La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: El paso de la hélice

Publicado por Javier El 14/08/2007 a las 20:01 5 Comentarios

El paso de la héliceSantiago Pajares (Editorial Tabla Rasa)
492 Páginas – 16,50€

Este libro del que ahora detallo algunas cosas no es una novedad. Bueno, no es una novedad en estos tiempos en que la rotación de títulos tiene una velocidad de vértigo. “El paso de la hélice” data de Octubre de 2004 y, al menos para mí, sigue con la misma frescura y encanto del día de su puesta de largo. Y ya es un clásico de la moderna literatura actual.

Son muchos los detalles a destacar en este libro. Si bien unas primeras páginas nos hacen dudar del verdadero hilo de la historia, enseguida nos metemos de lleno en ella. Y lo realmente chocante es que nos metemos en dos. La salud económica de un editor depende unos manuscritos enviados por un personaje ficticio, Thomas Maud, y nuestro protagonista al no recibir nuevos manuscritos de “La hélice”, nuestro libro en cuestión, sale a su búsqueda al valle de Arán. Allí se encontrará con unos personajes de lo más variopinto que harán que la vida de nuestro héroe dé un giro de 180º. Pero a su vez se inicia un periplo existencial protagonizado por una secretaria de la editorial a raíz del robo de su primer tomo de la historia en el metro de Madrid. Esta segunda vertiente nos hará recorrer ciertas partes de la ciudad y nos proporcionará una bajada a los infiernos de la droga y una “viaje turístico” a Las Barranquillas.

Esta primera obra de Santiago goza de la frescura de todas las primeras obras, pero con un añadido. Desborda profesionalidad. La historia en el norte de la península es una “road movie” al más puro estilo Alfred Hichtcock, con pasajes que rebosan hermosura a raudales como el de la arboleda con nombres en los troncos de los habitantes del pueblo. Esos árboles serán los futuros ataúdes de sus habitantes. Pasajes evocadores se unen a otros con gran comicidad. Caso aparte merece la introspección que hace el autor del mundo de la droga. En el detalle de los hechos y la crudeza de ciertas páginas se nos hace patente la vena realista e investigadora del escritor, y el gran oficio que rebosa a pesar de su juventud.

Otra característica de su escritura es su estilo literario, muy cercano al cinematográfico. Cada capítulo se nos queda grabado en la retina como si de un guión de cine se tratara. Esa facilidad de descripción visual y de atrapar al lector queda patente  también en su segunda y, por ahora, última novela “La mitad de uno” (Editorial Tabla Rasa, 2006). En ella, con más pericia de escritor curtido y de una manera introspectiva, nos cuenta la azarosa vida de un hombre sumido en una vida deleznable pero con unos sueños perfectos y aparentemente inalcanzables. El protagonista querrá alcanzar esos sueños sin saber a lo que se expone. Y esa doble vida es como una balanza, tanto más pone en un platillo, tanto más se desestabiliza. Un final rompedor dará paz y felicidad al personaje. Pero, ¿a cambio de qué?

Las ediciones de ambos libros gozan de una buena presentación, una tipografía que se deja leer bien –cosa que cada vez se cuida más en las editoriales-, y en ellos hay un valor añadido. Una dirección de Internet donde consultar dudas con el autor. Autor que, debido a la repercusión del éxito de público y crítica fue seleccionado por el Ministerio de Cultura como representante español en el Festival Europeo de Autores Noveles realizado en Budapest el año 2006.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

5 respuestas hasta ahora.

  1. Alejandro Sanz Ábalos dice:

    El último día del Libro, pasé por la Librería de Javier. Mientras estaba allí, apareció el autor de este libro y tuve la oportunidad de intercambiar algunas palabras con él y me dedicó el ejemplar que acabé comprando.

    En un principio entró a engrosar la nutrida relación de “pendientes” y de ella no hubiese salido de no ser que visitando la Web de Javier, me picó la curiosidad, al leer su crítica y valoración positiva de la obra.

    Con cierto esfuerzo comencé a leer y a trancas y barrancas llegué al capítulo cinco. En ese punto empezó a interesarme, pero fue en la página ochenta y siete, en la que hizo acto de presencia el indicio que me obligó a
    continuar:

    —El análisis nos ha indicado que la persona que escribió la carta y fotocopió el libro tiene seis dedos en la mano derecha.

    Aseguraba uno de los personajes y como quiera que a quién estas líneas escribe esos temas le atraen, le interesan y alguna idea que otra tiene del asunto se preguntó: ¿Y como coño han llegado a esa conclusión?

    Así pues, sabiendo que es muy, pero que muy difícil determinar la existencia de una polidactilia con los datos con los que contaban, seguí leyendo y casi sin darme cuenta fui pasando capítulos y capítulos hasta completarla lectura.

    Por supuesto que nada se mostraba en la novela sobre la aseveración que me enganchó. A pesar de haber leído la totalidad de la obra me sentí defraudado. Es palmario que la ficción, ficción es, pero las normas más elementales de la narrativa es la verosimilitud y esta novela le falta por todos los costados.

    Alejandro Sanz Ábalos

  2. Anna PF dice:

    Un libro que me encantó. Descubrí tu pagina por casualidad y ahora soy una fiel seguidora. Cabe decir que me ilusionó la critica de este libro porque he conocido poca gente que lo haya leido.
    Su segundo libro “La mitad de uno” tambien lo encontre super interesante. Ahora a esperar que vuelva a publicar un nuevo libro.

  3. Javier dice:

    Querida Anna:
    Me hace mucha ilusión saber que puedes descubrir ciertas lecturas, que no llegan a ser mayoritarias, y que son unos libros fantásticos a través de esta página.
    Santiago Pajares es un gran escritor y que merece la pena conocer. Asimismo es una persona muy amable y que siempre tiene tiempo para sus amigos y lectores y al cual he tenido la suerte de conocer y entablar amistad a través de la página.
    Por cierto, estamos de suerte: su nuevo libro, el tercero, verá la luz en este otoño. Ya os avisaré.
    Un saludo.
    Javier

  4. Edu Millán dice:

    Pero bueno¡¡¡ que callado tenías lo del tercer libro de Santiago. Sabes de qué va???

    Santiago, que se que lees de vez en cuando esta página, danos alguna primicia¡¡¡

  5. Perri M. dice:

    Bastantes años después de que Santiago Pajares la escribiera he llegado yo a leer esta novela, recomendada por mi hermana que es una gran lectora. Solo por eso he terminado de leerla y le he dado la oportunidad. Lamento estar en desacuerdo con tantas opiniones, a mi juicio, exageradas y demasiado positivas. La novela tiene algo, eso no voy a negarlo, pero hace aguas por muchas partes. Destaco la inverisimilitud de muchas acciones, personajes, situaciones…¿Un ejemplo? ¿Cómo es posible saber a través de unas huellas dactilares que alguien tiene 6 dedos? Y si tenemos la huella dactilar de alguien, ¿no tenemos también a ese alguien? La huella dactilar es una de las maneras de reconocer a las personas en España, así que misterio resuelto. De todos modos, ¿cómo se explica que un inspector de policía haga el favor a un editor de analizar unas huellas, buscar pistas, llegar a conclusiones? ¿en base a qué? No tiene sentido. No es verosímil.
    David es presentado como un hombre serio, ambicioso, perfeccionista…entonces por qué es tan absurdo cuando intenta hallar al escritor Thomas Maud, sus preguntas, sus interrogatorios llegan a resultar cómicos, son absurdas, inverosímiles. Igual que es inverosímil que en un pueblo tan pequeño en el que todos llegan a enterarse todos del incidente de David, hasta el punto de salir en el periódico, sin embargo los habitantes no hablen de qué es lo que busca el editor ¿si cuentan que es un “acosador” por qué no dicen cúal es el motivo del acoso?
    Las historias que cuenta Esteban yo creo que son información totalmente innecesaria, sobran en la trama. También está de más el tratado sobre drogodependencia y consumo de heroína, que el autor se documentase no quiere decir que debamos saber cómo se mete un tiro, cómo se compra droga, cómo es el mundo en las barranquillas, como si de un ensayo se tratase. Ciertamente la documentación en este aspecto se nota, pues Fran es el personaje más logrado de toda la novela, pero sin embargo vuelve a ser inverosímil y precipitada su historia, como su relación con Marta, así como tampoco me creo que alguien que lleve más de 2 años en la heroína no se le note físicamente, con el deterioro que esta droga provoca, algo que sin duda Marta debería haber notado nada más conocerle y hubiese provocado más un rechazo que una atracción entre ellos. Es un final feliz de cuento de hadas. Demasiado simple, le falta credibilidad a ese romance.
    He encontrado errores de corrección, como por ejemplo en la página 322 de la edición de Tabla Rasa, se refieren al personaje de Ángela como Alicia. Equivocación que la editorial debería haber captado. Unas pocas páginas antes, de repente el narrador en tercera persona habla en primera, dos NOS, le delatan (lo siento pero lo leía en la playa y no anoté página).
    La novela La hélice se dice que es excepcional desde el principio y se nombran muchos premios que ha recibido para darle esa importancia, sin embago sólo al final de la novela se habla de que también ganó el Pulitzer, ¿por qué si es el premio más importante? y otra pregunta que me surgió ¿por qué no ganó ningún premio español? Es un poco inverosímil.
    Las tramas de las personas que leen el libro son muy cojas, están cogidas con alfileres, excepto la de Fran, las otras se quedan pobres, les falta mucha miga y redondez a todos los personajes y la relación de esos personajes con el libro La Hélice, simplemente no existe, el libro para nada influye en sus vidas. Es un mero testigo que se pasan unos personajes a otros para entrar en escena, sin más. Por otro lado, considero que al hablar de un libro tan fascinante como parece ser La Hélice, hubiese sido mucho mejor no contar absolutamente nada de su argumento, pues pierde mucho la novela “ficticia” cuando se desvela de qué va, sobre todo porque el argumento tampoco es nada sorprendente, en mi opinión hubiera sido mucho mejor que fuese el lector el que imaginase de qué podía ir una novela tan alucinante, que darle una sinopsis.
    No puedo decir que la novela de Santiago sea mala, porque tiene mucho potencial, pero sí me he quedado con la sensación de que a esta novela le faltaban muchas relecturas, de que ha sido precipitada su publicación, en mi opinión le faltaba madurar los personajes y las historias. A mi la novela me ha defraudado, la leía esperando algo encontrar que me hiciese ver que tanta inverosimilitud tendría un sentido, pero no ha sido así. Creo que es mucho ruido y pocas nueces.
    Me leeré otros libros de Santiago porque si he evolucionado como promete seguro que merecerá la pena. Pero yo no puedo decir que El Paso de la Hélice sea una gran novela. Una prometedora novela…tal vez.


  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • planeta
  • Funambulista
  • Nórdica
  • Periférica