La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: El dolor perfecto

Publicado por Javier El 21/08/2007 a las 15:21 2 Comentarios


El dolor perfecto
Ugo Riccarelli
Maeva Ediciones
288 Páginas
21,90 €

¿Puede haber un libro más bello? ¿Pueden tener mayor riqueza los personajes de una novela? ¿Pueden coexistir tantas historias entrelazadas con una fluidez inmejorable?
¿Puede existir un dolor más perfecto? Creo que no.

Macondo en la Toscana. Si bien los comienzos de Márquez nos remiten al descubrimiento del hielo, aquí es la llegada del ferrocarril. Y los que recuerden la segunda película realizada por el genio Orson Welles, El Cuarto Mandamiento, en su título español, aquí tienen un recuerdo. A un pequeño pueblo del norte de Italia llega la revolución industrial con las vías del tren. Y junto a ello llega un personaje a Colle, el Maestro. Paradigma de las libertades y emblema de los anarquistas. El pueblo, acomodaticio con la nueva Italia reunificada y con los ideales del fascismo, se enfrentará a él. Y al unirse a Annina, la heroína de nuestra epopeya, con unos hijos de nombres Ideal y Libertad, tendremos el espacio vital de nuestro universo.

Universo que pocos libros han llegado a crear tan compactamente. En el libro encontramos pasión a raudales y una buena razón para entregarnos a una recreación de los últimos y fascinantes años de historia de Italia. La escritura rebosa poesía un todos los detalles de su trama y, al no ser que nos racionemos la lectura, se lee en un santiamén. Un detalle a agradecer al autor es el de añadir algún dato al hacer colación a un personaje de nombre idéntico a otro en la novela, haciendo que no perdamos el hilo conductor en ningún momento. El libro es la unión de unas vidas épicas que crean, todas ellas juntas, esa micro Historia de la que están pobladas todas las grandes Historias de las grandes naciones. Y para los amantes de la Literatura Clásica este libro es una revisión en tiempos modernos de la Iliada en toda regla.

Ugo Riccarelli, su autor, nacido en Turín en 1954, pasó su infancia en la región de Toscana. Reside desde hace años en Roma donde ha desarrollado su faceta de escritor. Jefe de prensa del Ayuntamiento de Roma desde hace años, es persona de mentalidad claramente revolucionaria. Su interés por la política social, por los aspectos éticos de la vida y por el medioambiente le hacen ser un ejemplo a seguir en estos tiempos de falsos ídolos mediáticos. Y toda esa concienciación se deja entrever en sus obras, donde los héroes, anónimos, son ejemplos de clara conciencia y lúcidos ideales.
Premio Strega 2004 de novela, de las mismas características sociales que el Goncourt en Francia, y que encumbra al autor a la cúspide de las letras universales.

Novela para recomendar a todo tipo de lector sin ninguna excepción.

Otras obras del autor:

Le scarpe apesse al coure
Un hombre que acaso se llamaba Schulz (Maeva)
Estramonio (Maeva)
Un helado para la gloria (Maeva)


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

2 respuestas hasta ahora.

  1. María dice:

    Me acabé de leer este libro anoche y todavía lo estoy sintiendo. Me ha encantado, sin más. Habla de la vida, de las vueltas que da, del amor, del dolor, de la pasión, de los sueños y la lucha por estos, del sentimiento de culpa, de las injusticias y la maldad e incluso del azar, de como este puede cambiar el destino de las personas. Habla de todo eso y más. Y todo ello enmarcado en un fondo histórico, en un relato breve para todo lo que reúne. Un libro completísimo, sin olvidar la forma en la que está escrito. Siempre he admirado a los escritos que saben adelantarse a los acontecimientos de la historia manteniendo así y todo el interés del lector.
    En una palabra: Genial!!

  2. Inma dice:

    El dolor perfecto no es sino aquél que vuelve, o que nunca se va, que se esconde entre los quehaceres del día a día para golpearte cuando menos te lo esperas. El dolor perfecto es el dolor de la vida y de la muerte y de la nueva vida. O como dice el autor, es el dolor de la utopía, del sueño que puede tocar con la punta de los dedos, pero se nos escapa porque sin darnos cuenta la espiral de la vida hace otro giro, otra rotación de la máquina del movimiento perpetuo que es el tiempo.