La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: Lo bello y lo triste

Publicado por Javier El 16/08/2008 a las 10:16 Un Comentario

Lo bello y lo tristeUtsukushisa to Kamashimi to
Yasunari Kawabata (Editorial Emece)
Traducción de Nélida M. De Machain
212 Páginas – 17,50€

El tiempo y los ríos no corren hacia atrás.

La lectura de cualquiera de las novelas de Yasunari Kawabata es siempre un salto al vacío. La perturbadora mente del escritor nos sumerge sin querer en un mar de fondo del que es imposible salir. Si su vida fue un camino de sufrimientos y amarguras y al igual que el otro Premio Nobel japonés de Literatura, Kenzaburo Oé, las obras de ambos nos atrapan en un espacio de incertidumbres y de pesimismo del que es difícil salir indemnes.

La vida de Yasunari Kawabata no fue sencilla. Nació en Osaka en 1899 y habiendo quedado huérfano a los tres años, y gran amante de la literatura, cursó estudios en la Universidad Imperial de Tokio. Buen admirador de la obra de Joyce y Virginia Wolf, como asimismo devorador de Tolstoi y de la literatura que se creó en los años 20, pasó a formar parte de un grupo literario de jóvenes escritores conocido como neosensacionalistas. Su primera obra fue un libro titulado Diario íntimo de mi decimosexto cumpleaños. Poco a poco fue personalizando su estilo y empezaron a salir las novelas que le han encumbrado a la cima de las Letras. Bastante conocida es la amistad que tuvo con Yukio Mishima y su imparcialidad en el conflicto de la II Guerra Mundial, lo que le granjeó ciertas críticas. Fue un gran conocedor del budismo, aunque ateo practicante. Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1968 y se suicidó en 1972, sin que aún se sepan las causas de su decisión. Otras obras bastante conocidas del autor son: La bailarina de Izu, El país de la nieve, La casa de las bellas durmientes, Primera nieve en el Monte Fuji, Mil grullas y El sonido de la Montaña.

La novela Lo Bello y lo Triste no deja de ser un clásico melodrama y que, salvando kilómetros y siglos de distancia, podría haber sido escrito por Shakespeare o por los clásicos griegos. Su planteamiento, nudo y desenlace es absolutamente clásico y no exageraría si dijera que el tema de la novela es algo manido. Pero, ¿qué es lo que hace a este relato destacar como gran obra del escritor?. Su prosa y su circunstancia. El argumento es la venganza que una joven chiquilla desquiciada Keiko, amante de Otoko, célebre pintora, trama sobre un antiguo amante de su mentora, el escritor Oki, en la época en que ésta era una niña. Con la excusa de oír las campanadas de medianoche en Kyoto, se desplaza Oki a esa ciudad dejando a su mujer e hijos en casa. Pero la posibilidad de poder ver a su antigua amante incrementa el morbo de la expedición. Poco a poco los acontecimientos van tomando un cariz inusual y la tragedia se precipita.

Todo ello podría ser una telenovela de lo más vulgar si no fuera por la fuerza de la escritura de Kawabata. Sus descripciones son meticulosas e intrigantes y nos hacen pasar las páginas una tras otra hasta llegar al desenlace. El autor es un maestro es la descripción de la sensualidad y en el dominio de las situaciones. Es una gran filigrana de sentimientos cristalinos y de pureza narrativa. Sus personajes, cerca de esos aspectos perturbadores tan cercanos al cine de Alfred Hitchcock y con el final de película del gran maestro de la pantalla, viven vidas amargas. Y sus decisiones, siempre dubitativas, optan por sacrificios sin una razón que se nos antoje lógica. Al menos para los pensamientos occidentales. No es de extrañar que el suicidio sea una de las cuestiones que más flota sobre todas las cabezas de los personajes de la obra.

La gran diferencia asimismo de su prosa con cualquier otro escritor es la implicación de lo circunstancial en la trama. Tan importante es un personaje cualquiera de la novela como la lluvia que anega los caminos o como la nieve que siembra los horizontes. O como ese río plagado de farolillos rojos al atardecer en el que disfrutan de su vista en un pequeño restaurante en la orilla los personajes de la obra. O ese mar de plantas de té verde que se mece al abrigo de los suaves vientos en el campo. La importancia de lo que rodea a la acción es importantísima y para nada invisible. Simultanea quietud y violencia, frescura y pasión. Kawabata es un maestro de la descripción y bien patente queda en esta novela. Un detalle curioso es la coincidencia del título del escritor protagonista de la novela en la que se cuenta los encuentros con la pintora y la primera obra de Kawabata. ¿Coincidencia o algo más?

La recomiendo a los amantes de la literatura oriental y a los saboreadores de mentes perversas. Absténganse los seguidores de Zafón y Dan Brown, please.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

Una respuesta hasta ahora.

  1. […] Absténganse los seguidores de Zafón y Dan Brown, please…. Source: Mis críticas: Lo bello y lo triste […]