- El rincón de Javier - http://www.lalibreriadejavier.com -

Las aventuras de Ulises

[1]
Las aventuras de Ulises
La historia de la Odisea
Rosemary Sutcliff
Ilustrado por Alan Lee
Editorial Vicens Vives Textos adaptados
174 Páginas
14,95 euros

Con los últimos acontecimientos, y quizás debido a la disposición de más tiempo para dedicar a las lecturas, ha habido un resurgimiento de los textos clásicos. Libros que estaban prácticamente destinados al público universitario y que ahora son lectura de evasión para muchas personas.
Puede que la Odisea o la Iliada se hagan algo pesados, por el tipo de acción o por la traducción, a los menos aventureros. Y puede que también a la gente de edad, que no se atreve con esas obras que requieren bastante tiempo y gran atención.
Esta edición de la Odisea, adaptada por Rosemary Sutcliff, y con unas bellas ilustraciones de Alan Lee —el ilustrados de las obras de Tolkien—, puede que sea el libro que andan buscando para entretenerse con las aventuras de Ulises, pero con ediciones adaptadas, que conservan todos los capítulos pero están abreviados convenientemente y con un lenguaje sencillo que permite sin dificultad acceder a los clásicos griegos.

Ulises pasó el resto de la noche sobre un montón de pieles de oveja en el pórtico del palacio, meditando la ruina de sus enemigos, a quienes vio salir del palacio riendo y bromeando con las sirvientas desleales. Final- mente le venció el sueño que tanto necesitaba. A la salida del alba rezó a Zeus pidiéndole un signo favorable y, cuando apenas había terminado su plegaria, el dios le envió desde el Olimpo un trueno que resonó con fuerza en el cielo despejado. El héroe paciente escuchó además la voz de una sierva que, allí cerca, molía trigo para que los pretendientes pudieran saciarse de pan tierno y que, debido a su mayor edad y menores fuerzas, seguía aún moliendo su parte de trigo cuando sus compañeras ya habían terminado.

De algún modo podemos considerar la Odisea como una continuación de la Ilíada. En la Odisea se cuenta el final de la guerra de Troya y la imagen de Ulises es del todo consistente con la que se muestra en la Ilíada, sólo que ahora se ha convertido en el protagonista indiscutible de la epopeya que lleva su nombre. La Odisea es el poema de Odiseo (Ulises es el nombre que dieron al personaje los latinos) con toda justicia: siempre se habla de él, incluso en los cantos en que no aparece y es sólo el gran ausente, como en los del viaje de Telémaco en busca de su padre. Pero este protagonista es más que un famoso guerrero aqueo, es el aventurero marino que surca un espacio misterioso, donde se enfrenta a monstruos y prodigios que no son sólo los de la escena épica, sino los de los cuentos folclóricos de misterios y maravillas.