- El rincón de Javier - http://www.lalibreriadejavier.com -

Mis críticas: El paso de la hélice

El paso de la hélice [1]Santiago Pajares (Editorial Tabla Rasa)
492 Páginas – 16,50€

Este libro del que ahora detallo algunas cosas no es una novedad. Bueno, no es una novedad en estos tiempos en que la rotación de títulos tiene una velocidad de vértigo. “El paso de la hélice” data de Octubre de 2004 y, al menos para mí, sigue con la misma frescura y encanto del día de su puesta de largo. Y ya es un clásico de la moderna literatura actual.

Son muchos los detalles a destacar en este libro. Si bien unas primeras páginas nos hacen dudar del verdadero hilo de la historia, enseguida nos metemos de lleno en ella. Y lo realmente chocante es que nos metemos en dos. La salud económica de un editor depende unos manuscritos enviados por un personaje ficticio, Thomas Maud, y nuestro protagonista al no recibir nuevos manuscritos de “La hélice”, nuestro libro en cuestión, sale a su búsqueda al valle de Arán. Allí se encontrará con unos personajes de lo más variopinto que harán que la vida de nuestro héroe dé un giro de 180º. Pero a su vez se inicia un periplo existencial protagonizado por una secretaria de la editorial a raíz del robo de su primer tomo de la historia en el metro de Madrid. Esta segunda vertiente nos hará recorrer ciertas partes de la ciudad y nos proporcionará una bajada a los infiernos de la droga y una “viaje turístico” a Las Barranquillas.

Esta primera obra de Santiago goza de la frescura de todas las primeras obras, pero con un añadido. Desborda profesionalidad. La historia en el norte de la península es una “road movie” al más puro estilo Alfred Hichtcock, con pasajes que rebosan hermosura a raudales como el de la arboleda con nombres en los troncos de los habitantes del pueblo. Esos árboles serán los futuros ataúdes de sus habitantes. Pasajes evocadores se unen a otros con gran comicidad. Caso aparte merece la introspección que hace el autor del mundo de la droga. En el detalle de los hechos y la crudeza de ciertas páginas se nos hace patente la vena realista e investigadora del escritor, y el gran oficio que rebosa a pesar de su juventud.

Otra característica de su escritura es su estilo literario, muy cercano al cinematográfico. Cada capítulo se nos queda grabado en la retina como si de un guión de cine se tratara. Esa facilidad de descripción visual y de atrapar al lector queda patente  también en su segunda y, por ahora, última novela “La mitad de uno [2]” (Editorial Tabla Rasa, 2006). En ella, con más pericia de escritor curtido y de una manera introspectiva, nos cuenta la azarosa vida de un hombre sumido en una vida deleznable pero con unos sueños perfectos y aparentemente inalcanzables. El protagonista querrá alcanzar esos sueños sin saber a lo que se expone. Y esa doble vida es como una balanza, tanto más pone en un platillo, tanto más se desestabiliza. Un final rompedor dará paz y felicidad al personaje. Pero, ¿a cambio de qué?

Las ediciones de ambos libros gozan de una buena presentación, una tipografía que se deja leer bien –cosa que cada vez se cuida más en las editoriales-, y en ellos hay un valor añadido. Una dirección de Internet donde consultar dudas con el autor. Autor que, debido a la repercusión del éxito de público y crítica fue seleccionado por el Ministerio de Cultura como representante español en el Festival Europeo de Autores Noveles realizado en Budapest el año 2006.