El rincón de Javier

Libros y algo de Jazz


El lenguaje de las flores
Vanessa Diffenbaugh
Editorial Salamandra
Titulo original: The lenguage of flowers
Traducción de Gemma Rovira Ortega
350 Páginas
8 euros

Muchas veces nos llegan a los libreros obras que, a simple vista, nos resultan idóneas para lectura de mujeres especialmente. No es que esas obras sean de carácter meloso o descaradamente sentimental, ya que éstas son pasto de olvido y devoluciones. Me refiero a las que, con casi exclusividad, retratan como ninguna otra el universo femenino, sin llegar a manierismos feministas o propagandisticos. Son obras que indagan en las diversas personalidades, complejas y profundas, de mujeres con interesantes vivencias y nos abren un abanico de sentimientos y desencuentros. «El lenguaje de las flores» es una de ellas. Y una de las mejores por mí leídas en los últimos tiempos.

Victoria Jones es una chica de dieciocho años que, después de haber pasado por 32 casas de acogida, es dejada en la calle para que se busque su futuro. Sus padres la abandonaron al poco de nacer para que se hiciera cargo de ella el gobierno norteamericano. Después de intentarlo muchas veces personas de todo tipo cae en manos de Elizabeth, una encantadora mujer que lleva una granja y es muy aficionada al lenguaje victoriano de las flores. Esta forma de comunicación hará mella en Victoria, aunque a la postre sus genes la traicionarán. A los 18 años pide trabajo en una floristería, en la que sus conocimientos de flores le procurarán trabajo y cierta fama. Pero el pasado aparece en forma de Grant, un joven que lleva un vivero y vende plantas a las floristerías. Con este encuentro y su falta de autoestima, la vida vuelve a estar en la cuerda floja.

Vanessa Diffenbaugh ha escrito una impresionante novela con tintes autobiográficos que bien pudiera ser un clásico de nuestros tiempos. Las relaciones de mujeres, descritas con una maestría y habilidad poco comunes nos hace rememorar los tiempos de las novelas victorianas. Y ello sin contar con el centro de giro de la trama: el lenguaje de las flores, que será piedra de toque y ente liberador de la protagonista. Este lenguaje, utilizado por las mujeres del siglo XVIII para poder comunicar sentimientos, al estar prohibidos sus exteriorizaciones, será la herramienta que nos conduzca a través de los diferentes personajes de la obra. La prosa, fresca y muy rica en matices, nos depara un texto muy actual pero de gran calidad estilística. En él predomina el sentimiento femenino y la complejidad de sentimientos. Todos los personajes son mujeres a excepción del chico secundario, elemento reconciliador e inamovible de la trama. Los diferentes protagonistas están magistralmente dibujados. Desde Meredith, la responsable de Victoria desde que es una niña y que va depositando en las diferentes casas de acogida, pasando por Elizabeth, encantadora mujer y con ganas de hacer el bien hasta puntos incomprensibles, o Renata, la florista que confía en Victoria, y que la ayudará a encontrarse a si misma.
La obra se desenvuelve dentro del mundo de los problemas de los niños abandonados por los padres y que vagan por diferentes hogares tratando de ser adoptados. Es un mundo cruel y difícil donde el amor y el perdón son claves esenciales para la reinserción. Pero a veces, como ocurre en la historia, es mucho más importante el saber perdonarse conductas pasadas y llevar una vida sin remordimientos que el amor desinteresado que depositamos en terceros. El lenguaje de las flores en una obra escrita en primera persona y a través de dos tiempos narrativos que fluyen acompasadamente. La conjunción de los dos tiempos, trazada al milímetro, unido al impecable desarrollo de los personajes, hace de esta novela una obra perfecta, bella y elegante.

A la postre de la novela, la autora nos incluye el completo diccionario sobre el lenguaje de las flores que la protagonista escribe a lo largo de la novela, basado en los diccionarios victorianos de la época, y que será de gran utilidad para todos los amantes de las plantas.

Vanessa Diffenbaugh nació en San Francisco en 1978, estudió Pedagogía y Escritura Creativa en la Universidad de Stanford y trabajó como profesora para niños sin recursos en programas extraescolares. Con El lenguaje de las flores, su debut como novelista, Diffenbaugh obtuvo el reconocimiento unánime de la crítica —fue elegida «mejor autor de primera novela del año» por la revista Elle—, al que siguió un notable éxito de ventas en Estados Unidos y Europa. Vanessa reside con su familia en Cambridge, Massachusetts.

El lenguaje de las flores es una novela impecable que nos habla de la soledad y del amor, de la bondad, el perdón y el arrepentimiento, a través de un universo femenino complejo, actual y perfectamente construido.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Éride ediciones
  • Nórdica
  • Periférica