- El rincón de Javier - http://www.lalibreriadejavier.com -

Mis críticas: Ayer

[1]
Ayer
Agota Kristof
Edhasa editorial
160 Páginas
Edición original en tapa dura

Una de las labores de un jubilado es vigilar las obras que se hacen en la ciudad. Si, además, has ejercido de librero, tienes un encomiable ejercicio en tus años de pensionista: leer todo lo que has acumulado en casa en aras de tener tiempo cuando alcances la edad de jubilación. Entre estos libros están los que te apasionaron y guardas para una segunda lectura, aunque haya además algún otro que ni siquiera hayas abierto.

Cuando un lector accede a una segunda lectura, pasado un largo tiempo, tiene el temor de que esa obra no esté a la altura de los esperado. En mi caso la novela Ayer, de Agota Kristof, publicada por la original Edhasa, y que data de 1998. Con una bella edición en tapa dura, de tamaño casi cuadrado, letra generosa y diseño impecable, es de los libros que se agradece la labor del equipo que la ha maquetado. El tamaño de la tipografía, ahora que la vista comienza a declinar, así como el espacio interlineal, son aspectos que miro mucho a la hora de releer un libro, y en este son muy excepcionales.

Ayer nos narra la historia de un hombre que huyó de su país de origen, en el Este de Europa, a otro limítrofe, cuando aún era niño. Su madre era una prostituta, y, uno de sus más asiduos clientes, su profesor en la escuela. Sandor Lester, que es el nuevo nombre que ha adquirido para pasar desapercibido, recuerda cada instante de niño, humillado y ofendido por el trato vejatorio de sus compañeros y gente del pueblo, por la condición de la madre.

Mi madre era la ladrona, la mendiga, la puta de la aldea (p. 29).

Un día en el que no puede aguantar su ira, clava un gran cuchillo que atraviesa el cuerpo de ambos, su madre y su profesor, mientras están en la cama, y huye. Con los años, él sigue enamorado de Lina, su compañera de pupitre Su vida ha cambiado radicalmente, ahora ejerce un triste trabajo en una fabrica de ensamblado. Varios años después, aparece Lina, que se queda a vivir en un cercano pueblo. Pero no ha llegado sola, está casada, y con ansias de volver a su país de origen una vez que su marido haya acabado su cometido. Los recuerdos vuelven a la mente de Sandor. Y trata de seducirla, con el temor de que descubra lo que el guarda en su mente.

Ayer es una novela fulminate que nos habla del destierro y del olvido, así como de los cabos sueltos que se han dejado en el tiempo, pensando que se olvidarán. En ella se habla de los refugiados, de su unión en país extraño para salvaguardar sus raíces. La relectura de esta novela me ha dejado un inmejorable sabor de boca. Al igual que su trilogía de nombre Claus y Lucas, son obras por las que no pasa el tiempo. Cada palabra, cada frase, cada silencio…

Ayer es una obra para leer en tiempos de remanso, no una novela negra al uso, de devorar y olvidar. Agota Kristof, con los años, es una referente en la literatura de marginados y refugiados, siendo sus libros pura poesía, aunque con la fuerza de una detonación. Ayer, leído veinticuatro años después, sigue siendo la gran novela que me cautivó y me procuró leer toda su otra obra. En este momento esta edición está agotada, siendo su precio en segunda mano cercano a los 50 euros. Existe en una nueva edición, eso sí, en libros del Asteroide, puesta a la venta en 2021.

La escritora Agota Kristof nació en Hungría en 1935 y murió en Suiza en 2011, a los 75 años de edad. Tras la represión de la Revolución húngara de 1956 a manos de un ejército soviético legitimado por el Pacto de Varsovia, huyó a Suiza, donde aprendió francés y comenzó a publicar novelas en su nuevo idioma adoptivo.

Ayer es una obra tan inolvidable como breve, un texto trazado con certeros golpes de escritura, que se te clava en el corazón.
Indispensable