La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Memorias de un libreroHéctor Yánover no está. Eso es que se nos dice en la contraportada de este singular libro. Héctor Yánover, creo amigo personal de ese gran editor que es Mario Muchnik, está poco más allá, en una cafetería hacia el centro, leyendo un libro mientras saborea un buen café.
Al día siguiente de comprar mi local, para hacer en él la librería, me compré una cafetera. Y la dejé allí. Iba de vez en cuando, me tomaba un café entre los cascotes y soñaba -un año me duró la obra-, cómo iba a ser mi futura librería. Y es que el café es uno de los ingredientes fundamentales de un buen librero, digamos que entra químicamente en su composición centesimal. Y una pequeña librería que huele a un buen café no deja de proporcionar orgasmos a bastantes clientas nada más entrar.
Creo que me voy de la crítica del libro.
Ameno, vivencial, gracioso hasta más no poder, ético político, y profesional. En este libro encontramos el alma matter de lo que es ser un buen librero. Alguien que está para asesorar y no siempre en su lugar de residencia, que es la librería, sino en cualquier otro lugar. Un personaje preocupado por los libros -de narrativa y ensayo, claro está-, y despreocupado con los otros libros -los de contabilidad-.
Una anécdota:
“Qué caro – dijo un cliente y se fue”
“Hacé un cartel que diga: Pobres, go home”
Con un argentino mafaldero y unas vivencias envidiables, este libro ha de ser libro de cabecera de todos los que alguna vez amaron el placer de la lectura y de los que aún somos leterodependientes.

Muy difícil de encontrar, alguno en librerías de ocasión y en el Rastro de Madrid.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

Una respuesta hasta ahora.