La librería de Javier

Un punto de encuentro para los amantes de los libros

Mis críticas: Ovejas esquiladas que tiemblan de frío

Publicado por Javier El 21/11/2010 a las 7:14 4 Comentarios

Gsús Bonilla (Bartleby Editores)
Prólogo de Déborah Vukušic
98 Páginas – 9 €

No sé si empiezo por el principio o si éste (y éste con un glorioso y delictivo acento) es mi (o el) final.
a) No conozco a Gsús Bonilla. Me hace gracia esa G de Geronimo Stilton que ha suplido a la “Je” de Jeremías el profeta. Me imagino que más por apego a la cultura de las chuches que a la de los indios navajos, cherokis o como se llamen. De hecho, en las pocas líneas biográficas de Gsús, descubro que su ubicación preferida son las Islas menores alejadas de los Estados Unidos. Uno nace en un punto del planeta y se ubica, después de marear la aceituna, donde más le place. Pero bueno, a lo que voy. Me dice su editor que es un personaje muy particular. Trabaja de camionero. En eso se parece a mi primo Luis. Todo el día en la carretera. De hito en hito y de puticlub en puticlub. Lo malo es que cuando coincidimos no tiene la enjundia que tiene Gsús. Digo yo que entre compañeros de profesión algo se le tiene que pegar. Pero lo que se le pega a mi primo Luis no es la poesía -porque, es poesía, ¿verdad?, lo que escribe Gsús…- sino las ladillas que pululan en los hitos de las carreteras secundarias.
b) Aquí tenía que escribir algo que tenía en la cabeza antes de levantarme a ponerme un ron. Pero da la jodida casualidad que, entre que me levanto, encuentro la botella, me lo pongo y me siento, ¡jóder! (y lo acentúo a lo Ernesto Filardi), se me ha ido el hilo.
c) El libro. Bueno, a lo que vamos. El libro. Mi buen amigo Pepo Paz me ha traído un ejemplar de “Ovejas…” en mano. ¡Cómo me cuida! Pocos editores se recorren la geografía, de punta a punta, para charlar con tres libreros, de esos que dicen que quedamos pocos. Porque nos estamos extinguiendo, como los dodos. El día menos pensado llegan a la librería y se encuentran a la vecina, la de las camisetas, diciendo al pasmado cliente:
-¡Ah! Pero, ¿no lo sabía? El librero que había aquí se extinguió hace unas semanas. Pobre… No somos nadie.
El libro. ¡Leche!. Ya se me había olvidado. Cuando uno le da al ron siendo abstemio, los efectos colaterales no tienen nombre. “Ovejas esquiladas que tiemblan de frío” es una obra que se revuelve contra el sistema. El sistema creado por los poetas que crean un sistema que se recrea en pegarse de puñetazos en la jeta por sistema. Y Gsús Bonilla, (no confundir con Jesús Bonilla el actor) se recrea en ello. Sus poemas, su poesía, o como se llame eso de deslavazar frases y menearlas como fichas de dominó sobre la mesa, le sale a la perfección. Y ¡coño!, ¡reconozcámoslo!, hay maestría en su hacer. Los libros de esas “aves”, de las que Gsús, creo recordar que son golondrinas, cuya jerga le hacen la polla un lío, a mí, criado en prosas, esas aves supermegamodernas de alta gama de las que habla me producen más sopor que la Esteban. Y que conste que la Esteban es mi personaje favorito; eso sí, después de Mario y Yoshi, por supuesto. A lo que voy. Gsús Bonilla, has hecho que me lea el libro. Y sin ningún tipo de coacción policial. De hecho, no ha habido ni soborno. No lo hago ni con los prospectos del Omeprazol. Pero contigo lo he hecho. ¿Tendrá efectos secundarios? Ni idea. Consultaré a mi médico, como recomiendan en la tele. Y felicidades. Por tu cumpleaños (no sé en que fecha cae y no lo encuentro ni con el Google, pero a ver si acierto y te llevas una sorpresa). Si no, por tu libro.

Día de Reyes

sobre las mesas,
sobre las alfombras;
anoche nuestros hogares
estaban llenos de zapatos

anoche
en la línea de gaza
por las calles, sobre las aceras
había zapatos

y los reyes mágicos
pasaron de largo.

estaban sucios.

con polvo de sangre,
salpicados de miedo.

los zapatos

también.

Gsús Bonilla, (Jesús Bonilla Mansilla, según el registro, nacido en Don Benito, Badajoz, 1978) ve la luz en 2006 en el Bukowski Club de Malasaña, Madrid; en 2007 se autopublica una retahíla de poemas a punto de caducar y lo llama “El Forro”, en 2008 es antologado por Ed.Escalera en “Bukowski Club, jam session de poesía 06-08”; V.V.A.A)”; en 2009 por Ed.Los Libros de Umsaloua en  “Versos para derribar muros. Poemas por Gaza; V.V.A.A” ; en 2010 por La única puerta a la izquierda en “El tejedor en:…Madrid; V.V.A.A”; desde 2008 coordina la revista dedicada al cuento y el relato “Al otro lado del espejo” y forma parte del equipo de “Es hora de embriagarse (con poesía)” revista poética. Administra la bitácora http://gsusbonilla.blogspot.com/, de vez en cuando  pinta monigotes, y –por si sirve de algo- tiene un documento donde dice que aprobó la Educación General Básica con la calificación de suficiente.

P. D. Entre “Ovejas esquiladas” y “que tiemblan de frío” ha de ir una coma que me he comido (y valga la retundancia, que es como la redundancia pero con una “t” de “tunda, tunda”). Digo yo que algo habrá de aportar el lector en su inteeeeeeeeensa pasividad a mi labor de crítico literario casual, como los jeans.


About Javier

Librero sin remisión. No sé hacer otra cosa que hablar de libros y escritores.

4 respuestas hasta ahora.

  1. Ángel dice:

    Veo que los versos vuelven a venir del pueblo. Bravo, Gsus.

  2. Hache dice:

    Mi amigo librero es un punki al que le gusta la poesía. Cómo me gusta.

  3. Yoli dice:

    Que bien hallar un librero con sentido del humor quesu opinion no aburre como las de los periodicos nacionales

  4. Xema dice:

    la poesia esdel pueblo y Gsus es uno de sus representantes. bravo Gsus.