El rincón de Javier

Libros y algo de Jazz

Como podéis suponer, tantos años ejerciendo el noble oficio de librero deja muchas anécdotas y curiosidades que quiero compartir con vosotros. En ésta página os relato algunas de ellas…

La librería. 10.45 de la mañana. Señor de mediana edad. Sin bigote. 

– ¿Tiene libretas chiquititas, chiquititas, así…?
– No. Sólo tenemos libros, literatura. ¿Sabe?
– ¿Y un poquito mayores?
– :-?

Hace tiempo, unos años, en la librería había bastantes revistas. Era una especie de Vips con algo de tiempo en la madrugada para dormir. En esa época, según se entraba, a mano derecha estaba una gran estantería, de techo a suelo, toda llena de revistas. Estaban clasificadas por temas y, para evitar su fácil acceso, las revistas de temática «gay» estaban justo detrás de la puerta, de tal manera que, al abrirla, quedaban ocultas tras ella y a un nivel bastante bajo como para que saltaran a la vista.
Cierta tarde entró una mujer joven, madre de un niño de unos cinco años, y que fue directamente al mostrador.

– ¿Tiene alguna revista o algún libro de Tarzán?
– Pues… creo que no- respondí-. Hace tiempo estuvo de moda pero creo que no tengo nada en este momento. Voy a mirar.

Fui a la parte trasera, la de libros y me detuve en buscar. Y encontré algo.

– Pues mire, revistas no hay nada, pero tengo un libro especial conmemorativo del primer comic de Tarzán que se dibujó. Cuesta 60 euros, es caro, pero es una edición limitada…
– Es que no es como al niño le gusta. Este Tarzán no tiene nada que ver con el de la serie que están poniendo por la televisión.  Este tiene el cabello largo y oscuro y encima los dibujos son en blanco y negro.
– Sí, lo comprendo. Estos son los dibujos originales del primer Tarzán que salió a la luz…
– Se lo voy a enseñar al niño pero no creo que le guste.

La mujer llamó al niño y le enseñó el libro.

– Pepito, ¿Te gusta este Tarzán?
– ¡Ese no es Tarzán! -replicó el niño.
– Claro que sí, Pepito. Este es Tarzán.
– ¡Ese no es Tarzán! -volvió a repetir el niño-. ¡Tarzán es este! ¡Este es el que quiero!

Y el niño, ante nuestro asombro cogió una revista porno «gay» donde salía en portada un macizo culturista con el pelo rubio, bien corto, y con un desbordante paquete que nos cortó la respiración.

– ¡Déme este libro, por favor!, ¡¡¡Pepito!!! ¡Toma esto, anda! -corriendo hasta él la mujer y quitándole al niño la revista de las manos-.

La mujer soltó los 60 euros con la rapidez de una gacela y se fue con un sonrojo sólo comparable al mío.

Era una mañana tranquila cuando entró una mujer de mediana edad con un recado que traía de su hija. De memoria, pues el papel con las anotaciones se lo había dejado en casa.

 – ¿Tiene Rinconete y Filemón?- me preguntó así, por las bravas.

Yo, con mi sarcasmo, que me sale cuando menos me los espero, le respondí:

– ¿No será Mortadelo y Cortadillo?
– ¡Pues claro! ¡Ese es! ¡Mortadelo y Cortadillo!. Deme uno baratito que es para mi hija para hacer un trabajo. Fíjese. El año pasado le mandaron leer un libro; este año otro. No sé a dónde vamos a parar. ¡A este paso mi hija va a acabar literata!

Esta vez creo que era por la tarde. Apareció una mujer, también de mediana edad, -suelen ocurrir las anécdotas con este tipo de mujeres-, y me pidió un libro para su hijo. Esta vez lo llevaba apuntado.

 – Mire. Quiero “La Tía Tula” de Miguel Delibes.

Cara de asombro por mi parte.

– ¿No se referirá a “La Tía Tula” de Miguel de Unamuno.
– No, no, para nada. Tiene que ser de Miguel Delibes. En el papel lo pone muy claro. Se lo ha dictado el profesor en la clase para que lo compren.
– ¿Y no será que su hijo se ha equivocado al copiar el nombre del autor?
– Le digo que no, que tiene que ser de ese autor, el maestro lo escribió muy claro en la pizarra.
– Pues mire –y aquí salió a relucir mi flema británica-, que yo sepa… en la librería sólo tengo el de Unamuno. A lo mejor Delibes está escribiendo otra tía Tula y aún no ha salido a la venta. Puede ser…
– Pues mire, vamos a hacer una cosa: como mi hijo lo necesita para el segundo trimestre y aún falta bastante tiempo, me pasaré en diciembre a por él. A ver si así el escritor ese ya ha acabado de escribirlo y lo tiene usted.

  • Facebook
  • Twitter

Enlaces recomendados

  • Disbook Libros
  • Éride ediciones
  • Viajes Arán
  • Almuzara editorial