Los libros de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

numeros elefante planeta jorge diaz libreria javierLos números del elefante
Jorge Díaz
Editorial Planeta
426 Páginas
19,50 €

No es muy importante que la historia de las cosas sea la verdadera, lo importante es que las cosas tengan historia (Bernardo)

Los números del elefante es un gran libro. No sólo por las historias que en él cuenta el escritor, sino por hacernos una clara idea de cómo fueron esos periplos de nuestros abuelos y padres en su época de emigración haciendo las Américas.

Desde el momento en el que el lector comienza a leer este libro, el autor ya te deja colgado de la historia. El comienzo no es otro sino la emigración de dos gallegos a tierras brasileñas para labrarse la vida trabajando de mecánicos y volver con la cabeza bien alta delante de sus padres. Los motivos de la marcha no importan, son sociales más que políticos. El viaje hasta su inesperado destino, porque inesperado fue el hecho que le hizo quedarse en esas tierras, tuvo mil encuentros dignos de otra novela. Pero la verdadera historia que nos narra el escritor son los años de vida de los emigrantes gallegos, que así se denominaban a los españoles afincados en Sudamérica, y su relación con la vida de ese gran país que es Brasil. Bernardo, o Francisco como a veces se llama el protagonista, se verá inmerso en el huracán de la prostitución, de las mafias de la droga y los grupos que controlan los juegos ilegales. Y a colación de esa mafia del juego, el jogo do bicho (juego de los animales), y los bicheiros, viene el nombre del libro. El juego, una especie de bonoloto, se juega asociando ciertos números, cuatro seguidos, a un animal en particular. Ese animal, al igual que en España se asocia en ciertas loterias, las de la Once en particular, es bien conocido por los brasileños y es así como lo piden al vendedor. Si uno sueña con hacer alguna trastada, un robo o un asesinato a alguien de confianza, se porta como un cerdo. A este animal corresponden los números 69, 70, 71 y 72. En el caso del título del libro, los números del elefante, que corresponden a la muerte, son el 45, 46, 47 y 48. El juego tiene unas reglas que se conocen al poco de convivir en esos lares y el pago de los premios es algo que no se cuestiona. De esos juegos ilegales dependen bastantes familias como para dejar de pagar un premio y que se venga abajo la confianza de los jugadores.

El autor, Jorge Díaz vivió una gran temporada en Brasil, y fue allí donde se encontró con una anécdota que le sirvió para plantar la semilla de lo que sería esta su primera obra. Leyendo periódicos se topó con la historia de un español que se entregó a la policía del lugar diciendo que no podía aguantar más el estar huyendo y escondiéndose después de cincuenta años. Esta noticia, añadiendo el entramado social sacado de la lectura de toda la prensa posible de esos años cincuenta, tejen esta increíble obra. La novela viene estructurada en cuatro capítulos, con las cuatro fases de la vida de nuestro protagonista, un español muy interesado en la política de ese país, y que llevan los nombres de Getúlio, Juscelino, Jánio y Lula, los cuatro presidentes más importantes de los últimos años. En medio, perdidos en la memoria y en el relato, están los años de dictadura, olvidados por Bernardo y por el escritor, cuyas razones se desvelarán al acabar el libro.

Recomiendo sin ningún tipo de dudas esta novela ya que, para comenzar, está escrita con un sentido del ritmo como pocas. La narrativa fluye por sí sola y nos atrapa sin que haya un respiro. Los comienzos de capítulos, con una breve descripción del momento político de Brasil, nos dejan ver el escenario de los acontecimientos y nos documentan someramente acerca de los tiempos más convulsos de esa nación. Pero cuando entramos en las favelas de Río de Janeiro o en los locales que regenta Albino, su amigo del alma, la acción se vuelve trepidante y no nos deja tiempo ni para respirar. Se nota la vena de buen guionista del autor y su saber hacer en el tiempo narrativo, unos capítulos que van cerrando historias y nos dejan colgados del hilo central de la historia como si de una telenovela se tratara.

Un libro sobre ganadores y perdedores, sobre encuentros y desencuentros, sobre lealtades y traiciones, sobre tenerlo todo y perderlo en un momento. Una obra que nos abre los ojos sobre las historias más ocultas de los emigrantes que fueron a Brasil a ganar un dinero limpio y se encontraron atados en negocios mafiosos de dinero fácil y rápido, pero con el inconveniente de no saber de qué lado estar en cada momento. Una obra que nos da luces sobre una delincuencia romántica, como bien dice el autor, y que, con los años, se transformó en algo incontrolable. Una perspectiva del Río de Janeiro de los años 50 con la alegría de los carnavales, los mundiales de fútbol con un equipo de Brasil capitaneado por Pelé y en las nubes, la creación de la ciudad de Brasilia en un tiempo record… En fin, la recreación de un universo, real y singular, que no tiene nada que envidiar a los aspectos narrativos de García Márquez con sus Cien años de soledad o de Richard Flanagan y su bella y descomunal novela El libro de los peces de William Gould. Y por si fuera poco la acaba de manera espléndida. Un muy buen escritor y una impresionante novela, no me cabe la menor duda.

Al llegar en barco a Río de Janeiro se veían las montañas. Y encima de una de ellas un Cristo enorme con los brazos abiertos; al principio te costaba distinguirlo, pero cuando lo veías una vez, lo veías siempre. A la entrada de la bahía estaba el Pâo de Açucar, la más bonita de todas las montañas. Con los años llegué a conocerlo todo muy bien, pero esa era la primera vez que lo veía y no sabía cómo se llamaba cada cosa. Desde el barco, Río era el lugar más bonito del mundo. La bahía, las islas que había enfrente, las montañas, todo verde… Era el paraíso.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Éride ediciones
  • Nórdica
  • Periférica