El rincón de Javier

Libros y algo de Jazz

El efecto Tyndall y el misterio de las cuatro portadas

Publicado por Javier El 25/12/2021 a las 6:45 Añadir comentario


El misterio de las cuatro portadas de El efecto Tyndall

El efecto Tyndall fue mi primera novela. Una obra que me ha procurado grandes alegrías y no pocas anécdotas.
Salió una semana antes de que nos recluyéramos en casa, a consecuencia de la pandemia. Pero ese inconveniente no fue un lastre, sino todo lo contrario. La novela no dejó de crecer a través de las redes y fue pasto de lecturas en esos días de reclusión. A los pocos meses ya salía una tercera edición, acumulando críticas muy positivas por parte de lectores y escritores consagrados.

No hace mucho me preguntó un lector la razón de que, buscando ese título en Internet, hubiera encontrado varias portadas diferentes de mi libro El efecto Tyndall. Esta eventualidad, que a priori pareciera dar a entender que hubiera varias novelas diferentes y que compartieran el mismo título, tiene una explicación. Y esta explicación, como autor de la obra, os la voy a dar en esta entrada.

Cuando la obra llegó a manos de la editorial Reino de Cordelia, el editor, Jesús Egido, se sintió cautivado por ella. Y le gustó de tal manera que, en pocos días, ya había comprado los derechos de dos ilustraciones de un pintor sueco —cuyo nombre ni recuerdo— para incluir en la portada. Esas dos ilustraciones, ya maquetadas con el nombre de la obra, del autor y de la editorial, me las mandó para que yo eligiera una de ellas.
Pero al poco tiempo, antes de que hubiera optado por una de ellas, me ofreció la oportunidad de hacer una portada original para la novela ya que, en su opinión, lo merecía. «Además,» me dijo, «es tu primera obra y te has de llevar un buen recuerdo». Yo estaba asombrado ante tanta amabilidad, tanto más cuando yo soy un autor desconocido, un autor que no iba a reportar grandes ganancias a la editorial.
De los tiempos de librero, era conocedor de que Jesús Egido cuidaba mucho las ediciones de sus obras, por lo que no me extrañó todo ese despliegue. Esta nueva imagen iba a efectuarla Javier García Iglesias, artista afincado en Alcalá de Henares, como así me lo confirmó por teléfono. Un día apareció dicho ilustrador por mi librería y me instó a que le contara la trama, para hacer un dibujo a lápiz acorde con el contenido. Al enseñarme unos anteriores dibujos me quedé perplejo, era un increíble dibujante, con unas obras hiperrealistas excepcionales, todas ellas hechas a lápiz. Y de ahí surgió la tercera portada, en la que el editor incluyó una cenefa con una frase promocional, al mandarme una galerada de la obra.
Pero las cosas se torcieron, yo no estaba de acuerdo con las correcciones, y la edición no salió. He de decir que de todo ello quedó una gran amistad con Javier García, y que sigue a través del tiempo.
La corrección de los textos de una novela es un rifirrafe entre el corrector asignado por la editorial y el autor. Un combate de boxeo, que así fue, cada uno tratando de arrinconar al adversario y hacerle morder la lona. En este caso, después de ciertos cambios, y tras un año de discusiones, no llegamos a ningún acuerdo. Debido a ello, el director de Reino de Cordelia, Jesús Egido, y yo rompimos el contrato. Tras un año de cambios de texto y portadas, todo se había acabado.
Las tres portadas, que ya habían sido publicadas anticipadamente en las páginas web de varias plataformas y librerías, quedaron allí. El libro aún no existía. Y en mi mente, no existiría nunca. Se me habían acabado las ganas de publicar. La obra volvió a un cajón y allí se quedó…, aunque no por mucho tiempo.
Ángel Jiménez, editor de Éride ediciones, tras haberme publicado Pues si eso, luego vuelvo, mi obra de anécdotas, apareció por la librería a invitarme a comer y a darme la enhorabuena por la segunda edición del libro. En ese encuentro se interesó por mi novela, de la que había oído hablar. Se la di esa misma tarde, sin muchas esperanzas. Dos días después ya la había leído. Me dijo, entusiasmado, que la publicaría tal cual, sin correcciones, después de narrarle la historia pasada. Como así fue. La única condición que le puse es que la portada la hiciera una buena amiga mía, dibujante de excepción, Alba Rodrigo, ya que le hacía mucha ilusión. Esa es la portada que se puede ver en la novela en papel y en la de audio, una obra realizada en un iPad y dibujada a mano.
Conservo las cuatro ilustraciones y varias galeradas con estas diferentes portadas. Ya forman parte del pasado, pero el cariño que les tengo a esas cuatro portadas es inmenso, pues me llevan a unos tiempos de escritura y edición emocionantes y de grandes ilusiones.

.
el efecto tyndall 1 portada librería javierel efecto tyndall 2 portada librería javierel efecto tyndall 3 portada librería javier


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • Disbook Libros
  • Éride ediciones
  • Duomo Editorial
  • Almuzara editorial