claro está, los terraplanistas y los seguidores del científico Miguel Bosé, que seguro que les hace maldita la gracia.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Éride ediciones
  • Nórdica
  • Periférica