- El rincón de Javier - http://www.lalibreriadejavier.com -

Advertencia importante a los usuarios de esta página

[1]Ante las llamadas al orden y el desconcierto creado por el artículo titulado «Cómo escribir una crítica literaria [2]«, he de decir:

a) Esto es un blog de un pequeño librero amante de los libros y la lectura, con comentarios sencillos sobre obras que le gustan. Y, a la postre, que estudió ingeniería, que no es un doctor en literatura comparada y que no quiere sentar cátedra con sus comentarios.

b) Para nada ha de ser tomado este blog como una página referencial de crítica literaria sesuda y tampoco ha de ser tenido en cuenta como un espacio Babeliano en la red. Esta página está libre de publicidad, no se vende a editoriales y los enlaces que en ella obran son una invitación por cuenta de la casa.

c) El autor, esto es, yo, me reservo el privilegio de no hablar de los libros que no me han gustado. Ello es debido a que, si un cierto día, leo un libro de Paul Auster o Ian McEwan en medio de un gran retortijón de tripas y no puedo digerir bien esos textos, quede claro que no es culpa de estos insignes escritores, sino de mi inestabilidad gástrica, que venía de serie con mi frágil constitución, y la cual me lleva a no asimilar esas obras como se debidamente se merecen.

d) Si una obra me gusta y ocurre que la leo en un santiamén, con total voracidad, antes de escribir la crítica de esa obra en la página, suelo leerla una segunda vez. En esta segunda ocasión, con lápiz y papel, y voy rescatando los párrafos que más me han calado y saco conclusiones de su escritura, estilo y estructura. Sólo así concibo que se pueda escribir con fundamento unos comentarios de una obra.

e) Al no ser mi persona un lector -y menos un entendido- de las artes poéticas, evito todo comentario de obras al respecto. En contadas excepciones, como es el caso de Ernesto Filardi o Gsús Bonilla con sus recientes libros, me he sentido con ganas de encender el ordenador y escribir unas palabras. Siempre de elogio y cariño y sin ánimo crítico, ya que éste no es mi campo.

f) En el blog hay ciertos comentarios jocosos que no han de tenerse en cuenta como artículos serios. Entre ellos está el de «Preparar un pavo en navidad estando borrachos como una cuba» o el de «Cómo escribir una crítica literaria». Este tipo de artículos han de leerse con un sentido crítico diferente a los otros incluidos en la misma página. Para evitar equivocaciones, a partir de ahora, a este tipo de artículos los titularé: ARTÍCULOS DE COÑA MARINERA.

Os agradezco en gran medida vuestros comentarios (aunque sean positivos). Escribe tan poca gente que cualquier improperio es tomado por mí como un regalo venido del cielo. Pero, si encima de leer a menudo esta página, sois capaces de decir algo agradable es que se me van hasta los dolores del reumatismo. Gracias, esta vez en serio, a todos los que me hacéis alguna visita de vez en cuando y que habéis conseguido que tenga unas entradas diarias que nunca hubiera llegado a pensar. Y ya sabéis, estoy a vuestra disposición para lo que se os presente*.

* Se excluyen autoediciones, escritores y poetas de medio pelo y familiares de funcionarios que han escrito un libro en sus ratos libres y quieren endosarlo en depósito al primer librero que se tercie sin pensar que todos somos criaturas del Señor y que hasta ahí podíamos llegar. Y hasta aquí hemos llegado.